Historia y Arqueología Marítima  
HOME

NAVARCHOS KOUNDOURIOTIS

ÍNDICE NAUFRAGIOS Pcia BsAs

 

 Liberty griego de casco de acero, construido en el año 1944 en el astillero Todd-Houston Ship Building Corporation, de Houston, Texas, con el nombre de CYRIL G. HOPKINS y completado con el nombre de NAVARCHOS KOUNDOURIOTIS, para John S. Carras, de Chio, Grecia.  En 1962 fue vendido a la empresa Maritime Enterprises “Cardamyla” (A. Lusi Ltd., Londres).

Sus dimensiones en pies eran: 441.6 x 57.2 x 27.9 y un registro grueso de 7.313 toneladas.

Estaba propulsada por una maquina alternativa a vapor tipo Reheater, que generaban 2.500 iHP, construida por Willamette Iron & Steel Corp., de Portland, Oregon. El vapor era suministrado por dos calderas de petróleo, con lo cual podía desarrollar una velocidad de 11 nudos.

El 29 de octubre de 1964, luego de zarpar de Mar del Plata con un cargamento de 10.500 toneladas de cereal destinadas a Marsella, Francia, varó aproximadamente a 200 metros de la boca del puerto y a 500 metros de Playa Grande.

La nave se fracturó a la altura de la bodega  № 3 y se inundó la sala de máquinas.

Los dueños abandonaron la nave y los restos fueron vendidos como chatarra a una empresa norteamericana.

Un naufragio que provocó una catástrofe frente a Playa Grande (Diario La Capital, 4 de Julio del 2009)

Las dificultades que existen en el puerto de Mar del Plata para que los buques operen en condiciones de seguridad, trajo a la memoria un episodio ocurrido hace más de 40 años.

imagen

En 1964 el buque Navarchos se partió en dos al salir del puerto y quedó varado durante años frente a Playa Grande, provocando una catástrofe económica y ambiental en la ciudad. Es que se teme que, a causa de la escasa profundidad del canal de acceso, se repita lo que le sucedió al carguero griego Navarchos, un buque que encalló en 1964 cuando salía del puerto con sus bodegas y tanques de combustibles completos. Este accidente dio lugar a una catástrofe con consecuencias económicas y medioambientales que persistieron durante varios años.

El buque abandonó los muelles a las 23 del 20 de octubre de 1964 y comenzó a abandonar lentamente la ciudad. Pero cuando llegó a la desembocadura del puerto rozó con el banco de arena y el casco se partió en dos. El capitán tuvo reflejos rápidos e hizo lo imposible para que la nave no quedara varada ese lugar, lo que hubiera obligado a cerrar el puerto local. Con el casco seriamente averiado la tripulación continuó a bordo y logró que el buque llegara al exterior de la estación marítima local.

El buque comenzó a hundirse a unos 500 metros de Playa Grande y a unos 200 metros de la salida del puerto, donde permaneció durante años.  El Navarchos era un granelero de bandera griega de casco de acero, construido en 1944 en un astillero de Texas, en Estados Unidos. Pesaba unas 8 mil toneladas y medía alrededor de 440 pies de largo. El accidente se produjo mientras llevaba a bordo más de 10 mil toneladas de cereal que había sido cargado en los silos marplatenses.

Según los informes de la época, la escasa profundidad del canal de acceso y la presencia de un enorme banco de arena -similar al que existe ahora- fueron las principales causas del incidente.  Los 33 tripulantes del Navarchos fueron rescatados de inmediato, pero lo peor vino después. El barco, partido en dos, no pudo ser removido así que permaneció en ese mismo lugar durante muchísimo tiempo. Si bien el capitán pudo evitar que la nave quedara en medio de las escolleras, no logró alejarlo lo suficiente de la entrada al puerto.

Por ese motivo durante bastante tiempo los pescadores tuvieron que tener muchísima cautela cuando maniobraban por la zona.  A las lanchas amarillas se les prohibió por completo realizar capturas en ese sector, en una época en la que el pescado solía habitar mucho más cerca de las playas que ahora. Igualmente, la fauna marina ya estaba condenada. A pocos días del accidente comenzó a salir del interior del barco una gran cantidad de combustible que contaminó toda la zona.

El verano de 1965 fue el peor de la historia para los concesionarios de Playa Grande. La arena se tiñó de negro y ningún turista pisó los balnearios. Para colmo, el cereal que llevaba a bordo comenzó a descomponerse provocando un olor insoportable. El Navarchos comenzó a hundirse y a desintegrarse y pasaron varios años hasta que fue retirado, aunque parte de su estructura continúa oculta bajo el mar.

 

 

 

 

Carlos J. Mey / Miguel A. Galdeano

Este sitio es publicado por la Fundación HISTARMAR - Argentina

Dirección de e-mail: info@histarmar.com.ar