Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Informacion Historica

ACTIVIDADES MARITIMAS EN LA PATAGONIA DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

1785/6/7 - Expedicion del Cp.de navio don Antonio de Córdoba

 


ANTECEDENTES:

Con el abandono de la colonización patagónica desapareció, para las autoridades del virreynato de Buenos Aires, la preocupación marítima por lo que es noy nuestro frente de mar. Libre de la atención de los establecimientos de San José y San Julián apenas si, según después veremos, otras manifestaciones — como la de la pesca de la baile na y acarreo de sal de algunos puertos de la costa — evidenciarían la existencia de ese litoral.
Desengañado el rey de la posibilidad de sacar algún provecho de la colonización marítima ya considerada no omitió, sin embargo, la tarea de los levantamientos que se inician con las dos expediciones de don Antonio de Córdoba al estrecno de Magallanes que pasamos a considerar
Jrara el lo gro de aquella importante finalidad, ordenó Carlos 111 el alistamiento de una expedición confiada al referido capitán de navio don Antonio de Córdoba con la fragata 'Santa María de la Cabeza . (1)

(1) Constituiría su ]ilana mayor el capitán de fragata don temando Miera, el teniente do navio Miguel de Zapiain, los de tragara Tello Mantilla, Dionisio Alcalá Galiano y don Alejandro Bclmonte: Alféreces de navio Pedro de Mesa y Joaquín Blanco; Alféreces de fragata Felipe Pérez de Acevedo y Joaquín Fernández Salvador. Guardiamannas Eugenio de Cárdenas y Remigio Bobadilla ; pilotos Joaquín Camaeho y Antonio Castellanos, pilotines Antonio Castro y Pedro Sánchez, cirujanos Juan Luis Sánchez y Bartolomé de Rivas y capellanes Julián Martiano y José Riquero. Había embarcados a bordo 20 oficiales de mar, 30 hombres de infantería. 10 de artillería, 54 artilleros de mar, 66 marineros, 46 grumetes, 6 pajes, 3 individuos de prisión y 19 criados.

EXPEDICIÓN DE LA "SANTA MARÍA DE LA CABEZA"

La presencia en Cádiz del brigadier de la escuadra, don Vicente Tofiño, a quien debió la marina española la preparación científica de sus oficiales en el ramo hidrográfico, permitió al capitán Córdoba la elección de dos oficiales instruidos "en los estudios sublimes de la náutica que hacía dos años entendían en la formación del atlas de España (1) cuales eran los tenientes de fragata Dionisio Alcalá Galíano (2) y Alej andró Belmonte a quienes corresponderían el peso principal de las observaciones astronómicas y la confección de los derroteros de la zona en que actuaron.
Ade más de estos dos oficiales pidió el jefe de la expedición al piloto don Joaquín Camacho a quien se debe la labor cartográfica de aquélla.
En cuanto a la embarcación en sí, era una fragata de 36 cañones, de casco de madera, que había embarcado 8 meses de víveres y 5 de rgua y leña. c>u material hidrográfico lo daban: dos relojes de longitud y uno de bolsillo, propiedad del teniente Belmonte, a todos los cuales se les dedujo el estado, mediante comparaciones con observaciones de horarios efectuados en tierra.
Quintantes, sextantes y aparatos para observaciones meteorológicas, completaron el instrumental embarcado al que se agregó una copiosa bibliografía sobre "cuantos viajes y relaciones al Magallanes y al Pacífico se han publicado hasta el día por todas las naciones, y se debe hacer justicia de la amistad que les profesa el capitán de fragata don Alexandro Malaspina, teniente de la compañía de guardiamarmas de Cádiz, que atendiendo al bien que resultaría al servicio, de que llevasen completas estas noticias les cedió todos los suyos, y buscó entre otros compañeros los que no poseía, para que ninguno echasen menos de cuantos pudiesen en la ocasión ser útiles . En cuanto a la
(1) Relación del primar viaje al estrecho de Magallanes.
(2) Que dro su nombro a la isla existente en las proximidades de Dos Bíihías.

carta utilizada durante su navegación (1) por nuestras aguas, cate decir fué la de Bellm, que acompañamos. (2) La partida de la 'Danta María de la Cabeza se llevó a cato el 9 de octubre de 1785 tirando a recalar a cato Blanco y avistando la costa recién el 18 de diciemtre por los 51° de latitud estando en las proximidades de Barreras Blancas y Gallegos que reconocieron por los 7 mogotes denominados los Frailes (3). Fondearon al Sud de Vírgenes a los 70 días de navegación. En este viaje, según se deduce por las memorias del mismo, situaron el cabo de Barreras Blancas, punta Sud del río Gallegos y la costa desde este lugar a Vírgenes por los procedimientos que el mismo Cór-dota nos dará a conocer en su segunda expedición.
Después de 7 meses de tratajo, en cuyo lapso se realizó el le vantamiento de las márgenes del estrecho de Magallanes desde el meridiano de Vírgenes hasta cato Lunes, regresó el capitán Córdota a Cádiz alistándose para un segundo viaje que, esta vez, además de completar el levantamiento de aquél, practicaría un reconocimiento más completo de nuestra costa desde cabo Blanco a Vírgenes.

SEGUNDO VIAJE DE CÓRDOBA

Para dicna tarea zarparon el día 28 de septiembre de 1786 los paquebotes "Danta Casilda (4) y "Santa Eulalia (5) mandados, respectivamente, por el capitán de navio Antonio de Córdoba y el de fragata don Fernando
(1) Relación del viaje al estrecho de Magallanes ya mencionada, procedente del Origina] que existe en el depósito hidrográfico de Madrid.
(2) Carta cuya copia, obtenida en la División de Ilidrogralía de Lisboa, fué catalogada . . .

1) Relación del viaje al estrecho de Magallanes ya mencionada, procedente del Origina] que existe en el depósito hidrográfico de Madrid.
(2) Carta cuya copia, obtenida en la División de Ilidrogralía de Lisboa, fué catalogada . . .
en la t-.. tíel o. n. A.
(3) Denominación dada en la expedición de Luayzo.
(4) La plana mayor de este paquebote la daban los tenientes de navio don Miguel Zapiain. José Gardoqui, Cosme Damián Churruca; los tenientes de fragata Lino Trifillo. Pedro de Mesa y Andrés Orive; el alférez de navio Claudio Coig y de fragata Juan Eehenique ; guardiamannas Manuel Solía y Diego Venegas; pilotos Lorenzo Vacaro. Francisco Sánchez y José Díaz Portali; pilotín José Diéguez; cirujano Rafael Gutiérrez; contador Manuel Butis y capellán Tomás Sánchez.
(5) Teniente de navio Francisco Xavier de Uriarte Mendoza; tenientes de fragata Francisco Ri-vero. José Goycoa y Francisco do Pineda; Alféreces Je fragata Clemente Calafat y José Vértiz Verea Guardiamarinas Francisco Benítez y Mariano de Zarate; piloto.-. Antonio Castellanos y Juan de Motas; pilotín Antonio Romero; cirujano Bartolomé Coronilla; contador Cristóbal Fernández .le León y capellán Antonio García Valiente.


 

Miera, (J) que lo había acompañado como segundo en el anterior viaje.
Tales embarcaciones, menores que la "Santa María de la Cabeza , tenían sobre ésta la ventaja de su menor calado y desplazamiento, mejor gobierno y ser forradas en cobre.
Para este viaje pidió también Córdoba dos oficiales que, "versados en la teórica y práctica de observaciones e instrumentos se les pudiese confiar la parte astronómica y geodésica de la comisión' . Fueron éstos "el teniente de navio don Cosme de Churruca y el de fragata don Ciríaco de Cevallos, que la desempeñaron a entera satisfacción del comandante y de cuantos han leído sus excelentes diarios .
El primero desempeñó el cargo de jefe del instrumental Hidrográfico de la expedición, el mismo que había utilizado Tofi ño para los levantamientos de la península, consistente en "un cuarto de círculo de dos pies ingleses de radio, un péndulo, dos anteojos acromáticos, un teodolito, una cadena de 100 pies ingleses y un barómetro marino además de un reloj "de faltriquera" Arnold cedido por Malaspina.

RECONOCIMIENTO EN LA COSTA ORIENTAL PATAGÓNICA

En la madrugada del 15 de noviembre de ese ano de 1786 los paquebotes avistaron cabo Blanco encontrando un bote tripulado por 6 marineros ingleses y un portugués dejados por una embarcación de aquella nacionalidad para hacer acopio de pieles de lobo marino.
"Acosados por los patagones que hicieron dos prisioneros de los que sólo se pudo rescatar uno, pedían ser recogidos en los buques, cuya saludable vista les preservó del fin trágico a que estaban expuestos de entregarse al mar en su débil buque . El jefe de la expedición los admitió a bordo "y los empleó como marineros que mantenía el
(1) Mier*. dio su nombro a la actual punía Dunjencs? cuya posterior designación i»e debe al parecido con tal accidente de la costa inglesa.

Soberano, Señor de aquellas costas y de los buques que los acogía .
Fué en esta oportunidad que se efectuó, como dijimos, el levantamiento de la parte de costa que media entre cabo Blanco y Vírgenes que dio por resultado la carta que acompañamos, copia del original existente en el Depósito Hidrográfico de Madrid.
Para el trazado de la misma se situaron, por el método de Lord Mlllgrave, los accidentes principales en la forma que, textualmente, expone Córdoba en su memoria.
'"''Convenidas ambas embarcaciones por medio de una señal de los puntos cuya posición respectiva se quería determinar, se situaban a una distancia conveniente y en una dirección paralela o aproximadamente paralela a la determinada por los mismos puntos. En estando se disponían cuatro observadores, dos a marcar los tales puntos, el tercero la dirección de la base al otro buque y el cuarto tomaba la altura angular de su tope mayor con un instrumento de reflexión bien rectificado .
kkCuando los observadores de un paquebot nabían ajustado en sus instrumentos los objetos correspondientes se izaba en un sitio notable una bandera para avisar a los del otro que lo biciese y luego que lo conseguían izaban también su bandera que era acompañada de un fusilazo para que en ese momento se anotasen las marcaciones que se nabían procurado tener ajustadas rectificándolas basta aquel instante .
k"Si algunos de los objetos ligados tenía una altura considerable se medía al propio tiempo con otro instrumento de reflexión el arco que subtendía para determinar su altura sobre el nivel del agua, teniendo siempre cuidado, cuando se practicaban estas operaciones de medir la batería y lo que la línea ordinaria de flotación estaba sumergida para averiguar después mediante la solución de un problema sene ¿lio la dis minución de la altura absoluta del tope que se debe medir en el sentido vertical; procediendo

así resultaban dos medidas de cada base, cuya entera simultaneidad aseguraban de su exactitud; y si en su dirección o en su longitud diferían algo, se ¿ornaba un medio .
k"Por una serie, pues, de estas operaciones, y teniendo cuidado para ligar los triángulos de señalar siempre para las marcaciones siguientes uno de los objetos marcados sobre la base anterior se pueden adquirir los elementos precisos para formar la carta de una cosía, sin pisarla y al paso que navega .
fckEl lord Mulgrave tomaba las alturas de los topes con el megámetro de Mr. Chanieres que mide los ángulos con mucha exactitud ; pero de todos modos parecen más seguras las bases medidas según este método que las de corredera, en especial en los lugares en donde el efecto de las corrientes es grande y desconocido. Recogidos todos estos datos, que a s\i tiempo servían con otros para dar rectificada la carta de la América meridional, se llegó a la embocadura de su famoso estrecho'.

PUNTOS SITUADOS

Por el interés que bajo el punto de vista hidrográfico presenta, daremos a conocer cuáles fueron los puntos de la costa que se situaron y por qué procedimientos.
Comprenden en total, 16 puntos así determinados:
Puntas de Puerto Deseado, de Piedras, Desvelo e isla de los Reyes (Pengüm), mediante bases medidas por alturas de topes y marcaciones desde sus extremos, previo cálculo de coordenadas para la punta Sud de Puerto Deseado.
Determinada por distancias lunares la situación de Vírgenes, y con la de la punta Sud Deseado, se le adjudicaron coordenadas compensadas a San Julián, cabo Mirabién, Barrancas y cabo Barreras ya situados en anteriores levantamientos.
La ensenada de los Nodales fué diseñada por el segundo piloto don Francisco Sánchez; la entrada de Dan

Julián dibujada "sobre el plano geométrico de ese puerto inserto en el viaje de Jorge Anson y todos los demás a excepción de las proximidades del estrecho, se sacaron de una carta manuscrita neclia por algunos pilotos (1) de la armada cuyos nombres y apellidos se ignoran por ser la única que se tenía de punto algo crecido y haberse encontrado bastante semejanza en las proximidades del Puerto Deseado*
Las dos puntas del río Santa Cruz, cabo Redondo y la punta N. de la ensenada de San Pedro, se ligaron mediante marcaciones desde puntos de estima referidos, a su vez, a situaciones astronómicas en el mar.
Es de advertir que las posiciones de .Barreras Blancas y punta S. de río Galle gos y en general la costa desde estos puntos a Vírgenes habían sido determinadas en el viaje anterior.
Gomo por entonces no se nabía practicado ningún levantamiento español en la costa oriental de Tierra del Fuego se eenó mano de los cuarterones de Buen Suceso y puerto de Año Nuevo, levantados respectivamente, por Bougamville y Cook, y noticias del viaje de los capitanes Nodal.
La sonda de la carta en general es, sin embargo, la determinada por Córdoba que, en cuanto al por menor de la costa, manifiesta "no se puede responder, porque desde la mar no puede verse sin el riesgo de padecer yerros notables'.
Para concluir diremos que, en Barreras Blancas y cabo Vírgenes, se determinaron variaciones de la aguja eclinaciones magnéticas) por los métodos asimutales corrientes cuyos valores fueron, respectivamente, de 24°
08' y 23" 191 N. E.
(1) Posiblemente .las levantadas un la expedición de Anionm Yiedma a que y.i no* hemos re-ferído.
(d

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar