Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Histórica

LA ARMADA ARGENTINA Y LAS CAMPAÑAS AL GRAN CHACO- 8

Introduccion Los Ríos y el Clima Expediciones entre 1810 y 1860
1863-1882 1882 a 1892 Campañas de 1883 y 1884
Exp. Feilberg al Pilcomayo Expedicion Araoz y Saenz Valiente 1885-86 Expedicion Page al Bermejo 1885
Expedicion W. Fernandez 1886-87 Campaña Page al Pilcomayo 1890 1890 a 1900-Sol- Lista- Ibarreta
Personal de la Armada que intervino en las campañas Unidades que intervinieron Bibliografia

EXPEDICIONES DE ARAOZ Y SAENZ VALIENTE - 1885 - 1886

Tentativas para una segunda expedición, similar a la anterior
·Como un agregado anecdótico comentaré el decreto del 6 de julio de 1885 del presidente Roca, que ordenaba una nueva expedición al rio Pilcomayo, similar a la anterior y con igual comando. No se Ilevó a cabo, pero mostró una vez más el particular interés del general Roca en ese rio, crucial para definir el problema de límites con el Paraguay.
Presumo que a esa marcha atrás no fueron ajenas las expediciones del capitán Martínez al Aguaray-Guazú. La causa del decreto, a mi criterio, debe buscarse en las inundaciones de 1886 que provocaron graves trastornos en las áreas del Pilcomayo y del Bermejo, con la imposibilidad de su navegación, y en donde lo primordial en esos momentos era llevar todos los esfuerzos a los inundados, tanto civiles como militares.

Interesantes considerandos del decreto
Son seis: el primero dice que es indispensable terminar los estudios y expediciones en el Gran Chaco Argentino, así como habilitar los territorioc que atraviesa el Pilcomavo a través de Lina via fluvial, y completar el estudio de la navegabilidad del Pilcomayo. El segundo señala que hubo problemas en las expediciones de Thouar y de Feilberg. El tercero expresa que el gran estero debe ser aún explorado. El cuarto y el quinto manifiestan que segiin el comandante Feilberg hay buenas tierras para una colonización dentro del área cercana al pueblo Presidencia Roca. El sexto hace hincapié en que es necesaria la ocupación permanente de un punto central sobre la margen argentina del Pilcomayo, y se exponen los motivos.

C) Expedición del explorador D. Guillermo Aráoz con los subtenientes D. León L. Zomlla y D. Juan P. Sáenz Valiente
al rio Bermejo y río Teuco en 1885 

En los:primeros meses de 1885, el aviso Avellaneda, de 28 Tn, calado medio 4 pies, a ruedas, 8 nudos de velocidad, con una tripulación de 14 hombres, al mando del subteniente Zorrilla acompañado por el subteniente Sáenz Valiente, se encontraba en el río Luján listo a zarpar para el Chaco complementando la expedición del general Victorica. Se les había dado la misión de explorar los rios Bermejo hasta el Teuco, este rio, y el San Franclsco de ser posible, a órdenes del conocido explorador D. Guillermo Aráaz.

El 18 de agosto arribaron a Puerto Bermejo, donde se agregó la lancha Atlántico y el senor Aráoz. Como el andar de la lancha era pobre pese a haber sido reacondicionada, Aráoz resolvió ubicar a la Maipucita hundida y reflotarla.
El 6 de noviembre llegaron a Presidencia Roca después de salvar las conocidas dificultades del Bermejo. Alli estaba el Regimiento 12 de Caballerla de Línea, al mando del teniente coronel D. Celestino Pérez, que los recibió y apoyó con franca alegría. Se prosiguió la marcha sin la Atlántico por su mal estado; en las cercanías de Fortin Irigoyen encontraron a la Maipucita hundida en 18 pies de agua, llena de arena y bajo el peso de numerosos raigones. Pese a sus denodados esfuerzos, que les demandó dos meses y medio, no lograron reflotarla; además, carecían de buzo. (Informe del Sr. Aráoz, inserto en la Memoria de Marina de 1885 - Tomo II.) 

Seguidamente entraron al Teuco que surcaron desde su desembocadura hasta el Fortin General Belgrano donde tenía su guarnición el 10 de Caballería de Línea con el teniente coronel Lamella, que alcanzaron el 12 de enero de 1886.
Ante el estado del rio y en cumplimiento de la misión asignada, Aráoz dispuso que la marcha se prosiguiera con un bote, reorganizando la pequeña expedición como lo veremos seguidamente.

D) Expedición en bote de los subtenientes Sáenz Valiente y ZorMlla en el Alto Teuco entre Fortin General Belgrano y el Desemboque.

El 25 de enero de 1886 zarpaban los exploradores al mando del subteniente Sáenz Valiente -más antiguo- con el subteniente Zorrilla y un grupito de marinos del vaporcito. Se debía explorar el Alto Teuco desde el Fortín Belgrano hasta el punto conocido por Desemboque (donde se abren el viejo cauce del Bermejo y el Teuco) distante 260 kilómetros. Ahí esperarían órdenes de Aráoz para continuar hasta el río San Francisco, en verdad, la meta del viaje. La vista sucinta de éste se halla en el Bo2etín del Centvo Naval, tomo III, abril de 1886, página 769, y el informe final, cinematográfico, en la Memoria de Marina de 1886.

El 12 de febrero los expedicionarios Ilegaron a Desemboque tras múltiples sacrificios. Según lo acordado esperaron órdenes para explorar el Bermejo hasta el San Francisco y el mismo río. Como éstas no Ilegasen, y ante una amenazante bajante, se emprendió el regreso desde un lugar denominado Villa del Carmen, unos 15 kilómetros más arriba, diez días más tarde. El viaje de vuelta se hizo sin problemas, retomándose el Fortín Belgrano en los primeros días de marzo. 

Los subtenientes dividen a la región Desemboque-Fortin Belgrano, de 260 Km, en tres secciones. La primera entre Desemboque y Paso de la Horqueta, de unos 60 Km, está desprovista de leña, con un desplayado de hasta 1.500 m,con un canal estrecho y una profundidad mínima de 4 pies y una corriente de unos 1,,5 nudos. La segunda sección abarcaría desde La Horqueta hasta Yacaré Motó a lo largo de 100 Km; el río se encajona en un canal de 70 m como anchura general, profundidad en bajante de 13 pies y 22 nudos en creciente, y una corriente de 2,5 nudos; las riberas son bajas e inundables; había poca leña para combustible. La tercera, hasta el Fortín Belgrano, unos 100 kilómetros, es navegable perfectamente; tiene costas altas y es fácil obtener leña antes de las inundaciones; algunos rápidos; la profundidad mínima en el canal es de 10 pies; desborda a los 20 pies. Ellos entendian que con embarcaciones similares al Río Negro (el patagónico), las dos úItimas secciones son navegables aun con rio bajo, mientras que la primera s610 lo es en ]a época de mayor creciente. Los pocos pobladores de la región colaboraron eficazmente con su experiencia cuando se les requirió apoyo.

Los expedicionarios permanecieron durante marzo en el fortín, cuando una gran creciente puso en-peligro a la gente y a las familias aledañas; debió evacuárselas temporariamente con el Ave2laneda con toda felicidad haciendo viajes hasta Puerto Expedición y Reconquista. Cumplida esta tarea la expedición puso rumbo a Buenos Aires con la Atlántico a remolque tomándose ese puerto el 21 de mayo de 1886.

Conclusión
El señor Aráoz elevó varios partes al ministro, que pueden verse en la Memoria de Marina de 1885, tomo TI, antes de un jugoso informe fina! (Memoria del M. de Marina de 1886) resaltando la posibilidad de navegar el Bermejo hasta el Teuco y el Bajo de éste todo el año.previa una limpieza del lecho, aconsejando asimismo el tipo de buque a emplear, amen de sus consideraciones sobre la aventura. En síntesis, todo se concretó bien, son un personal muy bueno. No hubo problemas con el indio.