Historia y Arqueologia Marítima

HOME

LAS EXPLORACIONES DE LOS RIOS DEL NORTE  Y LA FLIA. PAGE INDICE INF. HISTORICA

I- EL COMODORO PAGE -  EL RIO URUGUAY Y EL DELTA - EL SALADO 1855 -

 El río Uruguay y el Delta.

 No le quedó así a Page más remedio que envainarse su despecho y reanudar la labor interrumpida por el atentado. Emplea los los meses siguientes (mayo y junio) en levantamientos del río Uruguay. Reconoce el canal del 'Infierno, al norte de Martín García, quew no se practicaba entonces por atribuírsele escasez de agua. Encuentra sin embargo dos pies más que en el canal sur  descubrimiento de importancia del punto de vista jurídico, por cuanto la isla venía a quedar así no al norte sino al sur del thalvveg. Se ocupa detenidamente del acceso al Alto Uruguay, y de los diversos saltos y hervideros. Y para franquear el Salto Grande sugerirá atinadamente un sistema de canal lateral con tres esclusas. Uno de sus oficiales, por su lado, el. teniente Powell, recorre el Delta a partir del Diamante con un vaporcito de alquiler y deja una prolija descripción de los diversos brazos. Entre otros' datos interesantes, menciona, que poco abajo de la Confluencia del Paranacito con el Paraná, este última se estrecha a menos de 200 yardas en un paraje que Rosas en el año 45 había cerrado con una cadena, al tiempo que obstruía en Obligado el paso principal del río. Cerca de la isla Vizcaíno el brazo mayor estaba separado por sólo 75 yardas del de las Palmas, y un tal Mercadal, vecino de iniciativa, había recién hecho abrir una zanja de tres metros de ancho y de profundidad, con la que esperaba desviar el curso del río. Resultado de esa obra es el brazo navegable hoy día conocido por Zanja de Mercadal. 

El "Salado" 1855.

 La tarea siguiente, y una de las más completas que realizó el marino americano, fué el relevamiento clel Salado, río hasta entonces misterioso, del que ningun dato concreto se tenía. No faltaba quien aseverase que no era tal río, sino un simple brazo del Paraná. 

Santa Fe, en su desembocadura, de ciudad próspera que era en la época colonial había caldo a mísera condición en consecuencia de las guerras civiles, los indios salvajes acampaban poco menos que en sus suburbios. Para esta exploración se arrendó el Yeiba, vaporcito traído en secciones de Norte América por una empresa comercial, y al que le armó en el Tigre. Eslora 34 m., calado poco más de dos pies. El marino además juzgo llegado el momento de desprenderse de su hijo y le internó por por un año en el Colegio de Concepción del Uruguay. La llegada de la expedicion a la capital santafecina fué celebrada por las autoridades como un acontecimiento auspiciaso para el progreso de la provincia, y Page recibió constantemente de ellas toda la ayuda posible, siendo aquí justo consignar que tal fué el caso, no sólo con ésta sino también en general con todas las autoridades argentinas con quienes tuvo que habérselas en el desempeñode sus trabajos. 

La exploracion se inició el 13 de julio de 1855 y la primera jornada se hizo con el gobernador y comitiva a bordo. A las 75 millas del sinuoso trayecto, pero a 20 escasas de la capital estaban ya en pleno pais salvaje, sin vestigios de civilización, abundando en cambio jaguares, guanacos, avestruces, carpinchos y demás ejemplares de la fauna americana, sin contar manadas de potros en estado salvaje. En Monte Aguará, 340 millas aguas arriba, hubo que renunciar a seguir viaje, pues la profundidad, que había disminuido gradualmente, era ya apenas la necesaria. Pero quedaba probada la posibilidad de navegar el Salado hasta allí, aun epocas de bajante como era aquel. El agua era tan salada como la del océano. Ni un indio en todo el trayecto. Esta parte de la exploración había durado unas tres semanas. 

El vaporcito fué confiado luego a un oficial para los trabajos en el Delta, mientras Page, empeñado en su demanda con el Salado y  demás ríos del noroeste, emprendía viaje por tierra a Santiago del Estero, para abordarlos en su curso superior. Enterado de los propósitos de nuestro explorador, el gobernador de Santiago, don Manuel Taboada, se interesó grandemente en los trabajos, y facilitó para la empresa un bote de 6 m. de largo, que tenía en el río Dulce. Una carreta de bueyes fué la encargada de trasladarlo en forma expeditivo al Salado, a 50 millas de distancia. Además el general Taboada, hermano del gobernador, acompañaría a Page con una escolta, y se enviaban instrucciones a todas partes para auxiliar a la expedicion y sobre  todo para deshacer los atascos de troncos que se forman naturalmente en varios puntos del río.

Fué esta la primera embarcacion que surcó el Salado superior, asi como fuera el Yerba el primer vapor en navegar por su curso inferior. La región, en otros tiempos poblada y próspera, habia sufrido mucho de las depredaciones de los indígenas; estos dieron un golpe en el rancherío de Matará cabalmente en esos días, al siguiente de haber pasado por ahi los expedicionarios. El activo gobernador organizó inmediatamente la batida, a la que se le unieron nuestros marinos a titulo de curiosos. Persecucion que en breves días condujo al escarmiento de los depredadores con dos o tres muertos y el recobro de todo su botín, unos 600 animales.

Poco más abajo, en Monte Cueva de Lobo y al cabo de un mes de trabajos, una gran crecida debido a las lluvias y que inundó las márgenes, obligó a Page a dar por terminada la expedición, que por entonces seguía por tierra los culebreos del río, acompañadp del gobernador Taboada en persona. Le faltaba poco, un centenar de millas  para llegar  al Aguará, donde se interrumpiera la navegacion del vaporcito aguas arriba, partiendo de Santa Fé.

Dejó así reconocida la casi totalidad del Salado, unas 800 millas y probada su navegabilidad con embarcaciones adecuadas y mediante alguna limpieza del cauce. (Dos años después de Page el vaporcito Salado remontó el río hasta cerca de Bracho, completando así el tramo que faltaba).

Una visita a Tucumám y Salta, con el consiguiente acopio de observaciones de toda claso coronó esta parte de los trabajos del amrino. Proponíase abordar por aquel lado los ríos Bermejo y Pilcomayo, para recorrerlos aguas abajo, ya que el gobienro paraguayo le cerraba la otra vía de acceso. Pero en Salta se encontró con los refugiados de una reciente revolución boliviana quienes estaban trabajando, naturalmente, para la revancha y en esas condiciones de inseguridad política debió abandonar sus planes. Emprendiñó pues el regreso a Montevideo, donde la Waterwitch terminaba sus reparaciones. Allá lo esperaba, en Enero de 1856, la nota opficial de su gobierno que le impartía la orden de regreso. Llevaba tres largos años en el país.

Nota del editor: Debemos acotar que la USS Waterwitch, que llevaba la bandera de la Unión, fué capturada en la Guerra Civil por las fuerzas rebeldes, los que la quemaron para evitar su captura en 1864.

 

I - El Comodoro Page

La "Waterwitch" / Buenos Aires bloqueada

 El Paraná - El Paraguay y el Alto Paraguay  Primera Expedicion al Bermejo-Tirantez de Relaciones-La agresion a la Waterwitch
El Rio Uruguay y el Delta - El "Salado" 1855 La expedicion Schubrick- 1859 - Otra vez el alto Paraguay  Exploracion total del Bermejo - 1860 - El Pilcomayo y el Alto Paraná
El Monitor "Stonewall" 1865 Vuelta a Argentina - La Escuadra Sarmiento  
II El Capitan de Fragata Juan Page
El hijo del Comodoro Juan Page en el Bermejo El Pilcomayo- Muerte de J Page
III El Guardiamarina F.Nelson Page
 - El enigma del Pîlcomayo Otras Expediciones al Pilcomayo y Gran Chaco  
IV La Cuarta Generacion Page.