Historia y Arqueologia Marítima

LA EXPEDICION PY A LA PATAGONIA - 1878

La Expedicion Py - Sub. Mayor (RE) José R.Bamio. Historia Maritima Argentina

Tensiones con Chile Comparacion de los poderes navales argentino  chileno Formacion de la Division Naval Argentina
Zarpada de la expedicion y navegacion a Sta. Cruz Izamiento del Pabellón en Santa Cruz Sucesos durante la estadía
Conclusiones

Formación de la división naval argentina 

La mayoría de nuestros buques de guerra presentaba un completo estado de desarme y estaban amarrados y casi sin dotación en la ribera del río Luján, en el Tigre. A fines de octubre de 1878 el comodoro Luis Py fue llamado a presencia del ministro de Guerra y Marina, general Roca, y de la reunión que sostuvieron se resolvió que Py mandaría la división naval que se debía dirigir al Sur para expulsar a los chilenos de territorio de nuestra jurisdicción. Py solicitó a Roca que se le permitiera seleccionar a su gente y de inmediato se abocó al alistamiento de buques y personal para llevar a cabo aquella difícil misión que se le encomendaba. 

El comodoro Luis Py era de-origen espafíol; había nacido en un pueblo de la región catalana en 1819, y desde muy joven abrazó la carrera del mar. En 1843 llegó al Río de la Plata y de inmediato ingresó a la Escuadra Argentina en calidad de subtenlente de Marina. Al producirse la separación de la provincia de Buenos Aires de la Confederación Argentina, Py pasó a formar parte de la flota de guerra del Estado porteño y tomó parte en varias acciones sostenidas contra la Escuadra de la Confederación. Luego de haber obtenido su promoción a capitán, y más tarde a sargento mayor de Marina, en 1864 es designado comandante del vapor de guerra Guardia Nacional y promovido a teniente coronel. A bordo de este buque interviene en el forzamiento del Paso de Cuevas, en ocasión de la guerra contra el Paraguay, en el cual la nave es sometida a un intenso cañoneo por parte de las baterías paraguayas instaladas en las barrancas del río Paraná. En esa acción asiste a la muerte de su hijo, el guardiamarina Enrique Py, que perece sobre la cubierta del Guardia Nacional. En 1868 asciende a coronel de Marina; desempeñará luego el cargo de comandante militar de la isla Martín García (1871-1872) y posteriormente es nombrado jefe de la Escuadra (1874).

Los buques seleccionados para integrar la división naval que debía dirigirse a Santa Cruz fueron: Monitor Los Andes; corbeta Uruguay (a su bordo funcionaba la Escuela Naval Militar) y bombardero Constitución. Más tarde se incorporaron a esa fuerza la bombardero República y la corbeta Cabo de Hornos. La corbeta Uruguay en esos momentos cumplía una labor hidrográfica en la zona comprendida entre el cabo San Antonio y Mar de Plata, para determinar la mejor ubicación de faros que se instalarían en ese litoral. Los buques fueron aprovisionados de munición, minas, carbón, elementos de máquina y víveres de más, y pronto estuvieron alistados para zarpar rumbo al Sur. 

He aquí las dotaciones: 

Jefe de la escuadra, coronel de Marina Luis Py Secretario: sargento mayor de Marina Enrique Howard Auditor: Dr. Luis de la Fuente Cirujano. Dr. Benjamín Aráoz 

Monitor Los Andes (buque insignia) Comandante: teniente coronel de Marina Ceferino Ramírez -2º Cte.: sargento mayor de Marina Rafáel Blanco Oficiales: 14 - Maestranza: 13 hombres (entre ellos 2 contramaestres y 2 condestables) Personal de mar. 2 cabos de mar y 40 marineros Personal de máquinas: 10 foguistas y 7 carboneros. Total: 88 hombres. 

Corbeta Uruguay Comandante: teniente coronel de Marina Martín Guerrico 2º Cte.: teniente de Marina Jorge H. Barnes Oficiales: 8 Maestranza: 12 Personal de mar: 10 marineros, 6 gavieros, 13 juaneteros y 20 grumetes. Personal de máquinas: 4 foguistas y 5 carboneros Tropa embarcada: 2 cabos y 8 soldados. Total: 90 hombres. Escuela Naval Militar embarcada a bordo de la corbeta Uruguay. Oficiales: 2 Profesores 4 Cadetes: 32 Maestranza. 5 Total. 43 hombres. 

Bombardera Constitución Comandante: sargento mayor de Marina Juan Cabassa 2º Cte.: capitán de Marina Antonio Pérez Oficiales: 9 Maestranza.- 10 Personal de mar: 93 marineros, 4 timoneles y 2 grumetes Personal de máquinas: 6 foguistas y 4 car- boneros. Total: 60 hombres. 

Los buques que componían la expedición del comodaro Py desplazaban en total 2.620 toneladas; estaban artillados con 14 cañones (a la Uruguay se le había retirado un cañón) y 285 hombres dispuestos a defender nuestra soberanía en Santa Cruz. Además iban a bordo de esos buques el sargento mayor Félix Adalid, el teniente Juan Servín y 50 soldados, todos ellos pertenecientes al Regimiento de Artillería de Plaza. 

El ministro de Guerra y Marina hizo entrega a Py (8 de noviembre de 1878) de las instrucciones a tener en cuenta para cumplir la misión que se le había asignado. Ellas preveían: 1º) Apenas lleguen a sus manos estas instrucciones, pondrá todo su empeño en apresurar la marcha de los buques puestos bajo sus órdenes y tomarán posesión de la margen sur del río Santa Cruz, levantan- do la bandera argentina y poniendo en tierra las fuerzas que lleva de desembarco. 2º) Desde que llegue a la embocadura de dicho río, observará una prudente y eficaz actividad de defensa, por tierra y por agua, haciendo uso de los torpedos y demás elementos de guerra que se han puesto a su disposición, y dará cuenta al gobierno de sus actos, por la vía más corta, sin desprenderse de los acorazados ni de las cañoneras República y Constitución. 3º) Si al llegar a Santa Cruz encontrase en la embocadura o río adentro uno o más buques de guerra chilenos con ánimo de estorbar el desembarque de nuestras fuerzas y la toma de posesión de la margen sur de dicho río -o si estando ya establecida nuestra estación naval llegasen buques chilenos con el propósito de oponerse a los actos de jurisdicción y dominio que en los artículos anteriores se expresan-, el jefe de la estación los intimará de la manera más formal y solemne al abandono del río y de su embocadura, y si desatendiesen esta intimación, después de declinar en ellos toda responsabilidad de la agresión, Ia hará efectiva por la fuerza consultando las reglas del honor y el deber. 4º) Hasta nueva orden no consentirá que las fuerzas a sus órdenes de mar y tierra salgan fuera de la estación naval más allá de tiro de cañón de la misma. Las instrucciones debían ser abiertas cuando la división hubiere alcanzado una latitud sur a la altura de Carmen de Patagones. 

Proxima hoja