Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

EL MOTIN DE LA "LADY SHORE" - 4 - Notas

Cap 1 Cap 2 Cap 3 Cap 4
NOTAS

I.- The fatal shore por Robert Hughes. Agradezco: al Sr. Eugenio Bezzola sus datos referentes a este libro; al investigador José" M.Massini Ezcurra que me entregó todo el material que tenía sobre el tema, en especial la documentación del Public Record Office; a Hugo Vainikoff, otro investigador y amigo que me facilitó mucha información al respecto.

2.- Crimen en Monserrat en La Prensa del 9 de septiembre de 1984. Los "quartos de Chabarría" era una espaciosa propiedad de una planta que se encontraba en una de las esquinas frente a la plaza de Monserrat. El inglés muerto es uno de los tripulantes de la 'Lady Shore' y hacía las veces de rufián. La plaza de Monserrat estaba situada en la intersección de las avenidas Belgrano y 9 de julio y el callejón del pecado era una suerte de pasaje que bordeaba la casa conocida como "los altos de Azcuénaga" para desembocar en la plaza.

3.- El texto original inglés dice "Lady Shore" pero el traductor -Carlos Aldao- que sin duda ignoraba el episodio del motín, lo modificó por "Jane Shore". La fragata fue bautizada con ese nombre no sabemos si por la carga o como un homenaje a esta mujer que tuvo influencia en la política de su tiempo. Fue la amante del rey Eduardo IV y después de la muerte de éste fue acusada de brujería por Ricardo lII y encarcelada en la Torre de Londres.

4.- Entre los documentos de la Real Audiencia (A.G.N.) se conserva un informe redactado probablemente por un amanuense sobre las peripecias de la 'Lady Shore' y el posterior destino de su carga humana. Da el nombre de 6 de los amotinados que tiempo después se marcharon de Buenos Aires en diferentes buques y cayeron en manos de los ingleses siendo juzgados y ajusticiados. Sus nombres eran Jean Prudeaux, Fierre Lerriche, Louis Lagash (franceses) Luis Creppon (alemán) Patricio Kelly (irlandés) y Diego Conder (inglés). Entre las fuentes de información que cita para corroborar su informe, se encuentra el libro publicado en Londres de uno de los convictos, el mayor Semple Lisie. Un ejemplar «e encuentra en la Biblioteca Nacional (n* 261909) y se titula 'The Life of Major J.G.Semple Lisie containing a faithbul narrative of his altérnate vicissitudes of splendor and misfortune written by him-self.

5.- Desde que Mary Clarke sale de la Residencia para vivir en casa de los Illescas hasta que reaparece como esposa de del Campo en el censo de 1807 transcurren 8 años sin que se sepa nada de ella. En esa laguna documental se encuentra una de las claves de su biografía ya que logra en ese lapso traspasar la frontera que supone su condición de convicta para obtener la calidad de "vecina". Subrayamos las sucesivas modificaciones que sufre su nombre porque existe una extraña coincidencia formada por la cadena: Clarke-Illescas-Clara Clarisas. Una de las monjas capuchinas más renombrada de esa época fue María Josefa Illescas que ingresó al convento de Santa Clara de Asís como novicia y terminó siendo abadesa. Esta religiosa, amiga de Fray Cayetano Rodríguez y el cura Castañeda, era poetisa y en uno de los periódicos que dirigía éste último se publicó una canción patriótica compuesta por ella dedicada al general San Martín. El Cabildo designó a Santa Clara patrón a de Buenos Aires pues en su día, el 12 de agosto de 1806, se produjo la Reconquista de la ciudad de manos de los ingleses. Año a año se celebra esa fecha con fiestas, misas y bailes a Santa Clara y una de las vecinas más entusiastas para esos menesteres era doña Clara que organizaba reuniones en su casa a las que invitaba a lo más granado de la sociedad porteña. Aún hoy se conserva el convento de Santa Clara de Asís en la calle Alsina, junto a la iglesia de San Juan. Parece una paradoja chestertoniana que nuestra inglesa rememora con fiestas un día que fue de luto para sus compatriotas.

6.- Un informe de la Real Hacienda detalla la distribución del producto obtenido de la presa 'Lady Shore' entre los principales amotinados. Ellos son: el capitán José Delis (3 partes) el segundo capitan Jacques Thierry (2 partes y 1/2) Gabriel Maillot (2 partes). El resto recibe cada uno una parte: Le Riche, Mallicot, Prevot, Lochard, Creppon. Wollfe y Mar tinez.

7.- En el año 1809 el duque de York fue acusado por miembros de la Cámara de los Comunes de corrupción y su querida, Mary Ann Ciarte, compareció a declarar como testigo ya que ella era la encargada, previo pago de una "comisión" y por intermedio del duque que era el comandante en Jefe del Ejército, de los nombramientos y ascensos de los oficiales. Este juicio provocó un escándalo político mayúsculo y Mary Ann debió abandonar Inglaterra. Su tataranieta Daphne du Maurier escribió una novela histórica relatando su vida. Al parecer la Clarke porteña también se llamaba 'Mary Ann' según se deduce de unas facturas de cuentas de la fonda extendidas a Samuel W .Taber que ella firmó con ese nombre. En el Archivo Carranza se conserva documentación sobre ese norteamericano que propuso a la Primera Junta la construcción de un submarino para torpedear a la flota realista que bloqueaba el Río de la Plata. Taber, que murió poco después en nuestra patria, se hospedaba en la fonda de doña Clara.

8.- Andanzas venturas y desventuras de un coronel de Napoleón por Héctor D.Viacava, Todo es Historia n"157. En Herejías y tolerancias en el Buenos Aires colonial publicado en esta misma revista (n"134) Amoldo Canclini se ocupa de los tripulantes de la 'Lady Shore'.

9.- Según la versión más difundida el lance se desarrolló en Barracas en el parque Lezama. Sanguinetti recuerda que hasta hace unos años existió una placa en la esquina de Brasil y Balcarce en homenaje al irlandés Mac Kenna. Este duelo fue el primero que se llevó a cabo por razones políticas. En Chile a comienzos de la revolución se formaron dos bandos: los 'Carrerinos' y los partidarios de O'Higgins, entre los que se contaba el general Mac Kenna. En una novela ambientada históricamente llamada La Fonda de Madame Clara el chileno Carlos Vega López narra este duelo. En el libro se describe el ambiente de la fonda con ribetes imaginarios, fantásticos. Sus clientes más conocidos son San Martín, O 'Higgins, los Carrera, etc. El duelo era practicado con mucha frecuencia, sobre todo por los ingleses según lo deja traslucir la carta del comerciante Mc .Kinnon a que se alude en esta crónica y a una resolución de los miembros de la Primera Junta del 4 de julio de 1810 haciendo saber al almirante de la flota británica estacionada en el Río de la Plata su prohibición, motivada en el hecho de que el día anterior dos comerciantes ingleses se habían batido a tiro de pistola (Registro Nacional tomo I pág. 50).

10.- Representaba una suma considerable, alrededor de 20.000 pesos. Para tener ideas de los valores inmobiliarios diremos que en el juicio que doña Juana Francisca del Prieto y Piñido le seguía a la testamentaría de Juan Bonfillo, la posada de Los Tres Reyes fue tasada judicialmente en 11.910 pesos. El precio de venta de un esclavo joven, sin vicios conocidos, oscilaba entre 250 y 350 pesos.

11.- Con el humor propio de su nación cuenta Gillespie que después dé la derrota, para huir de la furia de los porteños, sus camaradas se refugiaron en el gallinero de la fonda "donde se aumentaron sus terrores con los grandes clamores de esos inquilinos naturales de la pértiga". Escribe palabras de agradecimiento hacia el posadero que "resultó bondadoso amigo de nuestra nación" proporcionando asilo gratuito a muchos ingleses. La dueña de la propiedad donde funcionaba la fonda de doña Clara era doña Juana Francisca del Prieto y Pulido que publica un aviso en El Argos anunciando la venta de "la casa en que vive doña Clara la Inglesa con vista al río". El 8 de agosto de 1822 compra la propiedad el médico Juan Cayetano Sánchez de Molina en 13.000 pesos y poco después doña Clara se muda a la casa de los Saavedra. En cuanto a la fonda de Los Tres Reyes, Bonfillo que la había comprado en 1802 a la familia del Prieto, dueña de buen número de propiedades de ese barrio, nunca pudo levantar la hipoteca y a su muerte sus familiares se ven obligados a devolver la casa pues se encuentran en la miseria. El edificio fue luego alquilado a un español el mismo que administró la fonda del Comercio que instaló la primera casa de Baños provista de agua fría y caliente y siete salas de baños. Hogg, autor de Yerba vieja, afirma que alrededor de 1870 aún se podía leer trozos de un poema que un oficial inglés había grabado en una vieja puerta de madera, dedicado a una camarera de la fonda de Los Tres Reyes.

Principal bibliografía consultada
Archivo General de la Nación
Los legajos correspondientes a:
Montevideo
Registro de Navios
Caja de Buenos Aires
Contaduría
Residencia
Real Audiencia
Protocolos de Escribanos
Testamentarías
Tribunales Civiles
Expedientes Administrativos
Donación Roberts
Culto
Censos
Solicitudes Civiles
Real Cárcel
Museo de la Ciudad: Catastro de Beare
Archivo Histórico de La Plata
5-2-23-13
7-1-2-12
7-2-107-1
Biblioteca Nacional
La Gaceta de Buenos Aires
El Argos de Buenos Aires
British Packett
La Gaceta Mercantil
Alberto M.Salas. Diario de Buenos Aires
Documentos para la Historia Argentina.
Fac. de Filosofía y Lelras. Tomos X y XD.
Mayo Documental
Cinco Años en Buenos Aires visto por Un Inglés
Once años en Buenos Aires, JohnM.Forbes
Diario de Charles Darwin
Alejandro Gillespie. Buenos Aires y el Interior.
Revisando los archivos parroquiales de la Iglesia de la Merced he podido constatar que en el año de su llegada a Buenos Aires 4 adultas inglesas cuyos nombres coinciden aproximadamente con la lista de las desembarcadas de la fragata "Lady Shore", son bautizadas "sub conditione". En los libros del año siguiente se registran varios matrimonios entre tripulantes y convictas y su número se incrementa en 1800 y 1801, así como el bautizo de adultas inglesas y de hijos de las convictas nacidos en la ciudad de Buenos Aires, para completar los datos de nuestra biografiada de acuerdo a esta fuente documental consignaremos que ella y Rosendo del Campo figuran como testigos en el acta matrimonial celebrada entre un irlandés y una inglesa el 18 de febrero de 1800. Años más tarde, al ser enterrado en la Merced Tomas Taylor se hace constar en el registro respectivo que era casado con "doña Clara Taylor" (acta del 15 de octubre de 1822).

TEH

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar