Historia y Arqueologia Marítima

HOME

LAS EXPLORACIONES DE LOS RIOS DEL NORTE  Y LA FLIA. PAGE INDICE INF. HISTORICA

I- EL COMODORO PAGE -  EXPLORACION TOTAL DEL BERMEJO - EL PILCOMAYO Y ALTO PARANA - 

 

  Exploración total del. Bermejo - 1860

A la exploración del Paraguay siguió la del Bermejo. Al efecto, los barcos abandonaron definitivamente la Asunción a primeros días de noviembre 1859, yendo a fondear en Corrientes, donde el Alpha perdió un mes en reparación y preparativos, mientras la Argentina se iba para lo mismo a Buenos Aires. 

El 6 de diciembre de 1859 entró el Alpha al Bermejo, que estaba en fin de bajante. En tales condiciones de las aguas, la única dificultad fué el Salto de Iso, a 56 millas de la boca, donde tuvieron que alijar el barco. Navegación tediosa y larga como que duró tres meses - no ofreció incidentes de importancia por más que casi diariamente tuvieran contacto con los indios. Merece  señalarse aquí de una vez por todas que la expedición Page no sufrió una baja en todo el tiempo que duraron los traba jos, salvo la del tiroteo dee Itapirú, lo que se debió indudablemente al acierto de las disposiciones de su jefe y a las naturales cualidades que hacían de él el explorador de raza y vocación que fué. 

Cerca de la frontera de Salta, se encontró el Alpha con otro vapor, el Bermejo, de una empresa comercial, que había remontado el río con crecida más de un año antes, y estaba allí embicado sin poder ni bajar ni subir. No podía haberse elegido barco más inadecuado para su oficio; calaba seis pies de sobra, amén de su excesiva eslora; su tripulación lo había abandonado, y hubo que enviar otra para substituirla. Ulteriormente logró zafar y llegar al Paraguay, pero aquella tentativa fue un desastre financiero. El Alpha llegó en su incursión hasta unas cien millas más allá de Esquina Grande, en Salta, y allí le fué imposible seguir, a causa de la creciente fuerza de la corriente, y de la falta de leña buena para combustible. Y el 6 de marzo de 1860 volvía a desembocar en el Paraguay, después de terminada esta notable exploración que fué la primera  en remontar el río en todo su curso navegable,

 

El Pilcomayo y el Alto Paraná. 

Tras del Bermejo le tocó el turno al Alto Paraná, donde el incansable marino tenía especial, interés en la región misionera, con objeto de completar su valioso acopio de observaciones acerca de las misiones hasta allí visitadas, paraguayas, bolivianas, chaqueñas y correntinas. Entretanto el vaporcito Alpha, a cargo de un oficial, intentaba remonatar el Pilcomayo, de cuya practícabilidad nada de cierto se sabía. 

El Alpha fracasa en su intento, pues a las 150 millas de la boca se vió forzado a regresar, no por escasez de agua, sino por la exuberante vegetación de ambas márgenes, que al fin se unía y le cerraba el paso. En cuanto a Page, se llegó por el Paraná en bajante, hasta los saltos de Apipé y logró a duras penas franquearlos con la Argentina. Después de esta hazaña, que probó la existencia de agua suficiente sobre la barrera de rocas, se encontró con que el río se ensanchaba, sin cauce definido, y con fondos de piedra sobre los que encalló dos veces y perdió su mejor ancla.

 Además las aguas bajaban, y muy mal de su grado tuvo que dar media vuelta y abandonar su peligrosa empresa. Para pasar los saltos río abajo discurrióse aproar aguas arriba y dar máquina avante, único modo de mantener el control del barco entre el hervor de la corriente desenfrenada. Después de esto, Page intentó llegar con el Alpha a la laguna de Iberá, rodeada entonces de leyendas supersticiosas, y alcanzó a remontar 40 millas del río Corrientes, que nace en aquella, antes de que lo detuviese la falta de agua. Hacia entonces tuvo la ocasión de asistir en el Paraná a la solemne apertura del  primer Congreso Nacional, al que ocncurriría tambiñén el estado disidente de Buenos Aires, después de Cepeda.

 Y a pedido de sus amigos los senadores Santiagüeños, llevó a cabo una nueva tentativa para remontar el Salado, e, no sin la consiguiente sorpresa, que a pocas millas  de Santa Fé lo cruzaba ahora un puente cuya luz no admintñia los 6,3 metros de manga del vaporcito. Caso notable de falta de previsisó por parte de los empresarios.  Para entonces ya existían dos colonias de reciente fundacion en proximidad de Santa Fé: Esperanza y San Carlos, hermosas promesas de prosperidad y progreso.

 En Buenos Aires se encontró el explorador con Urquiza y Derqui celebrando, de huéspedes de los porteños, las paces y la incorporación de Buenos Aires a la Confederación. El espectáculo grato al extranjero admirador de Urquiza y que se solemnizó con grandes festejos sociales y populares. 

La última expedición fué al Uruguay más allá de los Saltos, aprovechando una creciente excepcional. La Argentina no tenía bastante máquina al efecto, y Page se embarcó en el mercante Salto, de once nudos, que se proponía llegar a Uruguayana.

 El umbral de rocas que normalmente aflora en todo el ancho del río, se traspuso eti la ocasión con 20 pies; la correntada era tan fuerte que el barco, a toda fuerza, tardó un buen rato en trasponerla  trepidando y jadeante.

 En Restauración, frente a Uruguayana, le fué dado contemplar los restos mortales de Bompland, el célebre naturalista francés, que habia estado a punto de incorporarse a los trabajos de la Waterwitch y que acababa de extinguirse en aquel punto tras de larga y fecunda existencia. Con este reconocimiento del Uruguay da Page por terminada su labor en la cuenca del Plata. 

De regreso, visitó por última vez a su gran amigo el general Urquiza, en el establecimiento señorial de San José. Los marinos fueron huéspedes de honor en un brillante baile, y su jefe, en particular, recibió de Urquiza el recuerdo de un rico álbum recamado en oro. Eni Buenos Aires pidió audiencia de despedida al nuevo gobernador, general Mitre, saliendo muy bien impresionado de su entrevista con el ilustre estadista. Por fin el 24 de octubre de 1860, zarpó para los E. U. en la barca La Plata. 

 

I - El Comodoro Page

La "Waterwitch" / Buenos Aires bloqueada

 El Paraná - El Paraguay y el Alto Paraguay  Primera Expedicion al Bermejo-Tirantez de Relaciones-La agresion a la Waterwitch
El Rio Uruguay y el Delta - El "Salado" 1855 La expedicion Schubrick- 1859 - Otra vez el alto Paraguay  Exploracion total del Bermejo - 1860 - El Pilcomayo y el Alto Paraná
El Monitor "Stonewall" 1865 Vuelta a Argentina - La Escuadra Sarmiento  
II El Capitan de Fragata Juan Page
El hijo del Comodoro Juan Page en el Bermejo El Pilcomayo- Muerte de J Page
III El Guardiamarina F.Nelson Page
 - El enigma del Pîlcomayo Otras Expediciones al Pilcomayo y Gran Chaco  
IV La Cuarta Generacion Page.