Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Informacion Historica

ACTIVIDADES MARITIMAS EN LA PATAGONIA DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

1767 - Viaje del Cap.de Fragata Perler en el chambequin Andaluz,

desde el 23 de Diciembre de 1767 hasta el 15 de Abril del año siguiente.


Casi contemporáneamente con la salida del teniente de fragata, D. Manuel Pando, al desempeño de su primera comisión a Tierra del Fuego, llegaba al puerto de Montevideo, procedente de España, el bergantín "Andaluz", (De veintidos cañones de 8 pulgadas y ocho de 4) al mando del capitán de fragata, D. Domingo Perler .

El entonces capitán de fragata D. Domingo Perler, fué uno de los marinos españoles que más han ligado su nombre a la historia de las exploraciones marítimas patagónicas. Llegó al Río de la Plata, navegando con su Duque en conserva con el "Aventurero", que naufragó en Banco Inglés y a cuya tripulación recogió.

Efectuado el viaje de reconocimiento que nos ocupa, regresó a Montevideo, para volver luego en la división mandada por el capitán do fragata D. Fernando Ruibalcaba, comandante de la fragata Santa Catalina , de la que también formaba parte la Santa Rosa , al mando del teniente de navio, D. Francisco Gil y Lemas, Después de un nuevo viaje directo a Malvinas, también en el "Andaluz , desde Montevideo, integró la división del capitán de navio, D. Juan Ignacio Madanaga, a la que pertenecieron, subordinadas a la fragata "Industria' , capitana do la expedición, la ' Santa Catalina , al mando del ya citado Ruibalcaba; la "Santa Bárbara", del capitán de fragata, D. José Díaz Veanes y la "Santa Rosa del nombrado teniente Gil.
Además de tomar parte en la expulsión de los ingleses de Puerto Egmont (Malvinas) en 1770, confeccionó Perler una carta, cuya copia obra en la Colección del Servicio Hidrográfico Argentino, obtenida de la que lleva el número 100 en la Carpeta de Planos de Buenos Aires, Archivo de Indias, de Sevilla, cuya leyenda dice: "Plano de la costa Oriental de Patagones, desde el Río de la Plata hasta las islas Malvinas, en que manifiesta el capitán de fragata y comandante da la Industria , D. Domingo Perler, las quatro derrotas que ha executado desde el Puerto de la Soledad de dichas islas de Montevideo."
Perler, que llegó al grado de teniente general de la armada, murió en 1798 y mereció de sus contemporáneos el concepto de "excelente profesional y funcionario de sobresaliente relieve

Para cumplir las instrucciones de reconocimiento de la costa patagónica e islas Malvinas, que le fueron encomendadas, salió Perler del puerto mencionado el 23 de diciembre de 1767. Su diario de viaje, monótono para el historiador, exhibe al profesional incentivo de su gran exactitud en las referencias geográficas de nuestra costa cuyos excelentes croquis debieron ser por ello preferentemente aprovechados en una época en que las tareas hidrográficas no se habían iniciado todavía seriamente.

Con ese jefe debió efectuar el piloto D. Alejo Berlíngüero su primer viaje a nuestra costa sud, como lo indican las referencias de su carta (1). En éste navegaron con ayuda de la carta francesa de Bellín (2), a la que conceptuó Perler de mucha exactitud.

(1) La número 92 de la Carpeta de Planos de Buenos Aires. Archivo de Indias de Sevilla, cuya leyenda comienza así: "Descripción de toda la Costa Oriental Patagónica y Islas Malvinas. Nuevamente corregida y recopilada, de 3 viajes que hizo en los años de 1768. 1769 y 1770. por Alcxo Berlinguero, Maestro Delineador Interino de la Academia de Pilotos del Departamento del Ferrol, con la Sonda y calidad del fondo. Practicada por el referido en los 3 viajes: 1.°. con el chavequín Andaluz (viaje que ahora consideramos): 2.°. con la lancha "San Francisco de Paula", destinada a las Islas del Fuego (segundo viaje de Pando) y el 3º con la fragata "Santa Catalina ' (viaje de iCuibatcaba). De esta carta hay una reproducción en facsímile en nuestro Servicio Hidrográfico.
(2) Carta que también pertenece a la citada colección.

El 1.° de enero, cita el diario, el "rio de Santa Ana", que, por su situación, debe ser el que las cartas inglesas nombraron río Manantial, — en el que se dio comienzo a la construcción del balneario de Ostende (18 millas al Sudoeste de Médanos). Cita también a los actuales cabos de Dan Andrés y Mogotes, entre los accidentes cuyos nombres conservamos, y la Punta del Rosario, Cabo Andaluz, Medano Grande, Aléganos Chicos, Punta Negra y La Barranca, entre los que han desaparecido; accidentes todos fáciles de identificar con la ayuda de los croquis que el diario trae y que se han reproducido fotográficamente para evitar posibles deformaciones.

El 6 de enero, estando en latitud 40° 08' y longitud 316° 05', dice le "demora el Rio Sauce (3) al Oeste cuarta Noroeste, distancia 2o leguas" y al día siguiente, estando en latitud 40° 35' y longitud 316° 13': "demora el Rio Sauce al Noroeste, cuarta al Oeste distancia 18 leguas". Que fué totalmente olvidada la existencia del actual Golfo Nuevo (4), lo comprueba la cartografía de la época, y los mismos diarios de viaje hasta entonces conocidos. En el presente, se hace referencia a la Bahía sin Fondo, de las cartas que, el día 9, estando en latitud 42° 05' y longitud 314° 52\ "demora al Oeste 5 grados Noroeste, distancia 32 leguas".

(3) Río Colorado.
(4) Este golfo, descubierto por Magallanes y nombrado entonces de "San Matías o Bahia sin Fondo , - según dijimos en el agregado número 3 de"Bordejeando " — dio. por deficiencias cartográficas, esas denominaciones al que hoy nombramos con el primero.

El 15 del mismo mes, a medio día, están a 25 leguas del Cabo de Santa. Elena, al que por la situación meridiana muy bien observada, le corresponde una latitud de 44° 27\
El 16, después de situar los accidentes de sus proximidades, reconoce al actual arrecife Florido, que nombra Isla de San José, fondeando en la "bahía, a la que puse nombre de puerto Santa Elena", bautismo en realidad inspirado en la punta que ahora nombramos Dan José, que tenía, desde muy antiguo, el nombre de Santa Elena.

En ese puerto ocupa la tarde de su llegada y los dos días subsiguientes en "hazer marcaciones para levantar el plano y en tierra hacer la Diligencia de buscar agua, la que al fin se logró, algo salobre, a distancia de la playa tres cables".

El 20, levaron para seguir viaje, reconociendo una Cala mediana (la que queda al Sud de cabo San Fulgencio y que la carta del piloto Tafor denominó San Sevastián , por el buque de su mando posiblemente), que según creo, no tiene en la actualidad nombre alguno. En ella dieron fondo, haciendo lo propio en bahía Camarones y en San Gregorio, sondando los pasos que dejan entre sí y la costa, las islas de Leones, Arce y Baja (ahora Rasa) y las proximidades de los Cabos de Matas y Dos Bahías. El 23, reconocen la ensenada que forma el cabo Blanco y el de Tres Puntas, como con mucha prolijidad lo denuncia el diario de viaje, que da toda clase de datos cual el piloto Berlinguero completaría un año después, los elementos de juicio para el levantamiento de su carta, posiblemente la de mayor mérito cartográfico de todas las hasta entonces levantadas en nuestra costa.

El 14 de febrero, no sin serias dificultades, abandonó Perler el Puerto Deseado, al que sólo juzgó "pueden entrar Paquebots o Bergantines y no otra alguna, y si cualquieraEmbarcación se determina a ello, se expone a lo que llevo referido ". Después de reconocer la isla de los Reyes y continuar con la búsqueda de buenos datos que facilitaran, como ya se ha dicho, el reconocimiento de esos parajes, llegaron a San Julián, en el que fondearon en seis brazas de agua, cuando todavía bajaba la marea. Luego de cerciorarse de que tal cosa había ocurrido, arrióse la lancha, para que, fondeándole anclas en mayor agua, pudiera el chambequín ir paulatinamente enmendando la fondeada, maniobra que ejecutó no sin antes tocar con el timón.

Dentro del puerto comisionó a oficiales y piloto para "reconozer, sondar y marcar toda la bahia" naciendo, además, algunas observaciones de marea. Por las referencias que da Perler, comprobamos que nombra "Punta Puerca" a la del Sud, de la entrada y el ya conocido de Cabo Curioso al del Norte (1).

(1) Ver el facsímile reproducido para la colección del Servicio Hidrográfico, titulado: "Mapa de Puerto Deseado, nuevamente levantado y enmendado"' (lo que implica decir ha existido otro anterior), '"por el teniente de fragata y comandante de las dos embarcaciones de la expedición a las Tierras del Fuego, D. Manuel de Pando, en el mes de enero do 1769 ', trabajo contemporáneo al de los dos diseños en colores, también reproducidos en la presente comisión y que llevan los números 80 y 81 de la Carpeta de Planos de Buenos Aires. Archivo de Indias de Sevilla, dibujos de escaso mérito artístico, del que por cierto no carecía el autor de la carta de Deseado, pero de curiosísima factura.

El 22, abandonaron el puerto para proseguir su navegación, barajando la costa hasta cabo Vírgenes, poniéndose al pairo durante la noche, "afin de no hazer camino para el Sur hasta el dia, por ir recorriendo la costa a la distancia de tres leguas". Así avista una montaña de "Santa Inés" y el cabo Barreras, llegando hasta el de Espíritu Santo, en la Tierra del Fuego. Como los vientos contrarios le impidieron la entrada al estrecho de Magallanes, tiróse a avistar las islas Sabaldes , del archipiélago de Malvinas advirtiendo que : según la navegación que he executado desde la boca del estrecho de Magallanes a estas Islas, he hallado la diferencia de 16 a 17 leguas mas al E. por mi punto, por lo que digo que estas islas se hallan mas al E. las referidas leguas y no en el paraje que sitúa la carta, pues los franceses que han hecho por varias vezes esta navegación, han encontrado esta misma diferencia".

El 6 de marzo, el Andaluz recibía la visita de un oficial de la gobernación marítima de Malvinas y práctico para tomar puerto Anunciación y el 20, encontrándose allí fondeado, vio que "iba entrando un vergantin español y supe que el del alférez de Navio D. Manuel Pando, que se armo en el Rio de la Plata para ir a las islas del Fuego, el que venía de arribada desde ellas, sin haber podido llegar a su destino por causa de los tiempos y hallarse algo estropeado, el que fondeo a las doce de la noche dentro del puerto".

El 24 de marzo, concluidos unos reconocimientos en Malvinas, emprendía Perler, en viaje directo, regreso a Montevideo, al que llegó el 15 de abril de 1768.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar