Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Histórica

LA ARMADA ARGENTINA Y LAS CAMPAÑAS AL GRAN CHACO- 12

Introduccion Los Ríos y el Clima Expediciones entre 1810 y 1860
1863-1882 1882 a 1892 Campañas de 1883 y 1884
Exp. Feilberg al Pilcomayo Expedicion Araoz y Saenz Valiente 1885-86 Expedicion Page al Bermejo 1885
Expedicion W. Fernandez 1886-87 Campaña Page al Pilcomayo 1890 1890 a 1900-Sol- Lista- Ibarreta
Personal de la Armada que intervino en las campañas Unidades que intervinieron Bibliografia

EXPEDICIONES, VIAJES Y MfSIONES DESDE 1890 A 1900

Exploración al Gran Chaco por los ingenieros Gemulfo y Amleto Sol

Estos profesionales argentinos exploraron el Gran Chaco entre los años 1889 y 1891, relevaron la desembocadura Aguará-Guazú el Pilcomayo, promontorio Lambaré, a la que estimaron única desembocadura. Estudian, asimismo, varios cauces situados al norte y al sur, y levantan un plano. Publican sus peripecias y trabajos en un libro titulado "Dos años en el Chaco" .

Expedición al Pilcomayo por el ingeniero hidrógrafo D. Olaf J. Storm 

La inició el 9 de enero de 1890 con el Explorer, con rueda a popa y de poco calado. Lo acompañaban el agrimensor D. Federico Freud como segundo jefe, el médico y botánico Dr. Thomas Morory y 22 tripulantes y auxiliares. Pasaron por Fortín Fotheringham, temporalmente abandonado, y el 21 de enero alcanzaron las Juntas de Fontana. Prosiguieron por el Brazo Sur, donde se detuvieron por carencia de profundidad el 10 de febrero. Poco después lograron seguir viaje y dar con el río Dorado. Comienzan entonces a sufrir falta de víveres, y la tranquilidad se resiente con algunas deserciones. Permanecieron allí por 74 días a la espera de una lluvia providencial, como siempre.
Después de muchas peripecias con los infaltables ataques indígenas, el 24 de abril se encuentran en el Salto del Palmar, con 1,10 m de agua. Suben el Explorer a tierra, con roletes y un terraplén, y penetran en el estero Patiño, llegan a Totoral Verde, donde dejan el barco, y continúan en dos canoas hasta donde el agua lo permite. El 27 de abril vuelven al Explorer; el 1° de junio pasan el Salto del Palmar; el 11 de junio se hallarán de regreso en Asunción. El viaje ha sido descripto en un diario, y es valioso; detalla los problemas que presenta el fondo del río, con sus raigones y tocos entrelazados, y el tormento de los mosquitos y demás insectos. Puede decirse que esta aventura fue un excelente aporte al conocimiento del Pilcomayo y su famoso estero.

Exploración del Pilcomayo por D. Ramón Lista

Se trata del gran explorador sureño y goernador de Santa Cruz desde 1881 a 1892.Perteneció al personal civil de la Armada. Inició su viaje desde Orán hacia Yacuíba, con dos ayudantes. El 22 de noviembre se encontraba en Miraflores y al dia siguiente, 23 de noviembre de 1897, según cuentan sus ayudantes, se suicidó. Este episodio fue investigado por el Instituto Geográfico Argentino y en el informe se deja traslucir la posibilidad de un asesinato.

Expedición del explorador D. Enrique P. Ibarreta al Pilcomayo

Era español; en 1898 Ilegó al pais para explorar el río Pilcomayo y el estero Patiño, cuya fama había trascendido las fronteras. En esta ocasión lo acompañó la desgracia, pues fue muerto por los indios pilagas o anagachis en el estero. Desde Formosa, el general D. Lorenzo Vintter hizo salir, a principios de enero de 1899, una expedición en su busca, que dirigió el capitán de fragata D. José M. Monteros con un vaporcito y una chata, pero fracasó en el intento al no poder llegar al punto donde Ibarreta fue asesinado; pero logró conocer dónde estaba. La tumba fue encontrada por el gobernador de Formosa, D. Lucas Luna Olmos, en 1905.

Nos escribe un paisano de Ibarreta (Jose Antonio Díaz) que ahora (Junio 2004) está escribiendo un libro sobre él y dice que" Ibarreta tuvo una juventud agitada en España. En la Guerra Carlista española (1868) estuvo refugiado primero en Francia y luego en Inglaterra, como "bon vivant" aprendiendo idioma y esgrima hasta convertirse en un buen espadachin.. Luego, a su retorno a España, su padre le hizo ingresar como Cadete en la Academia Militar. Allí se batió en duelo con otro compañero, al que venció, y como consecuencia de todo ello  fue expulsado de la Academia por dicho lance de honor. A su retorno a casa, en Bilbao, ayudó a su padre, insigne ingeniero, a construir un ferrocarril en el Norte de España. 

Disputas familiares le indujeron a emigrar a la Argentina, trabajando allí como agrimensor del Chaco para Casado del Alisal. Volvió a España para enrolarse después como voluntario en la Guerra de Cuba (1896), mandando una guerrilla que pagó de su bolsillo. En Cuba combatió también junto a su hermano, capitán de fragata con un brillante expediente militar. Enfermo de malaria, Ibarreta retornó a España para volver posteriormente a Bolivia y Argentina, partiendo después en expedición al Pilcomayo. 

Tras su muerte, su familia no le sobrevivió mucho tiempo, ya que su madre y padre fallecieron de peste y sus hermanas y hermanos no dejaron huellas de descendencia. Después, hacia 1930, el panteón familiar de los Ibarreta fue vendido y hoy apenas queda nada de su recuerdo: apenas una calle y unas vegas (campos pantanosos) en la localidad de Barakaldo en los que , en breve, edificará un gran alamcén la multinacional  sueca del mueble Ikea... No obstante, cada día voy a hacer jogging en el borde de la ría del Nervión, en Portugalete, en un paraje en el que, hace 120 años correteó y jugó Ibarreta. Y me acuerdo de él .En mi libro verá , dios mediante, que espero insertar algunas fotos y cuadros de dicho paraje, así como la cédula de bautismo de Ibarreta, una foto del explorador en el Chaco, con los indios del cacique Caballero (creo), y cuatro tétricas instántaneas de los restos óseos (mandíbula, cráneo, etc.) que sirvieron para identificarle. "


Sea el úItimo párrafo de profundo homenaje y recuerdo a todos los soldados y marinos que lucharon en la epica empresa naval militar al Gran Chaco Argentino, que finalizó en 1920.