Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice General del Articulo

LOS DERECHOS DE LA REPUBLICA DE BOLIVIA PARA SU SALIDA AL MAR

Por Ricardo A.R. Hermelo

13 - Chile crea la provincia de Atacama 14 - El Presidente Melgarejo 15 - El Tratado de Limites de 1866

CHILE CREA LA PROVINCIA DE ATACAMA

Sin embargo un año después, el Gobierno Chileno crea la Provincia de Atacama y son inútiles las gestiones que efectúa Bolivia a través de sus representantes acreditados en Santiago, para enmendar la situación.

Así las cosas, se produce el advenimiento de un gobernante boliviano, el General Melgarejo, que con su activación agudiza aún más el problema de Atacama. Durante su gestión se firma el tratado de limites de 1866 entre Bolivia y Chile pero antes de referirnos a él, resulta interesante analizar la semblanza del gobernante boliviano, por cuanto guarda estrecha relación con la firma del tratado.

MELGAREJO

Diversos historiadores se han referido en sus publicaciones al Gobierno de Melgarejo (1864‑1871) y en particular a su personalidad. Aún los publicistas más benignos, como es el caso de Tomás O'Connor d'Arlach en su libro “Dichos y hechos del General Melgarejo", coinciden en definirlo como "un hombre ingentemente bueno, en quien las pasiones, los instintos sensuales y las tendencias orgánicas, habían sofo­cado los gérmenes de la virtud que una cuidadosa educación hubiese salvado de un naufragio un hombre, un presidente que no ha ejercido influencia alguna en la políticas de Bolivia, porque no ha sido la encarnación de una idea, el representante de un partido ni siquiera el soldado de una bandera; un fenómeno excepcional como or­ganización y como fuerza de voluntad, del que la eduacion podía haber hecho una potencia útil, como ha sido una fuerza destructora en su tránsito rápido por la vida pública; un verdadero soldado que ignoraba la ley civil y no conocía más modo de elevación que la fuerza individual...".

Por el contrario, otros historiadores bolivianos lo tildan de soldado ignorante, vanidoso y abusivo y consideran que su paso por el gobierno, con excep­ción de la pérdida del mar en 1879, ha sido el mayor desastre en la historia del país.

EL TRATADO DE LIMITES DE 1866 

En el caso particular de la actitud diplomática que adoptó para con Chile, se puede afirmar que ésta fue sumamente condescendiente y ello culmina con la firma del Tratado de Limites de 1866 que resulta totalmente desfavorable a Bolivia. En apretada síntesis, se acordó lo siguiente: (ver mapa Nro.6)

Se estableció que la frontera entre los dos países estaría demarcada por el paralelo 24º sur hasta los limites orientales de Chile, sin precisar cuales eran éstos

 Se dispuso que los productos derivados de la explotación del guano y los derechos de exportación de los minerales extraídos del territorio comprendido entre los grados de latitud 23º Sur y 25º Sur  serían repartidos por mitades entre Chile y Bolivia; además se acordó que Chile podía nombrar empleados fiscales para intervenir y vi­gilar la contabilidad de la Aduana boliviana de puerto Mejillones.

Este Tratado significó un retroceso territorial para Bolivia por cuanto es conveniente recordar, que el limite anterior llegaba hasta el paralelo 27º  Sur y además, establecía una zona de explotación en común que llegaba hasta el paralelo 23º Sur; a ello hay que agregar la ingerencia de funcionarios chilenos como super­visores dentro de dependencias regidas por autoridades bolivianas.

Cuando se produce en 1871 la caída por la fuerza del gobierno del Gene­ral Melgarejo, las autoridades que lo suceden efectúan vanos intentos por anular el Tratado de Limites de 1866. Estas gestiones son llevadas a cabo, por el diplomá­tico boliviano Don. Rafael Bustillo quien trata por un lado de consolidar el limite en el paralelo 24 º y además anular la ingerencia chilena de las explotaciones hasta el paralelo 23 º Sur.

Como contraparte, Chile hace un ofrecimiento de adquirir el territorio boliviano comprendido entre los paralelos 24 º Sur  y 23º Sur, actitud que alerta y preocupa aún más al Gobierno de Bolivia y finalmente se suscribe entre ambos países el Pro­tocolo Corral- Lindsay, el 5 de diciembre de 1872 en el que se establece:

a)         Fijar las más altas cumbres de la Cordillera de los Andes, para fijar el límite oriental que estaba indeterminado.

b)         Que Chile vigilaría las aduanas entre los paralelos 23 º Sur 24 º Sur  y que a su  vez    Bolivia haría lo mismo con las que se establecieran en territorio chileno entre los paralelos 24 º Sur y 25 º Sur.

c)         Que ambos gobiernos continuarían negociando pacíficamente, para revisar o abro­gar el tratado de 1866 sustituyéndolo por otro que respondiera mejor a los intereses de ambos países, bajo la base inamovible de fijar el limite definitivo, en  el paralelo 24 º  Sur y de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar