Historia y Arqueología Marítima

HOME LA PERDIDA DEL "ASSOCIATION" INDICE ART. REVISTA GUARDACOSTA

Fuente: Revista GUARDACOSTA- N°18   Año 1968    Autor: John Morriot

Las circunstancias, y la posición exacta de la varadura del buque insignia de Sir Cloudesley Shovell, el "Association" (96 cañones), el "Eeagle" (70 cañones), el "Romney" y el "Firebrace" (brulote), han sido durante mucho tiempo materia de especulación.

No hay duda que Sir Cloudesley, que había sido comandante en jefe en el Mediterráneo, volvía con su flota de 15 buques de Gibraltar, desde donde había partido el 10 de octubre de 1707. El tiempo había sido malo durante casi toda la travesía, con lluvias que habían reducido la visibilidad, y para el 22 de octubre el piloto de Sir Cloudesley se había francamente extraviado. Por consiguiente, Sir Cloudesley hizo al mediodía señal de ponerse al pairo, y que todos los pilotos subiesen a su bordo para conferenciar acerca de su posición.

Los informes de la época dicen que "la flota se puso al pairo en 90 brazas". Este sondaje puede haber confundido a los pilotos, porque en la reunión, todos, salvo uno, decidieron que estaban frente a Ushant. Su estima pedía, en efecto, haberlos llevado a esta localidad, y dado que la isobata de 100 brazas pasa bien al oeste de Ushant y luego sigue un rumbo noroeste, un sondaje de 90 grados hubiese servido para confirmar esa estima. En efecto, como veremos más tarde, la flota se encontraba a sólo unas diez millas al sudoeste de las Scilly, en una profundidad no mayor de 50 brazas. Como pudo hacerse un sondaje tan extremadamente impreciso, es cosa que no se sabe.

El único piloto disidente fue el de la fragata "Lenox", quien aseguraba firmemente que se hallaban dentro de las tres horas de navegación de las Scilly. Corrió además el rumor de que un joven marinero del "Association" había afirmado públicamente que el también pensaba que estaban cerca de las Scilly, y que había sido rápidamente hecho ahorcar por Sir Cloudesley por su temeridad al atreverse a hablar. Parece una historia difícil de creer, porque en principio, es dudoso que alguien prestase atención a la opinión de un joven marinero, y en segundo lugar, porque Sir Cloudesley era un hombre bondadoso.

Sin embargo, queda el hecho de que la flota estaba mucho más cerca de las Scilly de lo que nadie había pensado, y esto se debió probablemente a la fuerte norestada que se experimenta frente a Ushant y alrededor de las Scilly en ciertas épocas —la misma que hizo del "Torrey Canyon" algo tan problemático.

Aparentemente la conferencia continuó hasta bien entrada la tarde, pero no fue sino hasta las 6 p.m. que se dio la señal de seguir adelante. En torno a esto se ha conjeturado que alguna formidable fiesta se habría celebrado a bordo del "Association" para celebrar la vuelta al hogar, y que eso supone que habría habido mucho para beber. Una vez más parece esto inverosímil. Es mucho más probable que' el llevar a los pilotos nuevamente a sus buques en medio de un tiempo que empeoraba rápidamente haya insumido hasta las 6 p.m.

Antes de hacerse nuevamente a la vela, Sir Cloudesley había despachado a sus tres fragatas de exploración, "Lenox", "La Valeur" y "Phoenix" a Falmouth, con orden de convoyar ciertos buques mercantes allí reunidos. A pesar del piloto de la "Lenox", quien evidentemente no había tenido el valor de sus convicciones, los tres buques se vieron muy pronto en apuros. La "Phoenix" chocó contra una roca y quedó tan malamente averiada que tuvo que ser llevada a la playa, y la "Lenox" y la "La Valeur" efectuaron un más arriesgado pasaje entre las rocas del sur de las Scilly, pero finalmente cruzaron con seguridad y anclaron en Broad Sound, al oeste de la isla de St. Agnes.

Estas tres fragatas iban, según lo acostumbrado, a la cabeza de la flota, pero como habían sido destacadas, el mismo Sir Cloudesley, en el "Association" se puso al frente, y puso rumbo noroeste, que era el correcto para ir al Canal, de haber estado aquél donde pensaba que estaba. Eran entonces las 6 p.m., con viento del sudoeste, soplando con fuerza de temporal, lluvias ligeras y rocío, y visibilidad reducida a más o menos una milla. La flota debe probablemente haberse dispersado, y debe haber corrido a unos buenos ocho nudos con viento de estribor, enfilando rectamente hacia las Scilly.

Así estaba preparado el escenario para uno de los más grandes desastres que haya jamás conocido la Armada Real: la pérdida de cuatro excelentes buques y 1500 oficiales y marineros, incluyendo su comandante en jefe, el jefe de su escuadra y cuatro capitanes de buque.

La historia de las encalladuras ha de ser reconstruida a partir de los extractos de diarios llevados por diversos oficiales de los buques que quedaron. Estos extractos son citados en una relación del desastre escrita por J. H. Cook, publicada en 1883, y que se encuentra aún en la biblioteca del almirantazgo.

Los relatos de los diarios difieren a veces en forma considerable. Al parecer, algunos buques avistaron los escollos a las 7,17 p.m., mientras otros no tuvieron noción del peligro hasta las 8,30. No puede darse explicación alguna para esto, a menos que ocurriese que algunos buques no hubieran ajustado sus relojes con la hora del meridiano de Greenwich mientras otros sí lo hacían.

La narración más exacta es probablemente la de Joseph Lynn, capitán del "Somerset". Ella reza así:

"Tiempo brumoso con lluvia leve. A las 8 vimos el extremo occidental de las Islas de Scilly situadas al norte. A las 8,30 perdimos de vista la luz del almirante y vimos el faro de Scilly 3 millas al NNE. Una hora después vimos y oímos muchos cañones disparados en varios lugares, lo que supusimos provendrían de los buques en peligro".

El faro de las Scilly a la que se hace referencia es claramente visible en las antiguas cartas, y estaba en la isla de St. Agnes, y si el relato de Joseph Lynn es correcto, esto ubicaría al "Somerset" bien pasado el extremo sudoeste de las Scilly. Si la luz del almirante a la que refiere era la del "Association", entonces podría presumirse con certeza que cuando se le perdió de vista, el "Association" iba én cabeza y el rumbo era noreste. De esta manera, el "Association" habría sobrepasado aún más al extremo sudoccidental y se estaría aproximando a St. Mary's. Por otra parte, el "Royal Ami" era también buque insignia, y Lynn puede haber estado refiriéndose a sus luces.

Desde el desastre se sabe muy bien que el "Association" encalló en el Gilstone Ledge, pero lo que ha complicado todos los intentos de fijar su posición exacta, es que hay dos Gilstone Ledges (arrecifes) frente a las Scilly. Uno, conocido como el Exterior está en el extremo sudoeste, y el otro, el Interior, se halla frente a la isla de St. Mary, al sur.

De acuerdo al relato de Joseph Lynn, el "Association" había a las 8,30 sobrepasado el Gilstone Exterior y se aproximaba al Interior, y en realidad, si las presunciones hechas anteriormente son correctas, se hallaba tan sólo a cerca de cuatro millas de él. Si siguió rumbo noroeste a 8 nudos podría haberse estrellado contra el arrecife más o menos a las 9,10 p.m., lo que se aproxima mucho a la historia de Joseph Lynn, en cuanto a que había escuchado cañones "una hora después".

El cuerpo de Sir Clodesley fué hallado a la mañana siguiente en Porthellick Cove, en un punto ubicado a más o menos una milla del Gilstone Interior, y esto podría hacer creer que el encallamiento tuvo lugar en las rocas interiores. Pero de los otros relatos llegados hasta nosotros, dos hablan de las rocas Bishop y Clark, las cuales están en el extremo de la punta sudoccidental y cercanas al Gilstone Exterior.

El relato más autorizado es el contenido en la "Gaceta de Londres" para el 30 de octubre al 7 de noviembre de 1707. Dice así:

"El capitán Piercy del "Firebrand" informó que más o menos a las siete y cuarenta y cinco de la noche oyó que el almirante disparaba un cañón, e inmediatamente perdió de vista sus luces. Pronto se dio cuenta que el almirante estaba perdido, estando en ese momento sobre las rocas llamadas Bishop y Clarks".

Aunque el "Firebrand" se fue a pique, el capitán Piercy y 22 tripulantes se salvaron, y su historia parece ser el único testimonio ocular de la realidad del encallamiento. Ya que solamente un buque insignia se hundió, debe hacer referencia al "Association", y no al buque de algún otro almirante.

Por supuesto, es posible que algunos buques se hundiesen en los Gilstones Exteriores o en sus proximidades, y que otros chocasen el arrecife interior u otras rocas, pero el problema es cuál chocó dónde.

En las islas Scilly ha sido siempre una leyenda que el "Association" transportaba gran cantidad de tesoros en oro y monedas de plata, pero a pesar de exhaustivas investigaciones, no se ha hallado jamás documento alguno que lo pruebe. Sin embargo, como todo el mundo sabe ahora, el rumor parece haber sido verdad.

Aunque fué un equipo de buceo civil quien encontró el grueso del tesoro, fué la Armada quien descubrió primero donde yacían los restos del "Association".

Todo empezó en 1964, cuando el Sub Aqua Club del Comando Aéreo Naval decidió efectuar algunas inmersiones en el Gilstone Interior como parte de su entrenamiento para la expedición. Encontraron un cañón que pensaron al principio pudiera ser del "Association". Sin embargo, después de algunas investigaciones, llegaron a la conclusión que el buque debe haber naufragado en el Gilstone Exterior, ya que encontraron en posesión del Hidrógrafo, una vieja carta de 1792 que marcaba ambos Gilstone Ledges, y contra el Exterior estaba escrito "La Pala". En la misma carta, contra Porthellick Cove se halló escrito: "Aquí se encontró el cuerpo de Sir Cloudesley Shovel".

A primera vista parecía inverosímil que el cuerpo de Sir Cloudesley pudiese haber sido arrastrado tan lejos de los Gilstones Exteriores (siete millas), pero el equipo investigó las mareas y encontró que podía haber habido una fuerte correntada del noreste, la misma que había llevado a la flota tanto más al norte de lo que esperaban, y que parecía posible que esto pudiese ser valedero en este caso.

Llegaron por lo tanto a la conclusión que el "Association" debe haberse estrellado contra los Gilstones Exteriores. En años posteriores bucearon ellos allí, pero en todas las ocasiones tuvieron un tiempo espantoso, y no hallaron nada. Intrépidamente, volvieron este año, y en unos pocos días hallaron cantidad de artículos, incluyendo un cañón de bronce.

Desgraciadamente, sus esfuerzos recibieron considerable publicidad, y en menos que canta un gallo tres equipos civiles de buceo descendieron hasta el pecio. Se hallaron más cañones, y comenzó una carrera en busca del supuesto tesoro. Entonces, el 21 de setiembre, vino el dramático anuncio de que el equipo de Mr. Roland Morris había encontrado "miles de monedas de oro y plata", y las estimaciones de su valor oscilaban entre el millón y los dos millones de libras.

No puede uno menos de sentir pena por el equipo naval que trabajó tanto y tan duro, pero no se debe olvidar que ellos bucean más por la aventura y el entrenamiento que por las riquezas.

En efecto, el Ministerio de Defensa les había dicho ya que como ellos eran empleados de la Corona, si llegaban a encontrar algún tesoro definitivamente identificado como proveniente de algún buque de su majestad, tal tesoro sería de propiedad de la reina, y no tendrían derecho a recompensa alguna. ¡Se les prometió, sin embargo, una "donación" para Sub Aqua Club!

Por otro lado, el Ministerio de Defensa hizo un contrato a los civiles por el cual tendrían derecho a la mitad de los objetos hallados o a la mitad de su valor comercial.

Si no se prueba que los objetos sean de un buque de su majestad, se aplican entonces las leyes sobre rescate de tesoros. Los objetos son tenidos en custodia por el Receptor de Naufragios durante un año, y si éste no puede hallar al propietario legítimo, los objetos son vendidos, y los beneficios, menos las deducciones por gastos, entregados a los autores del hallazgo. De cualquier manera, Mr. Morris y su equipo parecen ir rumbo a la fortuna.

Hasta el momento en que esto se escribe, no hay pruebas concretas de que el naufragio descubierto sea el del "Association", o de que el tesoro provenga de él. Los cañones han sido identificados en su totalidad como franceses, pero es posible que el "Association" llevara algún cañón francés, ya que se sabe que Sir Cloudesley había capturado alrededor de 50 en la batalla de Vigo, en 1702. Hasta ahora no se han recobrado monedas fechadas con posterioridad a 1706, lo que es un indicio bastante claro de que el buque se hundió muy poco después de aquél año.

En conjunto entonces, parece haber una buena cantidad de posibilidades de que el tesoro sea en realidad del "Association", pero está en una ubicación muy difícil, y no es de creer que sea recuperado totalmente este año, teniendo en cuenta que con la llegada del invierno la temporada de buceo casi toca a su fin.

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar