FLOTA DE MAR DE LA ARMADA ARGENTINA

Origen de la Clase Garibaldi en la Armada Argentina

Cruceros Acorazados de la clase Garibaldi

Garibaldi San Martin
Belgrano Pueyrredon
Nishin  Kasuga
La Marina Italiana consideró siempre como una cuestión prioritaria el que sus buques fuesen más veloces que sus similares de otras marinas. En la década de 1890, el punto de comparación para tales parámetros fueron las armadas de Francia y Austria – Hungría.

A partir de esta premisa se inició el diseño y posterior construcción de una nueva clase de buque el cual si bien fue catalogado como “acorazado”, era en sí un crucero de gran porte. El proyecto fue elaborado por el ingeniero naval Edoardo Masdea bajo las sugerencias de la sociedad Ansaldo.

 Los conceptos básicos del desarrollo fueron:

  • Posibilidad de disponer de unidades capaces de asumir los cometidos propios del crucero acorazado y de los buques de linea, operando estrechamente con estos últimos.
  • Eventual utilización estratégica incluso en misiones individuales, disponiendo de armamento pesado para enfretar formaciones de cruceros.
  • Sostener confrontaciones con unidades mayores gracias a una elevada velocidad.

 De esta forma se obtuvo un buque que, con 7300 tons. de desplazamiento, portaba una pieza de 254 mm., 2 de 203 mm., 14 de 152 mm. y otras de menor calibre, pudiendo desarrollar una velocidad de 20 nudos.

Ahora bien, cómo llega este tipo de unidades a nuestra Armada. Bien, en la década mencionada nuestro país se encontraba en crisis con la República de Chile, y por tanto buscando la forma de equipara nuestra flota con la del país trasandino. Vivía en nuestro país el Sr. Ferdinando María Perrone, hombre de finanzas, cuya familia detentaba el paquete mayoritario de la firma Ansaldo. Es entonces que por su intermediación la Armada Italiana consintió el ceder las dos primeras unidades encargadas a nuestro pais, las cuales cambiaron sus nombres originales, Giusseppe Garibaldi y Varese, por los de General Garibaldi y General San Martín.

 Hecho esto los italianos volvieron a encargar a Ansaldo dos nuevas unidades para reemplazar a las cedidas. Una vez terminadas, una de ellas fue cedida a la Armada Española y otra nuevamente a la Argentina, bajo el nombre de General Belgrano. Finalmente una quinta unidad fue encargada y nuevamente cedida a la Armanda Argentina con el nombre General Pueyrredón.

 En 1902, la Argentina encarga dos nuevas unidades de esta clase, cuyo nombre sería Mariano Moreno y Bernardino Rivadavia. Son éstas las que Argentina cede al Imperio del Japón y que rebautizadas Nishin y Kasuga prestan servicio en la guerra Ruso – Japonesa  y aún hasta fines de la II Guerra Mundial, cuando fueron demolidas.

 De toda la serie, la que permaneció mayor cantidad de años en servicio fue el General Pueyrredón, dado de baja en 1954.

 Fuente: colección “La Marina”, volumen 1, fascículo 17. Editorial Delta S.A., Barcelona, junio de 1983.

Colaboracion de Guillermo A. Cantera

Perfil y planta de un Crucero acorazado clase Garibaldi.