Historia y Arqueología Marítima

HOME

Portaaviones de la Armada Argentina

Indice Portaaviones

Portaaviones para la Armada Argentina

Articulo por

En " Apuntes Sobre los Buques de la Armada Argentina " Comando en Jefe de la Armada, Secretaria General Naval, Departamento de Estudios Historicos Navales, Serie B, Historia Naval Argentina, vols. 1-8 Buenos Aires, 1972), :VI  .: pag. 3064 el Clte. Pablo. E. Arguindeguy indica que :

" En  1953 se inicio un serio estudio, tendiente a lograr un portaaviones para la Flota de Mar. Un de los proyectos consistia en la transformación de un buque de la F.A.N.U., tipo C3A-A1 (el "Artillero"),el cual a un costo de $m/n 20 millones se pensaba volverlo a su anterior estado, ya que había sido un portaviones de escolta de la armada británica.  Otro proyecto era el transformar uno de los cruceros tipo "Almirante Brown"  en portaaviones. Los trabajos se realizarían en AFNE. Por problemas financieros, los proyectos no pasaron de tales"

El interés de la ARA en adquirir una nave portaaviones, sin embargo se remonta al año 1938. Entre una serie de sumamente detalladas noticias aeronáuticas concernientes a nuestro país que contiene un reporte de la embajada de los EEUU en Buenos Aires , fechado 3 de Septiembre de 1938 hallamos la siguiente :

" Varios pilotos navales han declarado que el Almirante Scasso había expresado la esperanza de que  podría adquirirse un portaaviones para la marina de guerra. Se entiende que no existen prospectos inmediatos de proveer tal tipo de nave, pero se porta que la información es indicativa de las tendencias al respecto". (1)

             Estos deseos no se habrían de materializar, como es de dominio publico, algo demostrado en el hecho de que cuando en 1940 el Congreso apropia $ m/n 1000 millones para acrecentar el potencial del país, entre las naves requeridas se hallaban dos acorazados, pero no se hace ya mencion del portaaviones.  Debemos señalar que dada  la situación internacional prevaleciente,  era poco probable que esta parte del programa de re-equipamiento pudiera haberse cumplido.  Recien en 1947 hallamos evidencias del renovado deseo, por parte de la ARA, de obtener un portaaviones.  En una carta fechada 20 de Diciembre de 1946, W.H. Collin, Vice-Presidente de la División Astilleros de la Betlehem Steel Company informa al Secretario de Estado de los EEUU que la firma que él representa ha recibido una invitación del gobierno argentino para someter propuestas para la construcción de un portaviomes escolta, un crucero liviano, cuatro destructores, 3 submarinos, un buque-taller, un petrolero y un transporte de tropas para la ARA.  

En una carta fechada 9 de Enero de 1947, el Secretario de Estado  informa a Collins que el gobierno de los EEUU ha  estudiado detenidamente esta propuesta, y que "por el presente, la política del gobierno de los EEUU  es la de no proveer armas, armamentos o buque de guerra a un número de gobiernos extranjeros, inclusive el de la Argentina, y que en vista a dicha política,  el  Departamento de Estado no otorgaría una licencia de exportación, en caso de que estos buques sean construídos en los EEUU". (2)

       Las relaciones diplomáticas entre los EEUU y la República Argentina mejorarían en años venideros, de tal forma que en 1950 el gobierno argentino cursa la siguiente nota al embajador norteamericano en Buenos Aires:

Ministerio de Relaciones Exteriores No. 369-Año del Libertador General San Martín,  Buenos Aires, 23 de Febrero de 1950.

Señor Embajador:

       Tengo el agrado de dirigirme a Vuestra Excelencia con el objeto de llevar a su conocimiento que el gobierno argentino desea modernizar el material de que dispone la Marina de Guerra Nacional. Con este motívo, me complazco en solicitar de Vuestra Excelencia quiera tomar a bien transmitir al Departamento de Estado el pedido que oficialmente se formula por la presente, para que, en virtúd de lo dispuesto en la "Ley de ayuda para la defensa mutua de 1949", y teniendo en cuenta lo consignado por la Resolución Pública No.82 del 15 de Junio de 1940 , se considere la posibilidad de transferir elementos de la Marina de Guerra de los Estados Unidos de América  a la Marina de Guerra de la República Argentina.
        La solicitud  que se se formula tiene fundamentalmente en cuenta la necesidad de atender al alistamiento de las fuerzas navales de este país para colaborar en la defensa continental, en cumplimiento de los compromisos contraídos por los Estados americanos.
       Por otra parte, me es grato señalar a la consideración de Vuestra Excelencia que han decidido a este gobierno a efectuar esta gestión diversas comunicaciones de la Marina de Guerra estadounidense que por varios conductos se han hecho llegar, que indican la oportunidad de concretar en forma oficial las necesidades de la Armada Nacional  para lograr el objetivo enunciado.
      Los estudios que al respecto se han realizado han permitido llegar a la conclusión de que es necesario incorporar  a la Marina argentina los elementos adecuados para adiestrar al personal que constituíra el núcleo de las fuerzas necesarias en tiempo de guerra, capacitadas para la defensa de los intereses nacionales en el mar y en el concepto de que la Repüblica, en el orden naval, colaborará en la medida de sus posibilidades en la defensa del continente, en la que le correponderán tareas de importancia

       Los elementos en cuestión son :

1( un) Portaaviones Escolta, con su dotación de aviones y remplazos

3 (tres)  Cruceros ( un Crucero pesado y dos livianos, o dos Cruceros pesados y uno liviano)

5 a 7 (cinco a siete) Destructores Escolta

8 1 10 (ocho a diez) Destructores tipo Flota

2 (dos) submarinos de entrenamiento
    
  La lista precedente ha sido confeccionada tomando en cuenta  la capacidad normal de absorción, fundada en la disponibilidad de personal técnicamente apto,  la capacidad de mantenimiento y reparaciones, el esfuerzo financiero admisible y la relación entre los requerimientos en tiempo de guerra y los nucleos adiestrados en tiempo de paz.
 
    A esta relación se agregan los elementos complementarios tales como : equipos para montar los centros de adiestramiento correspondientes al material que se incorpora, radar, detectores y redes anti-submarinas, equipos para la lucha anti-submarina, equipos para la lucha anti-minas, etc. y en especial todo lo relativo a la aviación naval.

       A medida que se incorporen las unidades mencionadas es propósito de las autoridades navales pasar a desarme los buques correspondientes que actualmente estan en servicio en la Marina argentina, de manera que los elementos incorporados signifiquen una modernización y no un aumento del poder naval del país.

       He de agradecer a Vuestra Excelencia, que teniendo en cuenta la razones de oportunidad a que se ha hecho referencia anteriormente,  quiera tener a bien hacer conocer a la brevedad posible al Departamento de Estado las necesidades arriba expuestas, dejando para más adelante las listas detalladas, el escalonamiento en tiempo de las transferencias y su financiación.

Dios Guarde a Vuestra Excelencia

Hipolito J. Paz
Ministro de Relaciones Exteriores y Culto

A Su Excelencia el señor Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de los  Estados unidos de América, D. Stanton Griffis.

Un despacho de la embajada norteamericana en Buenos Aires al Departamento de Estado clarificaba la situación :

       " Adjunto  (hallaran ) el  texto  y traducción sumar
ia de la Nota  No. 359 del Ministerio de Relaciones Exteriores, recibido hoy en día, referente al deseo  de la marina de guerra argentina de obtener varios buques y equipos complementarios. La Argentina no ha ratificado el Pacto de Río y comprendiendo que ese país, por lo tanto puede no ser elegible a obtener equipo bajo las provisiones del Acta de Defensa Mutua de 1949, la nota  hace referencia a nuestra Resolución Publica No.83 del 15 de Junio de 1940, bajo la cual el equipo deseado puede ser obtenido.

       Tengo entendido que el jefe de nuestro grupo de consejeros navales y el Agregado Naval han comun
icado directamente a su departamento la ansiedad de la marina de guerra argentina de no ser excluída cuando buques y otros materiales sean asignados las rep
úblicas americanas " (3)

       El Congreso argentino ratificó el Pacto de Defensa de Río de Janeiro  el 28 de Junio, tres dias despues de haber estallado la guerra de Corea. Debemos preguntarnos que  curso dieron las autoridades norteamericanas al substancial pedido de unidades navales por parte de la cancillería argentina. Ante la ausencia de documentos que puedan afirmar o cont
radecirnos, los EEUU acordaron vender  dos cruceros livianos de la clase "Brooklyn" a tres paises sudamericanos;  Argentina, Brasil y Chile, cada uno de los cuales pudo  de esta manera adquirir dos unidades . Como es de dominio público, aquellas naves asignadas a la Argentina fueron el ex-U.S.S. Phoenix (CL 46) que en nuestra armada se convertiría en el "17 de Octubre", y más luego en el "General Belgrano", y  U.S.S. Boise (CL 47). que seria bautizado "Nueve de Julio" al afirmarse el pabellón argentino el 12 de Abril de 1951. (4)

       Reci
én en 1955 , hallamos nueva referencias al requerimiento  de un portaaviones por parte de la ARA.  El 27 de octubre de ese año, nuestro embajador en Washington envia una nota a  John Foster Dulles, Secretario de Estado en la que expresa :

Señor Secretario :  Tengo el honor de informarle que mi gobierno desea adquirir un portaviones (CV.L. )  y aviones correspondientes. Es de esperar que la operacióm deba ser similar an su forma a  aquella bajo la cual se adquirieron el ex-USS "Boise" y el e
x-U.S.S. ""Phoenix" .Demas que decir que no hallamos respuesta alguna  a dicha nota en las cajas de correspondencia diplómatica que se encuentran en los Archivos Nacionales de Washington  (5 )
      
      .Sin embargo, en una nota fechada 7 de Febrero de  1957, hallamos un pedido efectuado por el Embajador argentino en Washingto
n Dr. Adolfo A. Vicchi:

"1-El embajador indicó que deseaba referirse nuevamente al  tema
del portaaviones. Han recibido una oferta firme de parte de los británicos, agrego por la venta a la Argentina de un portaaviones de la clase "Magnificent". Esto, sin embargo seria costoso y la marina de guerra argentina quisiera proponer que los EEUU consideren las posibilidades de proveer un pequeño portaaviones de escolta de la clase "Sicily" Este sería utilizado solamemnte para funciones de entrenamiento. La  marina argentina considera que en para poder desarrollar su capacidad anti-submarina , debería entrenar y preparar a su personal en buques de este tipo. Si dicho buque puede ser obtenido en los EEUU, sería de gran valor para ambos, la Argentina y la defensa del hemisferio.

       Mr. Rubottom  dij
o que no veía posibilidad alguna de que los EEUU modificaran su política ya establecida en estos asuntos. El embajador agrego que  había  sido instruído a presentar ese pedido y pidió que los EEUU lo considerasen. Mr. Rubottom prometío asi hacerlo "  En una reunión posterior, que tuvo lugar el 19 de Marzo,  Rubottom manifestó al Embajador Vicchi  que " en lo referente al tema del portaaviones, no había posibildad alguna de facilitar una nave  de este tipo a la Argentina.  ( 6)

       El proximo  documento que hallamos, es un telegrama de la embajada norteamericana en Buenos Ai
res fechado 1 de Marzo de ese año:

" El Ministerio de Marina argentino anunció oficialmente el 28 de Febrero que hab
ía vendido los acorazados  " Moreno " y Rivadavia, asi como el guardacostas "Pueyrredón"....El Ministerio de Marina agregó que  dichos buques serian reducidos a chatarra, y que consideraba el momento oportuno, debido al alto precio (prevalente en el mercado) por dicha chatarra". (7)

       No es necesario agregar que el precio de  dichas ventas fue utilizado para adquirir al ex-H.M.S. "Warrior", de la armada inglesa, que se convertiría en el A.R.A. "Independencia", nuestro primer port
aaviones.  Las tratativas para la adquisición de esta unidad se iniciaron en 1957, y por decreto del 16 de Septiembre de 1958 se convalida su compra, satisfaciendo así a un justo requerimiento por parte de nuestra armada.

Notas


(1) Documento No. 835.796./90,  2 de Septiembre de 1938 Embajada de los EEUU de Norteamerica en Buenos Aires al Departamento de Estado en Washington

(2) Documento No 835.34/4-3047, 9 de Enero de 1947, Secretario de Estado a Mr. W.H. collins, Pr
esidente de la División Astilleros de la Bet
hlehem Steel Co

(3)  Hipolito J. Paz, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, en nota no.  359,  fechada el 23 de Febrero de 1950 a Stanton Griffis, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de los Estados Unidos de América en Buenos Aires  Documento No. telegrama No. 337, 1 de Marzo de 1950  de la embajada nortemericana en Buenos Aires al Departamento de Estado    

(4)  Arguindeguy , Pablo. E. ,  Apuntes Sobre los Buques de la Armada Argentina ( Comando en Jefe de la Armada, C Secretaria General Naval, Departamento de Estudios Historicos Navales, Serie B, Historia Naval Argentina, vols. 1-8 ,Buenos Aires, 1972), ) : V, ; 3050-52, 3064 el Clte. Pablo. E. Arguindeguy

(5)  Documento 735.5 MSP/10-2755 Fernando García Olano, Chargé d Affaires, Embajada Argentina  en Washington D.C., al Secretario de Estado. Mr. John Foster Dulles


(6) Documento No. 735.562/2/-757 Memorandum de Conversación, Departamento de Estado, 7 de Febrero de 1957,   En Otro Memorandum, documento 735.56/2-1 fechado 19 de Marzo de 1957.

(7) Documento no, 735.5621/21-157, Telegrama fechado 1 de Marzo de 1957, Embajada de los EEUU en Buenos Aires al Departa
mento de Estado

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar