Historia y Arqueología Marítima  
HOME

Mar del Sur

ÍNDICE NAUFRAGIOS Pcia BsAs

 

Como haciendo ostentación de misterio, los restos de esta embarcación están situados entre los actuales balnearios San Bernardo del Tuyú y la Lucila del Mar, en la perpendicularidad de la calle Rivadavia con el océano. Su posicion exacta es: S36° 40' 07,5'' - W56° 40' 40,4''.-

      En una gran bajante registrada el 20 de setiembre de 1986 he visto la caldera en toda su magnitud, único resto visible emergente de las aguas con un supuesto radio que no excedía el metro setenta centímetros (la otra mitad aparentemente estaba enterrada en la arena) y en torno a ella aparecían partes irreconocibles y aisladas.

      Además, he detectado a una notable distancia de la misma, pequeños restos de hierro emergentes de la arena, pero en lo seco, que presumiblemente serían vestigios del casco.

      Esta embarcación de matrícula argentina hacía regularmente el servicio entre Buenos Aires y los puertos del sur como las encalladas posteriormente Vencedor  y Triunfo y pertenecía a la misma empresa que el Mar del Plata y Monte Protegido. Su  armador era Pablo Arena y tenía sus oficinas en Defensa 133 de esta capital.

   En el diagrama del movimiento porturario de los diarios de la época, el Mar del Sur  aparecía efectuando viajes a Mar del Plata y Necochea.    

      
A partir del 9 de marzo de 1923 estando en el Riachuelo, dejó de aparecer en el diagrama marítimo (no hay indicación de viaje o reparaciones) y es mencionado esporádicamente en alguna referencia informativa del puerto de Quequén o en las noticias publicadas a raíz del conflicto que hubo con personal de los buques de cabotaje.

      Si bien la nave encalló el 9 de noviembre de 1924, la primera notica apareció el día 17 y en este caso el diario La Prensa anunció:

"El vapor mar del Sur encalló en Punta Médanos. Un temporal lo arrojó sobre la costa.
Según una comunicación del encargado del faro de punta Médanos al Ministerio de Marina, el vapor argentino Mar del Sur ha sido arrojado sobre la costa a causa de que el temporal le causó varias averías y le inutilizó la hélice.
De las 29 personas que componen la tripulación cinco bajaron a tierra en un bote y se alojaron en el faro.
El armador del citado vapor, Pablo Arena, recibió noticias del accidente que parece es de importancia, pues estando fondeado por el temporal perdió las anclas y fue echado sobre la costa donde la profundidad es muy escasa.
El Mar del sur salió de este puerto el 8 del corriente para Mar del Plata y Necochea, con 480 toneladas de mercaderías generales, artículos de almacén y de corralón, al mando del capitán Gaspar Zaputovich y debía llegar a su destino el día 11... El Mar del Sur es de 282 toneladas de registro neto, construido en Gasgow en 1900. Se llamaba anteriormente Imperator y era de bandera brasileña, mide 150 pies de eslora y 33 de ancho.
El señor Arena recibió ayer nuevos informes de su representante en Mar del Plata y de ello resulta que el barco se encuentra sobre la playa en un paraje de poca profundidad.
Al costado del vapor hay en marea alta siete pies a popa y cuatro aproa. El Mar del Sur además hace agua y parte de la carga está en averías.
La operación de descarga del buque tendrá que efectuarse con elementos enviados por tierra por cuanto no es posible que puedan aproximarse a su costado lanchas remolcadores por la poca profundidad que allí existe.
Su armador resolverá hoy la forma en que se intentará el salvamento de la carga...

General Madariaga. Nov 16. ... como el temporal arreciase y las bombas de achique no fueran suficientes se acercó a la costa el miércoles 12 del corriente, embarrancando definitivamente. el vapor que había roto en las maniobras su segunda hélice y había quedado sin gobierno, en los días siquientes fue arrastrado por un canal paralelo a la costa que corre entre los bancos a veinticinco kilómetros de Punta Médanos donde encalló.
Informan que hoy se considera definitivamente perdido. Su tripulación se ha salvado totalmente y está alojada en el faro mencionado.
El vapor está a cincuenta metros de la playa y a su bordo se hallan el capitán con dos hombres escogidos. Se dice que no está asegurado.
El capitán estaba enfermo en el momento del siniestro.
.................
No se ha resuelto aún definitivamente la forma en que se intentará el salvamento del vapor argentino Mar del Sur... Hoy se resolverá el envío de peones y elementos para proceder al salvamento por tierra del cargamento que tiene el barco.
En cuanto a la versión de que el barco estaba al mando del contramaestre cuando se produjo el accidente, el armador nos ha comunicado que no es exacta, pues se encontraba en el puente de mando el capitán, el primer oficial y el contramaestre.
El capitán se enfermó después a causa de una herida que recibió".

Posteriormente se interrumpió el seguimiento del siniestro hasta el 7 de diciembre, que el mismo matutino con una fotografía de la nave semi hundida detalló instancias del salvamento y del incendio declarado a bordo:

"Se considera perdido el vapor Mar del Sur que encalló frente a la costa de Médanos. Un incendiio destruyó casi totalmente el buque y el cargamento.
El armador Pablo Arena que regresó de General Madariaga nos ha comuicado que puede considerárselo perdido después del incendio que se produjo a bordo.
Su armador, de acuerdo con las compañías aseguradoras de la carga, resolvió que el salvamento de ésta se efectúe por tierra por medio de carros. Después de haberse conseguido salvar únicamente treinta y cinco toneladas de su cargamento, se declaró un incendio a bordo cuyo origen no ha podido conocerse, el cual destruyó casi todo el vapor y la mercadería que aún tenía en sus bodegas.
El Mar del Sur ha quedado con el cassco también en gran parte averiado de manera que en tales condiciones puede considerarse perdido y será abandonado por su armador, quien estima los perjuicios en la suma de 160.000 $ m/n.
El citado vapor no estaba asegurado, lo había sido la carga que se ha perdido casi totalmente".

      
De acuerdo con la información suministrada por el Ministerio de Marina de Río de Janeiro, aparentemente complementadas en los registros del Lloyd's de 1924-25, el Mar del Sur (ex Imperator y ex Montenegro) fue construido por el astillero Murdock & Murray (Glasgow) en febrero de 1900.

      En julio de 1909 tuvo su tercera inspección de clasificación especial en el puerto de Pará (noreste de Brasil) y luego fue registrado en el puerto de Buenos Aires sin poder precisarse la fecha.

      El fabricante de máquinas era D. Rowan & Co. (Glasgow), lanave poseía una potencia de 80 HP, una caldera simple, tenía un registro bruto de 402 toneladas y neto de 282.

      Respecto al siniestro no se publicaron muchos detalles y la divulgación oral produjo una variada y no menos extraña simultaneidad de versiones.

      En mi búsqueda de mayor cantidad de información viajé a General Madariaga y tuve la suerte de llegar al Sr. Gabino Raúl Quiroga, residente en la ciudad de Villa Gesell y nacido el 26 de octubre de 1908.

      Evocó en el día de la encalladura un gran temporal, con fuertes vientos y olas de gran altura y para dimensionar la magnitud de esta tempestad, contó que una madera supuestamente proveniente de la embarcación e impulsada por el viento, le golpeó la cara produciéndole una profunda herida en el labio superior dejándole hasta hoy la cicatriz.

      El Sr. Quiroga, que en ese entonces tenía 16 años, iba con algunos vecinos en un carro de cuatro ruedas a comprar mercadería del barco... Cruzaban por la estancia San Bernardo y tomaban un camino directo que desembocaba en la playa donde la nave estaba varada.

      Entre la carga que transportaba el vapor había artículos de ferretería (alambre, cajones de tornillos), máquinas de coser, más de trescientas bordalesas de vino de doscientos litros cada una, platos de loza, fuentones de acero, tanques de nafta, gran cantidad de cajones de color colorado con productos de la fábrica de automóviles Studebaker, maderas que, de acuerdo con la versión de Quiroga, fueron rematadas en el lugar, productos alimenticios y de limpieza y tres automóviles (uno flamante, embalado en un cajón --no se puede precisar la marca--) y dos Ford T  aparentemente usados.

    
 Muchos vecinos habrían comprado los productos que se pudieron rescatar, preferentemente de tipo alimenticio, bolsas de yerba y de harina. Estas, aún mojadas, se aprovechaban en forma parcial pues al formarse el engrudo impedía más saturación de agua: un vecino de la zona contaba que de setenta kilos se salvaban más de cincuenta.

      Según Quiroga, uno de los Ford T fue adquirido por el señor Gasbarro y Lulo Gasparri me había comentado que uno de esos autos, luego de pasar por muchos propietarios, fue comprado por Domingo Aranda (fallecido el 26 de julio de 1984) con quien no tuve oportunidad de dialogar.

      Supuestamente en 1940 dicho vehículo fue vendido como chatarra, algo quizás improbable atendiendo a los pocos años transcurridos, pero comprensible a la vez por las palabras de Lulo dando cuenta que "el automóvil quedó tirado en e l campo cuando Aranda se ausentó de estos pagos. El venía muy pocas veces al pueblo y al auto lo tuvo muy poco tiempo".

      
Consultado uno de los hijos del señor Aranda a pedido mío por Lulo en 1984, le expresó que jamás había escuchado el relato del automóvil y que en ese tiempo su padre era soltero.

      Sería imposible hoy saber si Aranda y Gasbarro habrían sido alternativamente propietarios del mismo auto.

     El señor José Goñi, mayordomo de la estancia San Bernardo fue quien proveyó de carne y víveres a los tripulantes, pero se dice que como no le pagaron los servicios, embargó los botes de salvamento que durante mucho tiempo permanecieron en un galpón en el actual puerto de General Lavalle.

      Algún narrador recordó que la nave estuvo estrictamente custodiada y al poco tiempo se incendió, ardiendo varios días produciéndose fuertes explosiones.

     Pude obtener la versión del señor Reynaldo Quiroga a través de don Lulo Gasparri, quien me escribió "mate de por medio fuimos acordándonos de esos años".

     
 Reynaldo concurría a la Escuela Nº 6 próxima a la estancia San Bernardo que distaba del mar más o menos diez o doce kilómetros e iban a comprar mercadería de la nave.

      Muchas de las personas que entrevisté cursaban en esa escuela y recordaban que a través de los médanos se veía el resplandor del fuego y la intensa humareda.

      No es mi estilo publicar o hacerme eco de versiones que pudieran comprometer a los protagonistas de entonces, pero la tradición popular circula con tanta facilidad interpretaciones sugestivas respecto a detalles del incendio, que no es sencillo decantar exclusivamente la realidad.

      El seguimiento de este caso no tuvo continuidad cronológica en la prensa ni demasiada minuciosidad informativa.

      Lo curioso es que a partir de los primeros meses del año 1925 el Cruz del Sur apareció en el registro portuario haciendo viajes a la costa sur.

     Como si hubiese argumentos secretos donde se dimensionan los hechos porque por una desconocida premonición de la tradición oral, también se le atribuía ese nombre a la nave que nos ocupa... fantasía de los naufragios...


La historia de Gaspar Zaputovich
capitán de ultramar del Mar del Sur


Nació en Lepetane (Dalmacia, Austria; hoy Montenegro, Yugoslavia), el 5 de enero de 1857.

     Ejerció su profesión realizando muchos viajes y en Montevideo conoció a Inés Masiá, hijaa de Ginés Masiá (español) y Margarita Tolet (francesa).

     Se casaron en 1890 y tuvieron dos hijos, Gaspar (fallecido de muy pequeño) y Trifón.

     Luego, instalados en Buenos Aires, nacieron cinco hijos más: Margarita, Julio, Ana María, Inés y Uros.

     Fue capitán del primer buque de pasajeros que tuvo la marina mercante argentina en 1896, el Britania, y práctico del Río de la Plata (matrícula número 11), armador y accionista de compañías de navegación.

Estuvo vinculado por la amistad y el trabajo con pioneros de la actividad naviera del Río de la Plata como Nicolás y Miguel Mihanovich, José B. Lussich, Julio Gopcevich y los capitanes Nicolás Dabinovich, Bratosevich, Milovich, Spiro, y pioneros de la actividad patagónica entre otras, las familias Pechar y Martinovic.

     Desarrolló también tarreas comerciales y agropecuarias en Buenos Aires, Villarica, Punta Arenas y Asunción.

     Algunos de sus descendientes siguieron el camino del mar, su hijo Trifón, egresado de lass primeras promociones de la Escuela Nacional de Náutica, fue Pilotín en la marina mercante argentina navegando el océano Atlántico desde muy joven.

     En agosto de 1912, a la edad de 21 años, regresando de Brasil pereció en el naufragio del vapor Colastiné... un siniestro del cual nunca se conocieron los detalles.
Su otro hio, Uros, ingresó a la Escuela Naval Militar en 1925, y se recibió de Guardiamarina en 1930, revistando en la entonces Marina de Guerra hasta 1944.

     Navegó en buques mercantes y también se desempeñó como práctico del Río de la Plata.

     Uros falleció en 1976 a los 68 años y por su expreso sus cenizas fueron arrojadas al mar.

     Sus nietos también siguieron esa vocación. Gaspar (hijo de Julio) nacido al día siguiente de la muerte de su abuelo, se recibió de Guardamarina Ingeniero Maquinista en 1948; Héctor Walter (hijo de Uros), egresado de la Escuela Nacional de Náutica Manuel Belgrano, fue el capitán más joven que tuvo hassta hoy la marina mercante argentina y se inició en el buque Mar del Sur, curiosamente el mismo nombre de la última embarcación que navegó su abuelo.

     En la bóveda del cementerio de la Chacarita, donde reposan sus restos, hubo hasta 1987 (cuando fue robada) una placa de bronce con decoración marinera que decía:


                                                  Capitán Gaspar Zaputovich
                                 Falleció el 8 de junio de 1926. Su vida fue el mar.
                    Su amor , el tranquilo hogar. Su esposa e hijos a su eterna memoria.

copyright © Adriana Silvia Cristina Pisani


lucilanet_libro

 

         

     Estado del pecio en 1985, solo sobresalian las calderas.

 

 

 

 

Carlos J. Mey / Miguel A. Galdeano

Este sitio es publicado por la Fundación HISTARMAR - Argentina

Dirección de e-mail: info@histarmar.com.ar