Historia y Arqueologia Marítima

HOME

LAS EXPLORACIONES DE LOS RIOS DEL NORTE  Y LA FLIA. PAGE INDICE INF. HISTORICA

I- EL COMODORO PAGE -  1853 - EL PARANA, EL PARAGUAY Y EL ALTO PARAGUAY-

 

El Paraná - 1853. 

Iba feneciendo Julio cuando la cañonera pudo volver por fin a Buenos Aires y entregarse de lleno a la campaña exploradora,  objeto de su venida al Plata. Dos meses después, el 19 de septiembre, franqueaba una vez más Martin Gracia y entraba por el Guazú al Delta del majestuoso Paraná. Ya en el curso de éste empieza a observar y registrar notabables cambios,particularmente a proximidades de San Nicolás y Santa Fe y en el paso de San Juan (1), con la carta de Sullivan a que antes hemos aludido.

 Registra de paso que Rosario está evidentemente llamado a promisorios destinos como que en los años que duró el levantamiento de la Waleterwitch creció su población de 4 a 12 mil habitantes; se había estudiado ya el trazarlo del F. C. Rosario-Córdoba; recuerdese además a este respecto que Buenos Aires era a la sazón rada abierta, que no tenía todavía ni un triste muelle. Después de dejar en La Paz un pontón carbonero que traía a remolque, prosiguió Page su tarea de relevamiento de la derrota y topografía de las márgenes, registro de sondas, cálculos astronómicos y observaciones de historia natural. Igual que a tantos otros forasteros cáusale admiración el contraste que ofrecen el atraso y pobreza de los habitantes con la fertilidad de aquel suelo, patético efecto de la guerra civil interminable y del sistema de clausura colonial mantenida hasta Caseros. !Qué tierra de promisión, exclama, para el inmigrante ... ! Este relevamiento del Paraná, lo mismo que los demás que realizó la WatertWitcb, fué forzosamente somero dada la inmensa extensión de esas corrientes. Reducíase a la estima y sonda de la ruta seguida, al esquema de las márgenes desde la cruceta y a la determinación astronómico de algunos puntos (con sex tante y horizonte artificial). Los pasos difíciles eran objeto de levantamientos especiales. Más de tres semanas le llevó por de pronto esta primera etapa, sin sufrir percance alguno, a pesar de calar nueve pies y de promediar septiembre, mes de decrecimiento de las aguas. En Corrientes, donde sus tareas lo retuvieron tres días, Page fué atendido con la mayor deferencia por el Gobernador, que lo era a la sazón D. Juan Pujol.

 

La Waterwitch frente a la guardia Tres Bocas 

En el Paraguay.  

Fué en la isla de Atajo o Cerrito, punto de confluencia de las aguas del Alto Paraná y del Paraguay, donde el marino de la Unión tuvo su primer contacto con el entonces misterioso país de las misiones jesuíticas y del Dr. Francia.

Servía aquella isla de apostadero a una escuadra de cinco barquichuelos, al mando de un oficial investido con el imponente título de Alrnirante de la Marina de la República. No las tendría Page todas consigo sin duda acerca de las relaciones en perspectiva con las autoridades de esa República, cuando ni intentó siquiera eximirse, como hasta entonces lo hiciera en casos parecidos, del disparo de las salvas de ceremonial, que tanto incomodaban a sus cronómetros, esos quisquillosos "Don Precisos" de a bordo. Los trece cañonazos saludaron, pues, al pabellón Paraguayo, estremeciendo con su estruendo aquellos ecos hasta entonces casi vírgenes, y fueron contestados cumplidamente, al tiempo que se trasladaba abordo el almirante paraguayo en persona a ofrecer los servicios de un buen práctico, amén de todas las facilidades posibles.

 Complacidísimo aceptó Page esa atención, que consideró de buen presagio, dado que según era notorio nada se hacía en el Paraguay sin la autorización suprema. 

Conforme iban los marinos remontando el río, notaron que la margen oriental del Paraguay estaba vigilada de tres en tres millas por pequeñas guardias o "piquetes". El de Humaitá era uno de tantos, y recién se armó dos años más tarde, con motivo de una cuestión con el Brasil, y también, probablemente, con los E.E.U.U.  y no sin buenas razones según iremos viendo. La ribera occidental era el "Gran Chaco", sobre el que avanzaban derechos tanto la Argentina como el Paraguay; entretanto no la habitaban sino tribus de indios salvajes, y los magnificos bosques de palmeras que desfilaban sin tregua ante sus ojos, llenaban de admiración a los marinos. 

El 1ª de octubre anclaba la Waterwitch frente a la Asunción y en el mismo día fué recibido su comandante por Carlos Antonio López, Presidente vitalicio del Paraguay. Las reglas protocolaras distaban mucho de ser allí las de estilo en otras partes, aunque en conjunto no resultó pesimista la primera impresion respecto del sucesor de Francia. Los tratados de linre navegación no regían más allá de la Asunción, pero el Dictador consintió en levantar toda restricción para la Waterwitch. No poco trabajo de persuasión costó asimismo esto a su comandante, cosa que se explica en razón de que las aguas del Paraguay constituían un arma poderosa en la diplomacia de Lopez con respecto al Brasil, por ser ellas para éste ruta de acceso imprescindible a una de sus grandes provincias mediterráneas. 

La permanencia en la Asunción fué de una semana, y en cuyo transcurso llegó de Buenos Aires el vapor Fanny, de bandera Uruguaya, conduciendo a un cónsul de los E. U., un tal Hopkins, que era a la vez agente de una empresa comercial y lo sería también, según veremos, de rozamiento incidentales que interrumpirían el desarrollo de las tareas de la Waterwitch. El capitán Page le obsequió a López, en nombre de su Gobierno, con un obús Dahlgren de 12 libras, juguete que debió ser muy apreciado por el suspicaz jefe de estado dado el latente estado de conflicto en que se hallaba con su poderoso vecino del norte. 

El Alto Paraguay - 1853. 

La exploración, continuó el 7 de noviembre, duró mes y medio y llegó hasta Corumbá, capital del Matto Grosso, a mil millas de Buenos Aires en línea recta (2.000 por el río). Era aquél el primer vapor, y el primer barco de porte que surcaba esas aguas. En la orilla oriental seguían escalonándose dos o tres fuertes hasta el río Apa, que es el límite actual con el Brasil. La de más allá era zona entonces en litigio. La margen de enfrente era, según queda ya dicho, dominio de los indios salvajes, con los que tuvieron uno que otro contacto pacífico los exploradores. 

Un fortín Olimpo, construido en aquellos parajes medio siglo antes, por los españoles contra portugueses e indígenas, habia ocupado recientemente por espacio de un año por los paraguayos en vista de las pretenciones de Bolivia a esa comarca.

 Algo más Iejos se extendía en esa margen occidental el río Negro o Bahía Negra, vasta expansión lateral del río cubierta de juncos y donde pululaban los peces. Todos los indicios denunciaban allí la existencia de un afluente considerable, y Page remontó en efecto unas treinta millas hasta que la vegetacion le cerró totalmente el paso. Muy mal de su agrado tuvo pues que desandar lo andado, pues aun se sondaban nueve pies y Page abrigaba esperanzas de llegar por esa arteria al corazón de Bolivia.

Esta última República atribuía tal importancia al acceso al Paraguay que había otorgado una inmensa concesion de tierras a un Sr. Oliden - dos grados y medio de latitud -  a cambio de abrir y promover las comunicaciones por el Otuquis, prolongacion del Río Negro y al que se reputaba navegable en su parte superior. Este río, el Otuquis, vino a ser el primero de los grandes afluentes occidentales a cuya exploracion contrajo sus esfuerzos el marino, acuciado por su insaciable afán de abrir rutas a la civilizacion hasta las entrañas del continente.

Los otros afluentes fueron el salado y el Bermejo, a los que le veremos luego explorar en casi todo su curso, y el Pilcomayo, al que no alcanzó a reconocer sino en su parte inferior. Y ya que al caso viene apuntemos aquí cuán lejos están todavía de realizarse las nobles y optimistas provisiones del marino americano. Dos tercios de siglo han pasado ya desde entonces y aún cuando las comarcas que bañan esas arterias se han abierto a la explotacion agrícola, forestal o ganadera, el colono sigue prefiriendo la vía ferroviaria, costosa pero segura, a las arterias naturales cuya navegacion dejó aquél reconocida. (Nota del editor: Este articulo fué escrito en los alrededores de 1930, pero aún hoy en el siglo XXI las vias navegables siguen sin ser utilizadas como se debiera)

-Para concluir con el río Paraguay, la expedición llegó poco después al fuerte brasileño de Coimbra,  la 1ª población en la margen occidental después de Santa Fé, en un trecho de casi 1300 millas de tierra habitable, salubre y fértil - y luego, al rancherío de Corumbá. Era ésta la última escala que se le había autorizarlo., así es que les fué forzoso emprender ell regreso. Por lo demás, no le faltaba ya mucho río que explorar, sin contar que coría riesgo de quedra varado dada la rapidez con que bajaban las aguas.

Tirantez de relaciones. 

'El 15 de diciembre, al anclar de nuevo Page en viaje de retorno frente al más remoto fortín paraguayo, advirtió con extrañeza que las autoridades, antes tan atentas y obsequiosas, daban muestras de cierta hostilidad y rechazaban con evasivas sus pedidos. Algo había pasado sin duda; y la estudiada frialdad con que fué luego recibido en Asunción no hizo sino confirmar allí sus sospechas.

Era que se consideraba que su viaje de exploracion había rebosado la forntera lo que - aseverábanle -  daría motivo a complicaciones con el Brasil. Así y todo el marino logró justificar sus procederes y bienquistarse una vez más con el Presidente. La Waterwitch zarpó hacia Montevideo para reparaciones y provisiones,y entretanto se movilizó para la exploracion de afluentes menores del río,  a cargo de los oficiales, un vaporcito que sus ingenieros habían construído en la Asuncion.

El comandante, al mismo tiempo en el rigor del verano, aprovechará el tiempo para explorar por tierra la comarca hasta Itapuá, ruina gloriosa de la civilización misionera, donde acopia una prolija informacion sobre la misma, respecto de la cual se expresa con términos en general muy favorables.

Es muy pobre, en cambio su juicio respecto de la primitiva y cruda autocracia paraguaya, rémora de todo progreso, si bien considera que algo ha mejorado López sobre su famoso antecesor.

 

1) "Unas cinco millas más arriba de San Nicolás --consigna Page en sus memorias- hay una islita de formacion tan reciente que ni nombre tiene. Hace pocos años estaba unida a la tierra firme, margen derecha, por una lengua de tierra baja y pantanosa; ahora hay una ancha separacion con canal de 18 pies. Pocas millas más arriba, cuando remontamos el río, la Waterwitch tuvo que pasar el E. de la isla Montiel, que el rio contorneaba en semicirculo. Menos de dos años después, el paso al Oeste de la isla se había transformado en canal de mas de 30´ de profundidad."

"Frente a Santa Fé el richo Paraco estaba convirtiéndose indudablemente en canal principal. Su profundidad aumentó muicho en el curso d enuestros trabajos. Cuando dábamos cima a éstos, al doblar el Banco de la Paciencia se descubrió que en el canal principal la profundidad había disminuído de 27 a 18 pies y que un canal nuevo y más profundo s ehabía abierto pas a través del desplayado que separaba la tierra de la isla de Paracán, pasando al Este de la isla Toro".

La mínima agua, 10 pies, se encontró en el paso San Juan (entre La Paz y Esquina), sitio donde la falta de fondo, precisamente, ya había detenido a Garibaldi diez años antes y obligándolo a hacer frente al Almirante Brown en el combate llamado de Costa Brava.  (ver Garibaldi en esta web)l

 

I - El Comodoro Page

La "Waterwitch" / Buenos Aires bloqueada

 El Paraná - El Paraguay y el Alto Paraguay  Primera Expedicion al Bermejo-Tirantez de Relaciones-La agresion a la Waterwitch
El Rio Uruguay y el Delta - El "Salado" 1855 La expedicion Schubrick- 1859 - Otra vez el alto Paraguay  Exploracion total del Bermejo - 1860 - El Pilcomayo y el Alto Paraná
El Monitor "Stonewall" 1865 Vuelta a Argentina - La Escuadra Sarmiento  
II El Capitan de Fragata Juan Page
El hijo del Comodoro Juan Page en el Bermejo El Pilcomayo- Muerte de J Page
III El Guardiamarina F.Nelson Page
 - El enigma del Pîlcomayo Otras Expediciones al Pilcomayo y Gran Chaco  
IV La Cuarta Generacion Page.