Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Legales

Capítulo IX

Exigencias Nacionales e Internacionales en el Almacenamiento de Productos de Consumo en Contenedores Refrigerados. Propiedades de Productos Perecederos. Tablas de Aplicación. Normas Legales Vigentes en la República Argentina.P

La Argentina es reconocida como el potencial de gran provisión de alimentos para el mundo. No obstante ello, aún no ha podido ubicarse en los mercados internacionales como tal dado que, en forma especial, nunca se ha destacado fuertemente en cuanto a su calidad en los productos perecederos. Los productos que lideran las demandas son las carnes, las frutas frescas, los granos y cereales y las hortalizas, pero se debe advertir que lo importante no es promover un crecimiento explosivo en volumen, sino en salubridad y calidad.

 Los productos exportadores justifican éste desaprovechamiento basándose específicamente en los elevados costos para mantener la calidad sin cortar la cadena de frío o de la falta de un coordinado control de esto último al ser transportados sus productos por distintos manipuleos.

 Los productos alimentarios, en su mayoría, son de los clasificados como perecederos y su prolongación de vida con alta calidad competitiva es la base en cuanto a la conquista de nuevos mercados, que posibiliten la colocación de importantes volúmenes con economías de escala, haciendo la producción más rentable y generando relaciones comerciales más amplias. La competencia se trasluce actualmente más en la calidad de los productos que en sus precios.

 La problemática fundamental en cuanto a la calidad den los productos perecederos presenta sus crisis en la cadena intermodal de transporte de refrigerados.

 Si un contenedor refrigerado es movilizado en su transporte por distintas modalidades sin centralizar sus controles técnicos funcionales, resulta muy difícil saber en todo momento dónde y porqué motivo se ha desvirtuado su calidad. El intermodalismo envuelve el traspaso de la carga y la información que la acompaña y en consecuencias cuanto más movimientos se dé, mayor riesgo de pérdidas o deterioros de las mercaderías se generan, a excepción de la existencia de un único contralor.

 Si en la primera etapa, transporte de la mercadería desde la planta productora o embalador hasta su carga en buque en puerto, no existe un  control  monitoreado que centralice la información de su estado, el riesgo de la calidad de los perecederos, es de un alto nivel.

Según un informe especializado europeo, los freight forwarder le apuntan al tramo correspondiente al camión.

 Existe un riesgo aún mayor en cuanto a la calidad de los perecederos desde su etapa inicial, involucrando a la limpieza y recarga de los contenedores en las terminales. Normativamente la unidad debe estar limpia, desinfectada y desodorizada y el contenedor refrigerado apagado en su funcionamiento y la información sobre control atmosférico mantenido en la computadora de la unidad que realmacenará sus valores cuando el contenedor vuelva a ser operado. El peligro se presenta cuando las cargas difieren entre la que ingresa y la que fue cargada anteriormente. Asimismo, en la mayoría de los casos, los conductores que transportan los contenedores no son previstos con la información sobre el contenido de los equipos y sus condiciones atmosféricas que requieren.

 En nuestro país es muy difícil contratar a una compañía de transporte que esté en reglas para trasladar contenedores refrigerados. De conseguirlas, generalmente, sus costos son muy elevados fundados en el costo de capacitación de su personal y la abismal diferencia existente entre los oferentes en esas condiciones y la gran demanda, sobre todo en los períodos de las cosechas.

 Estas realidades hacen que los riesgos de pérdidas y daños en autopistas sean superiores a las que en las vías ferroviarias. Por otra parte un tren que lleva gran cantidad de contenedores refrigerados, usa sólo dos o tres empleados técnicos, mientras que un camión carga sólo uno o dos contenedores refrigerados como máximo y con sólo un empleado no técnico. Sí es verdad, que un desperfecto de un equipo refrigerado es más fácil ser reparado en un camión que en una formación ferroviaria. De hecho, existen más contenedores que llegan al puerto con la temperatura incorrectamente controlada por camión que por tren y un error de tan sólo dos grados en la temperatura interna del contenedor requerida, puede generar un gran problema para la carga. En definitiva, la real ventaja del camión para carga refrigerada se manifiesta en un solo ítem: la velocidad con menores manipuleos.

  De esto se deduce la importancia de un servicio °premium° para cargas refrigeradas, que requieren una gran  atención técnica durante el tránsito de los productos perecederos.

 Este servicio adicional, que normalmente no se incluye en la logística, puede involucrar el uso de camiones con choferes altamente capacitados y entrenados, que chequeen el estado del equipo del contenedor refrigerado en todas sus paradas preestablecidas en su ruta y en consecuencias se tratará de que una mercadería tendrá un valor mayor con incidencia en la cuenta de costos °Empleados por Contenedores° con relación a la misma mercadería transportada en tren y, además, cada movimiento de contenedor refrigerado sobre la ruta requeriría de un generador mientras que los trenes tienen unidades de emergencia múltiples para refrigeradores.

La calidad de los productos perecederos no sólo se cumple con la aplicación de sistemas de atmósfera controlada en los contenedores refrigerados. En éstos sistemas, el oxígeno del contenedor es extraído y reemplazado por nitrógeno, pero la falta del primero implica una gran necesidad de humedad, lo cual requiere un correcto manejo. Es muy difícil que un conductor pueda cumplir con total celeridad estos controles. En cambio, el transporte de carga de productos perecederos en contenedores refrigerados por vías ferroviarias, implica la atención permanente a bordo de la formación por dos o tres técnicos especializados en la materia, en concordancia con el tiempo del recorrido.

 En definitiva, el transporte de carga de productos perecederos en unidades refrigeradas por vías ferroviarias, con la asistencia a bordo de técnicos especializados, permite la aplicación de un sistema que continuamente va siguiendo la performance de la mercadería y notificando al operador: a) si las condiciones de la temperatura se encuentran dentro de las especificaciones, b) la resistencia del inyector de aire y la expulsión del mismo ya condicionado para mantener las condiciones exigidas, c) el porcentaje de humedad existente en la unidad refrigerada, d) la carga de combustible del equipo, e) etc.

 La aplicación de estos servicios sirven como un valor agregado a la seguridad de la carga, asignándoles la más alta calidad de los productos perecederos, en cumplimiento de las exigencias del comercio internacional. Por otra parte, los productores y exportadores  argentinos no deben dejar de pensar que en los principales mercados del mundo tales como la Unión Europea, Estados Unidos de Norte América y Japón, la oferta interna de los productos perecederos no alcanza a cubrir el crecimiento de la demanda, por lo que deben importar gran cantidad de ellos y fijan sus necesidades en vinculación directa con la calidad de los mismos.

 Todos los productos perecederos que entran en el mercado a escala comercial y en especial en aquellos casos que es transportada a una determinada distancia, sean de importación como de exportación, e incluso en el mercado interno, requieren de tratamientos especiales para mantener su calidad con valores óptimos de comercialización y consumo.

 Existen temperaturas recomendadas para cada tipificación de las mercaderías con almacenamiento de larga duración y que son temperaturas reales del producto y no temperaturas del aire. Para el almacenamiento de corta duración son satisfactorias a menudo unas temperaturas más altas. Por el contrario, los productos que han de sufrir daños por enfriamiento pueden conservarse a veces a temperaturas más bajas, durante un corto tiempo, sin ningún daño.

 Las recomendaciones sobre la vida en almacenaje se basan en las normas comerciales corrientes, no incluyendo necesariamente tratamientos más especiales que mantener una graduación adecuada en cuanto a la temperatura y la humedad requerida.

Los valores del contenido de agua y del punto de congelación se dan por determinaciones de laboratorio, pero sólo son aproximados, a causa de la gran variabilidad de los tejidos de las plantas y de los animales y de los propios productos. Las temperaturas de almacenamiento óptima de muchos alimentos están justo por encima de su punto de congelación.

 Los valores del contenido de agua de los alimentos son útiles al técnico frigorista, como base para calcular los calores específicos y el calor latente de congelación. El calor específico se calcula generalmente mediante la fórmula de Siebel, según lo siguiente:

                           C   =   0,0335a  +  0,837 (por encima de la congelación)

                          C   =   0,0126a  +  0,837 (por debajo de la congelación)

 Donde C es el calor específico de la sustancia en kJ / (kg* K) que contiene a  en porcentaje de agua; 0,837 es el valor en kJ / (kg* K) que representa el calor específico de los constituyentes sólidos de la sustancia.

 Las frutas y las verduras frescas son productos vivos y su calor de respiración debe considerarse como una parte de la carga frigorífica en la manutención durante el almacenamiento.

 El contenedor isotérmico permite que todo producto almacenado, ya sea en depósito o transportado, cumpla con ésta conducta de mantenimiento por intermedio del control continuo del sistema de reguladores y registros que integran su equipo de refrigeración.

Las causas del deterioro de la carne, del pescado, de las aves, de los huevos, de los productos lácteos, de las frutas, de las verduras, de determinados productos químicos y farmacéuticos, etc. durante su almacenamiento y transporte, son consecuencias, en su mayoría, por la falta de la utilización y control adecuado de los contenedores isotérmicos o refrigerados.

 Refrigerated Distribution and Storag Facilities presenta una Tabla denominada Requisitos para el Almacenamiento y Propiedades de Productos Perecederos, en la cual se establecen:

      Temperatura de Almacenamiento (°C).

     Humedad Relativa (%).

     Vida Aproximada de cada Producto en Almacenamiento.

     Contenido de Agua por Producto (%).

     Principio de Congelación (°C).

     Calor Específico por Encima del Punto de Congelación (kJ / kg° K).

     Calor Latente kJ / (kJ / K).

Distribuido por:

 Verduras, Frutas y Melones, Pescado, Mariscos,  Carne Vacuno, Carne Porcino, Carne Lanar, Carne Aves, Carne Varios, Productos Lácteos, Productos Avícolas, Confitería, y  Diversos, en el cual aparecen productos tales como Tabaco, Conservas, Café, Levaduras, Productos Químicos y Farmacéuticos.

 En la República Argentina estos controles de calidad se ejecuta a través del SENASA en virtud a la Ley Nacional N°  18.354 modificadora del Decreto Ley N°  9.244/63 que derogó los Decretos N°  17.115/43,  28.278/48, 4.461/59 y 17.456/59.

 Con la Resolución 145/83 se aprueba la Reglamentación de Frutas Frescas Cítricas para el Mercado Interno y la Exportación, modificada en los apartados 73. 85. 98 y 111 por las Resolución S.E.A.G. 499/85, y las Resoluciones 720, 767, 768, 365, 343, 153, 156,  y el Artículo 1° de la 558/71.

 La Resolución 217/86 deja sin efectos lo establecido en el apartado 14, 1) a  del Reglamento aprobado por la Resolución 145/83. La Resolución 390/86 sustituye el texto del inciso c) del punto 1, apartado 14 de la misma Resolución 145/83.

 La Resolución 251/90 modifica los apartados 66, 78. 91 y 104 de la Resolución 145/83.

 La Disposición 29/89 habla sobre las exportaciones con uso industrial de naranjas, limones y  pomelos.

 La Disposición 22/90 se refiere a la extensión de lo establecido por la Disposición 29/89 para mandarinas.

 En cuanto a los productos de las carnes y sus derivados, son exportadas desde la Argentina en estado congelado (- 20° C) o refrigerados (- 1° C). Actualmente, la mayoría de la carga consiste en cortes deshuesados de carne vacuno, embazados en cartón, la mayoría en procedimientos de contenedores refrigerados embarcados.

Todas las carnes son inspeccionadas y aprobadas por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, embaladas en cajas o reses que son estampilladas en concordancia. El certificado de inspección es usualmente acompañado con la documentación de embarque y es parte de la documentación necesaria para exportar.

 El anteriormente mencionado Reglamentación de Frutas Frescas Cítricas, en su Capítulo VII del Transporte, Enfriamiento, Frigoríficos y Cuarentena, en sus artículos 24, 25, 26 y 29, con más sus Resoluciones modificadoras, establece que la fruta destinada a la exportación deberá transportarse desde la zona de producción a los puertos o lugares de embarques, en medios de transporte en condiciones tales que los preserven y aseguren el mantenimiento de su sanidad, calidad y conservación.  Aquellas partidas que son enfriadas en origen deben estar aseguradas de mantener una temperatura lo más cercana posible a la lograda por el proceso de preenfriamiento, de manera que al llegar al lugar de embarque no exceda entre 8° C y 15° C según las distintas especies.

 El preenfriamiento deberá realizare en todas aquellas partidas destinadas a la exportación con excepción de aquellas partidas que se envíen a países limítrofes, o que su transporte sea  Vía aérea o cuando no excedan los diez días desde la fecha de empaque de la fruta y su embarque al país de destino. 

En una misma bodega, entrepuente, plan, camareta, etc. no se pueden embarcar partidas de frutas sin preenfriar con partidas de frutas preenfriadas.

 Para las exportaciones de partidas de cítricos frescos como el limón, la mandarina, la naranja y el pomelo, dicha Reglamentación posee Capítulos específicos para sus tratamientos de sanidad, calidad y envase.

 Para el desverdecimiento o flavedo, eliminación del color verde de la piel, de los cítricos frescos a exportar su procedimiento consistirá con su madurez en cámaras con atmósfera controlada que contenga gas etileno durante el tiempo necesario y en condiciones de temperatura y humedad apropiadas.

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar