Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Informacion Historica

ACTIVIDADES MARITIMAS EN LA PATAGONIA DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

1768 - Viaje del Tte de Navio Francisco Gil y Lemos en la fragata "Santa Rosa", desde el 20 de Diciembre de 1768

en que salio de Buenos Aires hasta el 26 de Abril del año siguiente.


Malogrados los intentos de llegar al puerto Consolación, no cesaron por eso los otros móviles, que también se tuvieron en cuenta en la expedición de Pando: los recelos de la corte de España, de una ocupación inglesa en la parte meridional de América. El viaje del teniente de navio, D. Francisco Gil y Lemos (1) comandante de la fragata "Santa Rosa" (2) por entonces en aguas del Río de la Plata y otros que le seguirán más tarde, son otras tantas muestras de aquellas preocupaciones.

La comisión ahora enconmendada fué, como más adelante veremos, de índole piloto geográfica, resultado de los rumores llegados a la península del establecimiento de la salida de Buenos Aires se efectuó el 20 de diciembre de 1768 y su llegada a puerto Soledad (Malvinas), se produjo a los treinta y nueve días de navegación, después de soportar vientos fuertes, contrarios a su derrota, que le obligaron "dar la popa a los mares en tres ocasiones y aguantarlas otras muchas a la capa, con notable detrimiento del casco de la fragata, sin cuia diligencia huviera sido impracticable el viaje, hasta que la estación mejorase'".

Llegados a ese destino, ordenóle su gobernador, el capitán de navio D. Felipe Ruiz Puente, el reconocimiento de la costa del Oeste de la Gran Malvina y el del estrecho de Magallanes. Para su cumplimiento, el teniente Gil, pidió la colaboración de dos embarcaciones menores de ese apostadero; una que iría sondando por la proa en los parajes desconocidos y fondeaderos del estrecno y otra para que navegara aterrada a la costa patagónica, a fin de efectuar "un perfecto reconocimiento de los Puertos y Ensenadas que huviese en ella" y luego, dentro del estrecho: "verificase el reconocimiento de la costa del Norte del Continente, hasta reunirse en la Bahía Famine".

Dichas embarcaciones fueron la balandra San Carlos y la goleta "San Femando", que se encontraban con "muchos rumbos que tenían podridos", las cuales, dándoselas por reparadas el 12 de febrero siguiente, fueron puestas bajo el mando de los ayudantes pilotos Bernardo Tafor y Miguel Santos. Embarcáronse, además, en cada una de ellas, como prácticos del estrecho, un marinero francés de los que habían estado con Bouganville, en esos parajes.

Los objetivos de esta parte de su comisión, las resume claramente Gil en los siguientes puntos :

1º Verificar si hay isla de Falkland diferente de la Gran Malvina, situada en los 50 grados y 3 minutos de latitud Sur a 65 leguas de distancia de la mas próxima tierra del continente, 36 de Malvinas y 90 del estrecho, como se supone en la noticia dada a la Corte y si en ella se encuentra el Puerto de Egmont.

2º Reconocer la costa de el Oeste de la Gran Malvina, desde los Islotes llamados Sebaldes o Salvages hasta la punta que forma la costa del Sur de dicha isla.

3º Saber la distancia fixa que hay desde la dicha costa hasta la mas inmediata Tierra del Continente.

4º Reconocer la parte del estrecho de Magallanes, que se pueda, arreglándome al tiempo, víveres y demás ocurrencias de la navegación".

La salida de Malvinas se efectuó el 13 de febrero (año de 1769), y esa misma tarde la goleta "San Fernando" se separó de la Santa Rosa , para abrigarse de una mar gruesa del Norte. Al día siguiente, a la tarde, desaparecía también la San Carlos , de la vista de aquélla.

En tales condiciones, decidió el teniente Gil dirigirse nacía el lugar en que por las instrucciones debía estar la isla de Falkland, cortando, dice, su paralelo en tiempo claro y aunque mandé hacer la descubierta desde los topes nada se apercivió pudiendo asegurar con toda certeza, que no hay tal isla situada en esa latitud no solo por el reconocimiento dicho, y si por otras varias razones: 1.° Porque no hay carta Inglesa, Francesa ni Holandesa que situé en esta latitud isla alguna. 2º Porque en el Parage que se supone precisamente la deberían encontrar las embarcaciones que hacen viaje a las Malvynas cuya derrota yendo a recalar a la medianía de las Islas para a muy corta distancia donde se supone ésta. 3.° Porque la Isla o Islas de Falkland son las mismas Malvinas asi nombradas por el Capitán Kouley su primer descubridor en el año 1683 de quienes hace mención el Autor del viaje de Anson, hallándose en las cartas Inglesas después de mucho tiempo señaladas con este nombre, no encontrándose en los Diccionarios Marítimos noticias de otras Islas asi nombradas sino éstas. La verdadera latitud de la Punta mas al Norte de la grande Isla Malvina, es de 51 grados 6 minutos observada en este viaje a 5 leguas de distancia de los Islotes Salbages y estando ya conocidas las costas del Norte Sur y Este de las dos Islas solo podrá verificarse el establecimiento del Puerto Egmont en la costa incógnita de el Oeste'.

Datos estos que hemos transcripto, porque evidencian, para la época, un raro desconocimiento geográfico. Desde aquella latitud trató Gil de hacer proa al Sud, pero un temporal del S.O. que se levantó el 19 de febrero, después de media noche, obligó a la Santa Rosa a ponerse nuevamente a la capa, y al día siguiente el carpintero y calafate daban a su comandante el parte que la fragata se rendia por los trancaniles de 1ª y 2ª cubierta y que los baos tenían mucho juego en los durmientes", cosa que comprobó más tarde en una inspección que realizó con los oficiales.

A pesar de que el mantenimiento del rumbo de capa castigaba mucho al buque, recién arribó a las ocho de la noche, encontrándose por los 47° 13' de latitud tirándose entonces a tierra, para tratar de determinar la distancia que media entre Malvinas y Deseado y continuar luego el viaje al estrecho.

Después de experimentar nuevos malos tiempos, que lo hicieron arribar otras tres veces, llegaron a la desembocadura del río Deseado el 4 de marzo. Por la estima, que dice el parte llevaron minuciosamente, apreciaron ser de 60 leguas la distancia que separa el islote de más al N.O. de las Malvinas, "de Santa Cruz o Cavo Barreras, que es la mas próxima del Continente. Y aunque las Cartas suponen esta distancia no más que de 50 leguas y sitúan las Islas 10 leguas mas al Oeste, pueden creerse lo hayan hecho con cuidado los primeros descubridores de ellas, para que los que fuesen al Sur, le diesen mayor resguardo".

A partir del 4, continuaron viaje al estrecho, a corta distancia de la Costa, hasta llegar — el día 8 — a la latitud de 50° 27' y 13 leguas al E. S. E. del cabo Barreras. Por esos lugares soportaron un nuevo temporal que, por las malas condiciones de la Santa Rosa , debieron correr. El mal tiempo, dice su comandante, duró 3 dias, con Igual
fortaleza, haciéndome perder hasta la latitud de 42o 38', imposibilitandome de hacer otra tentativa sin exponerme a gravísimas resultas en perjuicio del Real Servicio
", por lo que determinó, antes de tomar partido, llamar a junta a todos los oficiales, quienes fueron de parecer unánime que debía regresarse al Río de la Plata, cosa que practicaron, llegando a Punta Lara el 26 de abril.

Esos acontecimientos originaron la comunicación del gobernador Bucarelli al ministro Arriaga, fecha 1.° de mayo que obra en la C. de D., enterándonos de un hecho digno
de mención: 'la llegada de una de las dos embarcaciones que sacó de las Malvinas y forzada de los tiempos entró en la desembocadura del Rio Paraná con asombro de cuantos han entendido este suceso, si fuese capaz de hacer el viaje, que debo dudar, y de la otra nada se sabe".

La respuesta de la corte de "que se repitiera el envió de embarcaciones en estación mas oportuna, para no aventurar su consecución, que tanto interesa a su Real Servicio", evidencia, una vez más, la decidida política del rey Carlos III, de no cejar en el mantenimiento de su soberanía sobre lo costa meridional atlántica e islas Malvinas.
 

i1) El Baylío D. Francisco Gil y Lemos fué más tarde figura destacada en la armada española, en la que obtuvo el grado de capitán general. Asistió con el Duque de su mando, a la expulsión de los ingleses de Puerto Egmont, y nombrado un tiempo después gobernador de Malvinas, no llegó a ocupar el puesto, pues a raíz de su ascenso se lo designó jefe de la Compañía de Guardias Marinas del Ferrol. Entre los cargos de importancia que desempeñó, están los de virrey del Nuevo Reino de Granada, Director General de la Armada y Ministro de Marina. Era, dice Pavía, "un modelo de honor firmeza y probidad"; y  su retrato, como todos los que por alguna causa están ligados a nuestro litoral adorna la galería del S.H.
(2) De la Marina Real, de veinte y seis cañones de 8 pulgadas inglesas "en un denominado Puerto Egmont", entonces de ubicación tan desconocida como la misma isla Falkland, cuya existencia debía determinar.
j

 
 
VIAJE DEL PRÁCTICO, PILOTO DON JOSÉ GOICOECHEA, EN EL BERGANTÍN "SAN FRANCISCO DE PAULA". DESDE EL 6 DE ENERO DE 1770, EN QUE SALIÓ DE BUENOS AIRES, HASTA EL DÍA 4 DE MARZO EN QUE INCORPORADO A LA DIVISIÓN DE RUIBALCABA, LLEGA A SAN JULIÁN.el bergantin San Francisco de Paula
La salida de este bergantín se efectuó como lo dice el epígrafe, el día 6 de enero de 1770, con destino a Deseado, en cuyo puerto debía esperar el arribo de la fragata "Santa CsCltalina , al mando del capitán de fragata, Don Fernando Ruibalcaba, y cnambequín Andaluz , mandado por el de igual grado, D Domingo Perler, para seguir luego juntos a las islas Malvinas, en procura siempre de "establecimientos
de ingleses".
El día 12, a medio día, estaba el "San Francisco de Paula", en latitud 41° 54' demorándole la Punta del Sur
de Bahía Sin Fondo (se refiere al golfo de San Matías),
al Oeste, distancia de 13 leguas \
Por las referencias, que no con mucna exactitud da el diario de D. José Goicoecnea (1), al mando del bergantín, es indud que reconocieron la actual península Valdés,
dando los nombres de "San Eufracio, Goicoechea y Trinidad",
a sendas puntas de aquélla, tal vez las que actualmente nombramos, respectivamente, Hércules, Delgada y Lobos.
Fuera de toda duda, el día 7 de febrero avistaron la entrada del golfo Nuevo, cuyos cabos bautizaron con los nombres de "San Joseph , al que ahora llamamos cabo Nuevo y de "San Miguel", a la Punta de las Ninfas (luego Ninfas)
pues dice : "desde el Cabo de Trinidad corre la costa cd Sudueste y° al Oeste hasta finalizar en una punta cortada la cual se
situó como el antecedente (marcaciones a dos puntos ya situados, arrumbamiento al que desea situar y distancia entre ambos determinado por corredera) y le pusimos nombre
de San Joseph. A las 11 y 1 ¡2 avistamos otra punta cortada a la parte del Oeste de la bahía o puerto por lo que seguimos costeando para reconocerla y hallándonos próximo a ella subimos a el tope para descubrirla bien y también por si veia la costa de adentro y aliándonos ya entre puntas no pudimos ver nada por lo que nos persuadimos que esta voca del Sur se comunicase con la del Norte y que dentro seria algún estrecho".
Más adelante, añade: "Situamos esta punta y le pusimos Cabo de San Miguel. La demás costa que se sigue es también formada de barrancos y algunas lomas no muy altas, ésta hurta para el Sudueste alcanzando para el Leste el citado cavo",
referencia a la costa que sigue inmediatamente al Sur de Ninfas.
 

obran en la carta de la costa oriental patagónica e islas Malvinas, del piloto Alejo Berlinguero a que ya nos hemos referido. Dice éste en su Advertencia, "que había navegado en el "San Francisco de Paula como patrón y Contramaestre . tal ver en los viajes de Pando, y lo da como hombre marinero, inteligente y práctico en este Río de la Plata, contrabandista que fué muchos años en la Colonia del Sacramento . En su oportunidad tendremos ocasión de destacar los méritos de este navegante, al tratar'de la acción marítima a que dio lugar la fundación de las primitivas colonias 'le San Jorge, Río Negro y San Julián.
 

Con lo expuesto, surgen estas dos novedades de importancia toponímica: que en el viaje de Goicoechea en el que por primera vez se describe claramente, la entrada de Golfo Nuev o, aun no situado en las cartas y además la causa originaria de la designación del nombre de San José, dada, como es de suponer, en honor de tal piloto al cabo del extremo S. O. de la península, que por extensión y por referencias verbales pudo recibir luego toda aquella. Tal denominación diósele en las cartas españolas impresas, hasta su cambio por la de Valdés, que tomó al levantarse la caleta, que no le fué dada para honrar al teniente de navio D. Cayetano Valdés, segundo comandante de la Descubierto, , sino por su tío, el Ministro de Marina e Indias, D. Antonio Valdés, que fué quien impulsó los trabajos de levantamiento en los dominios españoles de América. Sobre aquel particular, existe una circunstancia curiosa : que el nombre que lleva hoy la península es de inspiración cartográfica inglesa, como más adelante probaremos. (1)
El resto de la relación de Goicoechea, pierde luego
interés. El 23 de febrero el "San Francisco de Paula \
estaba en Deseado; el 28 se incorpora a la división de Ruibalcaba, siguiendo viaje a San Julián, a cuya boca llegan el 4 de marzo, para hacer rumbo directo a Malvinas. Lo que entonces ocurrió, es asunto que por su extensión y consecuencias políticas en el orden nacional escapan al objetivo primordial de nuestras investigaciones. Las presunciones de la Corte de España, hallaban en Puerto Egmont su confirmación. Inglaterra sentaba su pie en la parte Oeste del archipiélago de Malvinas, mirando estratégicamente, hacia la costa oriental patagónica y estrecho de Magallanes.
(1) Monografía del autor: ' Cómo se confeccionó la primer carta impresa de la costa oriental
 
 
 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar