Historia y Arqueologia Marítima

HOME

LAS EXPLORACIONES DE LOS RIOS DEL NORTE  Y LA FLIA. PAGE INDICE INF. HISTORICA

I- EL COMODORO PAGE -  EL MONITOR STONEWALL 1865 -  LA GUERRA CIVIL AMERICANA -

  El monitor "Stonewall" - 1865. 

A poco de su llegada, y mientras preparaba la publicacion de sus nuevas cartas y trabajos, fué solicitado por el gobierno de Italia (conde Cavour) para ir a organizar su marina de guerra; se le daría allá el grado de almirante. Pero precisamente para entonces se desencadena en los E.E.U.U. la formidable tormenta civil que fué la Guerra de Secesión, el conflicto  más sangriento que registra la segunda mitad del siglo XIX. 

El Estado de Virginia, cuna de nuestro marino, es precisamente el baluarte del partido sudista o Confederado. Page no vacila un momento. Declina el honroso llamado de Italia, pide su baja de la marina federal, entrega al gobierno todos sus borradores, libros e instrumentos, y vuela a incorporarse a las fuerzas confederadas. En los comienzos de la guerra le toca mandar las baterías de Gloucester Point, en las que resiste a un rudo ataque de las naves federales y se mantiene varios meses hasta el abandono de Yorktown por sus correligionarios. La marina norteña es prácticamente dueña de las aguas y extiende gradualmente el bloqueo a todos los puertos confederados, produciendose encuentros sensacionales entre monstruos navales de formas extrañas, nunca vistos hasta entonces sobre las aguas. Es el advenimiento del Monitor, del acorazado de casamata, del ariete, del torpedo y de la mina, revolucion completa en la construccion y en la guerra navales.

 Los Confederados tratan de equipar en Europa, que simpatiza con ellos, buques de guerra y forzadores de bloqueo. Page es comisionado al efecto, y hacia el fin de la guerra se hace cargo de uno de esos buques, un monitor de 1200 toneladas construído en Francia. 

El Monitor "Stonewall"

La asunción del mando de este barco no será, por cierto, tarea fácil. Por razones de estado el Emperador de los franceses prohibe la entrega del buque a los agentes confederados, y éste va a parar a Dinamarca, entonces en guerra con Austria. La extraña nave, que en el Mar del Norte navega la mitad del tiempo bajo el agua, encuentra poco favor entre los lobos de mar del Viejo Mundo y Dinamarca pronto resuelve deshacerse de ella. Se concierta su devolución a los constructores en Francia, pero antes de salir toma pasajero a bordo cierto personaje.. . con quien se entiende perfectamente el capitán. 

El hecho es que el monitor no entra al puerto francés, sino que en las afueras de éste se encuentra - como por casualidad - con un barco mercante que le trae una tripulación completa de repuesto. El personaje en cuestión- o sea el "comodoro" Page - iza la bandera de lai Confederación, y da al buque el nombre de Stonewall (Pared de piedra) en memoria de una hazaña de la guerra con Méjico.

Despues de una accidentadas travesía del Golfo de Vizcaya en medio de un temporal que somete a tremenda prueba las condiciones náuticas del barco, éste arriba al Ferrol para reparaciones y carbón. Es cortésmente recibido, y se le autoriza a permanecer el tiempo necesario, pese a las protestas del ministro de la Unión; vale decir que España reconoce a los confederados derechos de beligerante. Pero bien pronto acuden otros dos buques norteamericanos y gozan de la misma hospitalidad. Y éstos, naturalmente, no son sudistas como el Stonewall sino adversarios. Uno de ellos curiosea uno o dos días en el Ferrol pero ambos prefieren en definitiva el puerto contiguo de la Coruña  del que podrán salir - obrando con discutible buena fe - el mismo día que su compatriota, sin esperar las 24 horas impuestas por consenso  internacional cuando se trata de un mismo puerto. 

A pesar de la desproporcion de fuerzas, Page acepta sin vacilar el reto y una vez listo sale de mañana, escoltado al sacrificio por una fragata española. La Stonewall tiene tan sólo dos cañones, uno de ellos de buen calibre, es cierto, 300 liras el otro de 70. Sus presuntos adevrsarios son la fragata a vapor Niágara, 4600 toneladas y 10 cañones Parrot rayados de 150 libras, y el vapor Sacramento, protegido con casi cinco pulgadas de planchas de hierro y armado con cinco cañones (2 de 11", dos de 9" y uno de 70 libras).

Una vez fuera de las aguas territoriales el monitor se mantiene allí durante horas en espera de su destino, mientras las crestas de la ría se cubren de curiosos. Con gran desilusión de éstos y por razones que no dice el cronista (el comodoro adversario considera superior al Stonewall) el combate no se produce. Los barcos federales, que debían estar listos pues se los veía cargar vapor, siguen sin embargo tranquilamente al ancla. Con lo que al atardecer el Stonewall se decide a continuar su viaje.

La escala siguiente fué Lisboa, para completar carbón, pues en el Ferrol se había evitado cargar demasiado el buque en vista del combate inminente. El mismo día de la llegada hacen también su aparición allí la Niágara y el Sacramento. Al siguiente amanecer sale, sin embargo, el buque sudista, y sigue su derrota desfilando frente a los rivales, que tampoco esta vez se mueven. Conducta ésta, la de los barcos federales del Comodoro Craven, que motivó más tarde un consejo de guerra y fué censurada.

En la aburrida travesía del Atlántico, el único episodio digno de atencion fué el encuentro de un espléndido clipper de Baltimore, en viaje al Janeiro. La ley de guerra era la destrucción del hermoso barco, pero "no hay cosa más agradable al ojo del marino -, dice Page - que contemplar un velero con todo el paño largo'. Ni acto más repugnante que su hundimiento a sangre fría. Apartándose del precedente famoso de otros cruceros confederados - el Alabama y el Shenandoah, que hacia entonces aniquilaron casi el tráfico marítimo del propio país - Page supo arbitrar la manera de salvar el clipper ante su conciencia. Puesto al pairo el clipper y traído su comandante, manifestó éste que abordo venían embarcados con él, por primera vez, su esposa y una hijita. Como el Stonewall, a son de guerra, no tenía comodidad para tales huéspedes, el asunto se resolvió de acuerdo con los dictados humanitarios. Es de imaginarse la alegría del capitán del clipper cuando se le notificó que su buque no sería dado a las llamas. No atinando a expresar sus sentimientos, rogó se le permitiera presentar al Stonewall algunas de sus provisiones de despensa. Ofrecimiento que fué amablemente agradecido, pero no aceptado.

 Después de escalas en Tenerife y Nassau, el monitor llegó por fin a La Habana, para encontrarse allí con que el desenlace de la guerra era un hecho, desfavorable a los Confederados- y que no tenía ya adónde ir. La primeras intención de su comandante fué sacarlo del puerto y hundirlo en aguas hondas, pero concluyó por acceder a una solución propuesta por el almirante español y que ponía a cubierto su honor. El buque  fué donado a España y ésta adelantó el dinero estricamente necesario para pago de sueldos a la tripulacion.

 

I - El Comodoro Page

La "Waterwitch" / Buenos Aires bloqueada

 El Paraná - El Paraguay y el Alto Paraguay  Primera Expedicion al Bermejo-Tirantez de Relaciones-La agresion a la Waterwitch
El Rio Uruguay y el Delta - El "Salado" 1855 La expedicion Schubrick- 1859 - Otra vez el alto Paraguay  Exploracion total del Bermejo - 1860 - El Pilcomayo y el Alto Paraná
El Monitor "Stonewall" 1865 Vuelta a Argentina - La Escuadra Sarmiento  
II El Capitan de Fragata Juan Page
El hijo del Comodoro Juan Page en el Bermejo El Pilcomayo- Muerte de J Page
III El Guardiamarina F.Nelson Page
 - El enigma del Pîlcomayo Otras Expediciones al Pilcomayo y Gran Chaco  
IV La Cuarta Generacion Page.