Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Volver a Grandes Veleros y Cruceros 
”La Divina” en Gotemburgo

Por Bengt A. Öhnander

Publicado en “Göteborg runt” – diciembre 1993

Traducción:  Monica Sjögren de Willmott

 Los suecos jamás habían salido de sus hogares en tal magnitud  como en el ocho de agosto de 1932 para dar la bienvenida  a una celebridad a la ciudad.  Con la rapidez de un rayo se había propagado por Gotemburgo el rumor de que la actriz Greta Garbo, La Divina, afamada internacionalmente,  estaba a bordo de m/s Gripsholm que ahora se encontraba en la rada de Gotemburgo.

 Garbo inició su fama en 1926 con la película Nostalgia.  Ahora cuando había llegado a la cumbre de su carrera quería tomarse vacaciones y visitar Suecia.  La oportunidad llegó el verano de 1932.  En secreto fue “contrabandearla” abordo del Gripsholm en el muelle 97 en el puerto de Nueva York y fue escondida por el Capitán Sven Lundmark y los oficiales Gösta Sjögren y Hans Hansson.

 Sin embargo, el rumor de que Garbo regresaba a su patria,s e había diseminado entre los periodistas y fotógrafos americanos.  Estos lograron subir al buque y buscaron por todos lados sin encontrar a la gran Estrella.  Cuando el buque  había soltado amarras se había juntado una gran multitud con la esperanza de ver a la Belleza.  Los oficiales trataron de convencer a la Garbo que saliera, pero ella se negaba.  Entonces se les vino la idea de disfrasarla en el saco del uniforme de Lundmark y la gorra de Hansson, que bien cubría su cabello.  Esto le gustó a Garbo y se atrevió a salir a cubierta.  El público no reaccionó.  Finalmente, desde el puente saludó a los admiradores americanos y se sacó la gorra, dejando caer su cabellera.  Ahora si fue descubierta por la masa de gente ante gritos de júblilo.

 Durante el viaje La Divina no se mezclaba con los otros pasajeros, pero a veces se dirigía al puente y a los oficiales, los cuales consideraba un grupo neutro e inofensivo.  Fumaba y tenía la mala costumbre de tirar el pucho sobre la cubierta.  Gösta Sjögren le informó una vez de que eso era completamente prohibido.  Sjögren se ofreció a tirar el pucho al mar, pero antes de hacerlo tomó una profunda pitada del cigarillo.  ¿Quién no lo haría con un cigarillo que La Divina había tenido entre sus labios? (nota del traductor:  Papá niega esa versión, él  era un gran fumador y era prohibido fumar durante la guardia!).

 A Greta Garbo le gustaba mucho jugar a “shuffleboard” en la cubierta.  Un día acordó con Sjögren una partida a las 14 horas.  Un buen rato antes de la hora señalada Sjögren llegó a la cita, pero Garbo no.  A las 14.20 se terminó la paciencia de Sjögren y se fue a su cabina para descansar.  A las 14.30 llegó Garbo,  y  se mostró visiblemente ofendida  al no encontrar al oficial.  Pidió que le buscaran inmediatamente.  Sjögren, que se había quedado dormido, llegó a la cita algo somnoliento y malhumorado.

"¿ Habíamos acordado jugar y usted se acuesta a dormir?!", reprochó Garbo.

 "Si, la cita era para las 14 y esperé 20 minutos.  Entonces no creí que la señorita Garbo vendría".

 "Usted me sorprende sobremanera.  No podía esperar hasta que yo llegara?, si es que me retraso hasta hombres muy  importantes lo hacen."

 A esto Sjögren le contestó: "Puede ser, pero yo no".  Esa replica fué suficiente para que en ese viaje La Divina no se hiciera la diva.

 Cuando el buque amarró se había juntado una enorme masa de gente para poder ver la actriz  mundialmente celebrada.  Al subir en el auto del armador Axel Broström, casi hubo pánico.  Sin embargo, La Divina logró escapar a unas vacaciones tranquilas en algún lado de Suecia.  (Nota del traductor: según mamá, las esposas de la tripulación estaban furiosas, la muchedumbre no les dejaba acercarse al buque para ver a sus queridos!)   

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar