Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Informacion Historica

ACTIVIDADES MARITIMAS EN LA PATAGONIA DURANTE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

1794 - Expedicion del Capitán de Fragata Don Juan Gutiérre de la Concha al Golfo San Jorge

 


PARTIDA DE LA EXPEDICIÓN CON DESTINO A SANTA MARÍA

La salida del capitán de fragata Juan Gutierre de la Concha, se llevó a cabo el 24 de noviembre de 1794. Tenía a su mando una sumaca (l), en la que embarcó, y un falucho puesto a las órdenes del piloto José de la Peña (2). La primera de las naves nombradas llevaba sobre cubierta, con el fin de utilizarla en trabajos de sonda y reconocimientos menores, una lancha a remo de la corbeta "Descubierta" , de valiente desempeño según comprobaremos.

La plana mayor de ambas embarcaciones — porque los oficiales embarcaban de acuerdo con las necesidades en una u otra — la integraban el piloto Juan de Ynciarte, pilotín Juan Cruz Elguera y oficial aventurero Eusebio Medrano (3) apellidos que asentamos porque a los dos últimos obedecen, respectivamente las designaciones de la bahía, comprendida entre Cabo Raso y Cerro Dan José y la roca del N. E. del golfo de San Jorge.

Iniciado el viaje los dos buques navegaron en conserva hasta las inmediaciones de Cabo Corrientes. Luego el falucho hizo rumbo al río Negro mientras la sumaca, que había recalado por río Colorado para tratar de situar un hipotético banco, siguió su derrota al Sud avistando la parte N. E. de la península de San José (ahora de Valdés). El cruce, durante la noche, del puerto que el capitán de la Concha "tenía noticias estaba cerca de Punta Cantor"  (nuestra caleta Valdés) impidióle por entonces su reconocimiento. Es conveniente decir que ya tenían nombres las puntas de Hércules y de las Ninfas, el cerro de San José y las piedras de Salaberría.

La reunión de las naves de la Concha y Peña se realizó en Santa Elena, puerto que — por haber sido levantado en la expedición de Malaspina 4 años y medio antes y determinada con buenas observaciones sus coordenadas — les serviría de observatorio. Allí se echó al agua la lancha habilitándola para navegar y pertrechándola con 20 días de agua y 40 de víveres. En cuanto al falucho, aligerado de su palo de respeto, alguna jarcia, vino y víveres, se le puso en condiciones de soportar una campaña algo mayor.

La referida lancha fué puesta bajo el mando del piloto Ynciarte (4) encomendándosele "el reconocimiento pormenor de la multitud de islas y bajos que hay a la entrada del Golfo (se refiere al de San Jorge) para lo cual se le entregó el veterano reloj 71 que había sido usado en las expediciones anteriores de Córdoba y Malaspina.
En Santa Elena, Gutierrez de la Concha transbordó al falucho para continuar viaje con Peña y Medrano. El mando de la sumaca recavó entonces en el pilotín Cruz, (5) quien debía permanecer en ese puerto hasta el regreso de Ynciarte. Y una madrugada — la del 10 de diciembre — a fuerza de remos porque la calma a ello obligaba, zarpaban ambas embarcaciones con destino a San Jorge.

Rebasada la punta de San Fulgencio el falucho tiró rumbo directo a la bahía de San Gregorio y la lancha hizo proa a caleta San Sebastián (ahora de la Concepción). Más tarde cruzaría, con pulso firme y ánimo sereno a Dos Bahías .

LEVANTAMIENTO DEL GOLFO DE SAN JORGE

Llegados a Bahía Gregorio pocos preparativos precedieron a trabajos de reconocimiento, lisa misma tarde del 7, simultánemente con el ancla, se arrió el bote de la sumaca y en él saltaron a tierra de la Concha, Peña y Medrano, obteniendo de inmediato la situación de los primeros accidentes de la costa y el contorno de ésta.

Para la ejecución de tales levantamientos procedieron los nombrados a mediciones de bases en tierra desde cuyos extremos situaban, por intersecciones, los, puntos a trasladar a la carta. Levantáronse así todos los puertos, caletas, bahías y ensenadas del golfo de San Jorge en solo tres semanas que transcurrieron en medio de febril actividad no sin experimentar los consiguientes malos tiempos y riesgos.

El hecho de haber estado en peligro inminente de zozobrar en un pequeño seno que está al Oeste de la actual punta de Castillos nos induce a proponer se mantenga, ante la posteridad marinera, el recuerdo de tan destacado jefe, bautizando con su apellido algún accidente de esa región. Hasta el presente, a pesar de los servicios hidrográficos y militares prestados durante las invasiones inglesas, sólo es recordado en nuestra historia como el aludido en la primera letra de una funesta palabra (6).

La marina nacional, institución por antonomasia de caballeros y hombres de honor, verá este modesto homenaje con verdadera simpatía.

ESTADA DEL FALUCHO EN PUERTO DESEADO

En los últimos días de diciembre el falucho fondeaba en Deseado puerto en el cual, como ya se ha dicho, se mantenía una pesquería real protegida por una guarnición militar. (7) En él renovaron la aguada — faena que estuvo a cargo de las indias de la tribu del cacique Vicente cuya mujer, amiga del piloto Peña, lo ordenó — para lo que se dio a cada una de aquéllas, un barril que transportaron lleno a la playa desde los pozos distantes dos leguas del puerto, (alrededor de 14 kilómetros).

El 5 de enero el falucho se tiraba al Norte reconociendo la caleta de cabo Blanco, que escribe de la Concha, que encontró apta para mantener en ella hasta tres embarcaciones. Cumplido tal cometido siguieron viaje tocando en la costa Nordeste del golfo de San Jorge. Fondearon en el puertito de San Antonio, (ahora Huevo), a fin de reparar el palo del buque que se encontraba rendido y dos días después estaban en Santa Elena donde Ynciarte lo enteró del desempeño de sus tareas.

COOPERACIÓN DEL PILOTO YNCIARTE

Después de dos infructuosas tentativas pudo la lancha de Ynciarte, a fuerza, de remos, recorrer la distancia que media entre caleta San Sebastián (ahora de la Concepción, según dijimos) y bahía de San Gregorio. En ella situó los accidentes que le fueron encomendados, tirando varias lín eas de sonda, recorriendo los puertos de San Antonio (ahora Huevo) y Arredondo, levantando puerto Meló y los islotes y "pormenores , en fin, de la parte Nordeste del golfo de San Jorge.

Ynciarte, al igual que sus compañeros del falucho, soportó por allí las penurias que imaginará quien conozca la zona en que actuaron, agravadas, en la oportunidad, por la insignificancia de la embarcación que tripulaban. De ahí que nosotros presentemos ahora su candidatura para que su apellido embellezca espiritualmente un accidente de los que él reconoció, sana tendencia hecha carne en nuestro Servicio Hidrográfico, que no ha necesitado de decretos para iniciar esta obra de justa recordación.

El 27 de diciembre — después de 17 días de señorear el mar en su mísera lancha — estaba de regreso en Santa Elena, a cuyas aguas llegó a tiempo de socorrer a la sumaca a la que un temporal del S. E., después de hacerla garrar, amenazaba dejarla para siempre en la playa. Ya allí calculó — en punta Observatorio, ahora península Elena — el estado de su reloj a fin de determinar las marchas que debían intervenir en los cálculos de las longitudes de los puntos situados.

REGRESO DEL CONVOY EXPEDICIONARIO Y RECONOCIMIENTO DE CALETA VALDES

Recorrido el falucho a la llegada de la Concha y embarcados en él agua y víveres, decidióse el regreso de la expedición. Peña tomó el mando de la sumaca y el capitán de la Concha retuvo para sí el del falucho, en el que también embarcó el piloto Ynciarte.

El primeramente citado piloto, debía hacer su derrota al río Negro mientras el jefe de la expedición trataría de descubrir y situar un río (el Chubut) denunciado por los indios de Santa Elena como existente antes de la llegada a la península de San José. Luego levantaría la caleta que se llamó de Valdés.

El 11 de enero ambas naves salían nuevamente de Santa Elena. Pena trazó una derrota exteriormente paralela al "bajo de Salaberría tirando una línea de sonda por aquella parte" . En cuanto al falucho lo hizo pasando al Oeste de esas piedras por cuanto el diario de Concha nos dice que esa misma noche fondeó frente a una punta situada "a una legua y media al S. de cabo Raso al que llamé del 'falucho" , tal vez a la que posteriormente nuestro Servicio Hidrográfico ha dado el nombre de '"Atrevida 2 , por la corbeta del capitán Bustamante. De haberse conocido con anterioridad la documentación que al presente tiene nuestro Servicio, es indudable no se le hubiera dado sino por el contrario, restituido el que la Concha le impuso.

Continuando su navegación al Norte, siempre a vista de costa, reconoció el golfo de Vera, que todo es playa hasta 1 1/4 legua al Oeste (punta Cros) de la punta Atlas". Avistó así las puntas que él nombró Delfín y Tambo (no Tombo, como nos ha llegado a nosotros) y creyéndose engañado por los indios respecto a la existencia del ansiado río, nombró (8) punta del Engaño a la actual de Castro que precisamente, está en el extremo Sud de la bahía en la que furtivamente desemboca el río Chubut, bahía que por extensión se llamó Engaño.

El engaño, en verdad, no existió por parte de los indios, sino del aspecto del lugar que se presta a ello y a que el tal río, es en verdad poco visible desde el mar.

El 14 del mismo mes entraba la sumaca a caleta Valdés que abandonaron dos días más tarde, cruzando a remo y a media marea las rompientes, con las escotillas calafateadas para evitar la entrada de agua que barrió luego la cubierta.

NUEVO INTENTO DE RECONOCIMIENTO DEL COLORADO Y DERROTA EFECTUADA EN LA COSTA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Llegados al río Negro (día 17) se desembarcó la lancha que traía a su bordo la sumaca aprestando la chalupa "San Juan , de esa comandancia, para que con el piloto don Gerardo de Bordas, capitán de un bergantín de estación allí, completara el reconocimiento hacia río Colorado. La circunstancia de haberse denunciado por esos días la presencia de una nave extranjera por aquel paraje hizo que también se mandara por tierra una partida de algunos peones a caballo.

Peña, que estaba ya en el río Negro a la llegada de su jefe, fué despachado directamente a Buenos Aires mientras Bordas e Ynciarte reconocieron la península de los Jabalíes tomando desde tierra cuantas marcaciones pudieran utilizarse para corregir las cartas de la región, reservándose de la Concha el hacer lo propio en isla de Gamas.
lido ésto (día 28) sin haber visto ni buque ni rastro alguno, despidió el jefe expedicionario la chalupa de Bordas al establecimiento del río Negro emprendiendo entonces el faluch  viaje al Río de la Plata, a vista de costa, reconociendo las islas del archipiélago de San Blas aunque sin poder situar, por impedirlo el tiempo, la desembocadura del río Colorado.

Antes de terminar el viaje se produjo una novedad hidrográfica digna de mención : el reconocimiento desde el mar de la costa Oeste de la provincia de Buenos Aires, hasta entonces pésimamente asentada en la carta. De la exactitud del perfil de la misma habla más claramente la reproducción de la carta que ahora mostramos, copia de la original existente en el Depósito Hidrográfico de Madrid.

En cuanto a la llegada del capitán de la Concha al puerto de Montevideo se produjo el 4 de febrero de 1795, en que se rindió viaje.-

LA TOPONIMIA DEL GOLFO SAN JORGE

El señor Groussac, en su bien inspirado ensayo sobre toponimia patagónica, nos ha dicho que la nomenclatura geográfica del golfo de San Jorge fué dada por el capitán de la Concha para honrar así a jefes superiores de la armadaespañola y a miembros de la expedición de las caletas ''Descubiertas" y "Atrevida al punto que "desde Malaspina al piloto Maqueda no hay uno que se haya omitido .

La susodicha aseveración es exagerada pues no sólo fueron favorecidos algunos de los aludidos sino también un número mayor de funcionarios del virreynato, jefes de expediciones anteriores o capitanes, oficiales y pilotos de naves que recorrieron nuestra costa. Quien compare la relación de las planas mayores de Malaspina con la de los accidentes en cuestión comprobará la exactitud de tal afirmación.

Son nombres de oficiales superiores de la armada los siguientes: (9) Lángara, Borja, Aristizabál, Mazarredo, More no y Ijravina.

De oficiales de la "Descubierta : Cayetano Valdós, Vernacci, Quintano, Viana y Salamanca; de la "Atrevida Galiano, Tova, Robredo, Murpliy y Maqueda; de miembros científicos de la misma expedición (): Pineda, Bauza y Espinoza, además, claro está, de los comandantes de ambas naves: Malaspma y Bustamante.

Son nombres de otros jefes expedicionarios o comandantes de buques, los dados: a bahía Gil, por el capitán de fragata Francisco Gil y Lemos, comandante del chambequín "Andaluz , a quien nos hemos referido oportunamente ; bahía o playa Sanguineto, por el capitán de fragata Pedro Pablo Sanguineto que no sólo navegó en nuestra costa como comandante sino que por espacio de tres años, fué gobernador de las islas Malvinas; caleta Córdoba, jefe de dos expediciones al estrecho de Magallanes en las que se levantó el tramo de costa, comprendido entre Gato Blanco y Vírgenes, trasladado a la primera carta española impresa ; Monte Mayor por el capitán de fragata Fulgencio Montemayor, comandante de la urca "Visitación", que naufragó en Montevideo en 1779 con las familias destinadas a la primitiva colonia de San José y Cerro Ulloa, por el sabio y marino don Antonio Ulloa que aunque no trabajó en nuestra costa viajó a lo largo de ella suministrando interesantes noticias para su derrotero.

Fueron también bautizados otros accidentes con las designaciones, punta del Marqués y rada Tylli, por el marqués de Tylli, jefe de la flota que operó en 1776 contra los portugueses; bahía de Navas, por el teniente de navio que navegó en el "Andaluz con el capitán Perler; las puntas de Taior y Peña por los pilotos de esos apellidos; el arrecife Medrano por el oficial aventurero a quien ya nos hemos referido e isla Ceballos por el teniente (10) de la expedícion de Córdoba.

Unos funcionarios coloniales originaron parecidas distinciones : el virrey Meló y Portugal (que dejó ambos apellidos separadamente impuestos), el virrey Arredondo, el capitán de navio José de Esquerra, que además de haber servido en la escuadra de Tylli desempeñó un alto puesto administrativo en Buenos Aires, cosa que también ocurrió con Casamayor.

LAS DESIGNACIONES VALDES

El nombre de Valdés — mantenido por una caleta, península y puerto — nos obliga a nacer algunas aclaraciones.

Por lo pronto, la de la caleta se dio — según el diario de Gutierre de la Concha — "en honor del Excmo. señor don Antonio Valdés, ministro de marina y protector de la expedición alrededor del mundo" es decir, que debemos rectificarnos en la creencia de que corresponda al teniente de navio Cayetano Valdés, sobrino del anterior y ministro más tarde.

Bautizada la caleta, fueron los cartógrafos ingleses quienes la extendieron a la península que los españoles nombraban de San José hasta algún tiempo después, cosa que también hacíamos nosotros hasta no ha mucho.

La alteración inglesa es posible obedezca a que la caleta estaba ubicada en la parte central de la costa de la península, de suerte, que una vez escrito su nombre convenía por igual a una y otra, dejando la designación San José a la bahía con la que se evitaba una repetición.

Al hidrógrafo Cayetano Valdés, segundo comandante de la "Descubierta" se le "homenajeó — para echar mano al término — en isla Valdés (costa Norte de San Jorge) dándosele el nombre de Cayetano a la bahía vecina. La alusión así presentada era clara : Cayetano Valdés, como para que los investigadores de topónimos no se equivocaran.

Pero he aquí la duda: a poca distancia de esta isla existe un puerto San Antonio, ahora ''Lluevo que claro parecía indicar que el ministro Antonio Valdés no era olvidado por su subordinado de la Concha. Esta designación ¡Oh poder de la cartografía! se debe a los expedicionarios que acompañaron al superintendente Viedma en su viaje al Sud, quien se llamaba Antonio y por quien se le daría a buen seguro.


Notas

1) Esta sumaca es el bergantín Nuestra Señora del Carmen . porque así se dice en la carta del litoral bonaerense que se acompaña.

(2) Quien se interese por la vida de este piloto encontrará una noticia biográfica entregada por el suscripto para ser publicado por el Instituto de Investigaciones Geográficas do la F. de I. y L. de Buenos Aires, acompañando a la carta por él levantada del litoral comprendido entre los ríos Colorado y Negro.

(3) Los oficiales aventureros en la marina española eran aquellos que sin grado alguno, purgaban faltas embarcados en buques destinados a largas navegaciones. Como también se embarcaron como tales a particulares no podemos establecer la condición de Medrano en esta emergencia.

(4) Corresponde a este piloto un cuarterón de la Ensenada levantado en colaboración con el pilólo Pedro de Cervino a solicitud del Consulado, en 1798. Ver reproducción número 66 de la C. de P. del S. II. A.

(5) Aunque en particular no lo diga el diario del capitán do la Concha, es lógico suponer que el pilotín Cruz, en el tiempo que permaneció en Santa Elena, hubiera reconocido por tierra la Bahia Cruz, que empieza inmediatamente al N. de aquel puerto. ¿Este hecho, corriente en tales expediciones, no explicaría el origen de su designación?

(6) La palabra Clamor, formada por la inicial de cada uno de los fusilados españoles en Cabeza del Tigre, en fecha 26 de agosto do 1810 por orden de la Junta de Mayo.

(7) Era su jefe en esa época, el teniente Luis Leite.

(8) De la Concha no lo afirma pero lo hacía así a entender en unos renglones antes de hablar de la punta "que llamé del Engaño"

(9) Los datos biográficos de estos oficiales superiores obran en una recopilación del autor que será entregada a nuestro Servicio Hidrográfico.

10) Ciríaco Ceballos es el nombre del citado oficial. Creemos que es éste el aludido y no el ex virrey don Pedro de Ceballos, porque: a) no dejó de la Concha nombre do militar alguno que no perteneciera a la marina, y b) porque, como es de observarse, los nombres do islas eran dados por apullidos de oficíalos, exclusivamente.

 

 

 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar