Historia y Arqueología Marítima

HOME EL PRIMER SUBPREFECTO DE PUERTO BERMEJO, CAPITÁN DEL 5 REGIMIENTO DE CABALLERÍA DE LÍNEA, D. SANTIAGO BAEZD INDICE ART. REVISTA GUARDACOSTA

 

Fuente: Revista GUARDACOSTA- N°   Año 19    Autor:Alberto Bao

EL CHACO. SU UBICACIÓN GEOGRÁFICA

El Chaco es la región que se extiende al occidente del eje trazado por el Río Paraná y el Paraguay, encuadrándola al poniente en forma igualmente nítida, el Río Salado del Norte y la cordillera Chiri-guana. Los ríos Pirapití y el Otuguis, en el actual Brasil, enmarcan por el norte la zona en cuestión. Su vértice meridional se encuentra en la confluencia del Salado del Norte con el Paraná, teniendo la parte argentina, una superficie aproximada de 200.000 kilómetros cuadrados.

LA VOZ CHACO

Aparece por primera vez en los documentos españoles en 1592; a partir de esa época, los conquistadores comenzaron a llamar CHACO o CHACO GUALAMBA, a una extensa región boscosa, que se extendía entre las sienas subandi-nas y los ríos Paraná y Paraguay. Sin embargo, la denominación varía de acuerdo a las distintas épocas y sus secciones geográficas. En el Chaco Austral, las designaciones varían de acuerdo a las distintas tribus que las ocupaban. En general, la región fue designada con el toponímico del "CHACO GUALAMBA", que fué el que recogió el padre Lozano de boca de los indígenas en 1733. La versión más aceptada, es que deriva del quichua "CHACU", cuyo significado sería el de "cacería de ojeo", practicada por los incas y pueblos vecinos. No obstante, se dan otros significados.

CONQUISTA Y COLONIZACIÓN DEL CHACO

Aparentemente las primeras noticias que tuvieron los españoles de esta región provinieron de Alejo García, quien desde la costa del Brasil, se dirigió al interior del continente cruzando el Chaco Boreal entre 1521 y 1525, en busca de la Siena Plata, el Tucumán y del Paraguay. Las belicosas tribus guaycurúes de Tobas, Mocovies, Avipones y Mbayáes, no cesaron de expandirse a expensas de los territorios conquistados anteriormente por los españoles.

General Benjamín Victorica -Fundador de Puerto BERMEJO y la Subprefectura Marítima de Bermejo (Provincia de CHACO). (Fotografía del Archivo General de la Nación).

Las expediciones punitivas que se organizaron para someterlos o como contrapartida de los malones, no tuvieron éxito bélico, pues las tribus, más resistentes a las largas marchas, con mayor movilidad y mejores conocedores del medio, se sustraían al interior del territorio y esperaban el momento propicio para el contraataque.

Producida la Revolución de Mayo de 1810, las necesidades de la Guerra de la Independencia, obligó a desguarnecer numerosos fuertes para destinar sus tropas a integrar los ejércitos patriotas. Las ciudades fronterizas con el Chaco, se vieron asediadas por los continuos malones.

Posteriormente, correspondió a los gobiernos provinciales organizar cuerpos estables para guarnecer los centros poblados, como se hizo en Salta, Santiago del Estero y Santa Fé. En 1817 se pensó contener a los indios enviando expediciones que no tuvieron mayores resultados; Salta y Jujuy controlaron con milicias sus fronteras; Santa Fé debió abandonar sus posiciones limítrofes con el Chaco y los indios llegaron hasta los lindes de su capital e interrumpieron los caminos que la unían con Santiago del Estero y Córdoba. Por su parte Corrientes, se redujo a una conducta defensiva. El gobernador Pedro Ferré, llegó a celebrar un tratado de paz con los caciques chaqueños en 1825.

Con el advenimiento de la Confederación Argentina, se posibilitó la recuperación de los territorios perdidos, creándose previamente la base jurídica necesaria; ella fue la Ley del 12 de septiembre de 1855, que disponía el establecimiento de un camino que arrancando de frente a la ciudad de Corrientes, llegase al río Salado, prolongándose a la ciudad de Santiago del Estero.

La concepción de esta Ley implicaba un acuerdo con los pueblos indígenas para convertir a ese camino en límite de sus tierras de propiedad y poblanía exclusiva, en reemplazo de la línea del cauce del Paraná, negociada por Comentes en 1825. También exigía el dar forma permanente y orgánica al vecindario creado por la penetración correntina en San Femando del Río Negro (actual Resistencia) como resultado del comercio con los indígenas y la explotación de los bosques de la zona, con cuyo establecimiento el camino al río Salado tendría una base firme e indestructible.

Consolidado el vecindario de San Femando, se ejecutó la Ley del 12 de septiembre de 1855, iniciándose los trámites en 1864. Simultáneamente, se emprendió la defensa de las fronteras del Chaco, para contener en su inmensidad a las tribus nómades. Como el tratado de Corrientes con los indígenas (1825) garantizaba la línea del. Río Paraná, los esfuerzos del país se centraron en las líneas del sur y oeste.

Previamente (1857), se intentó repoblar la antigua ciudad de San Jerónimo, situada sobre el Paraná, frente a la ciudad correntina de Goya, con gran éxito, la cual junto con San Fernando y la zona del Río de Oro (al sur de la boca del Bermejo), ocupada por obrajeros de Corrientes, fueron como tres cabezas de puente de la penetración civilizadora del Gran Chaco.

El reestablecimiento de la frontera mediterránea del Chaco, tiene por base el decreto del 24 de diciembre de 1856, dictado para  garantizar la tranquilidad y seguridad de la línea de navegación del Río Salado, consiguiendo el doble objeto de preparar esa doble vía fluvial y poner a cubierto una inmensa extensión del país, depredada por las tribus salvajes.

Poco después se dictó el decreto orgánico del 25 de septiembre de 1858, cuyo propósito fue ocupar la línea del Arroyo del Rey, apoyándose al este sobre el Paraná y al oeste sobre el Río Salado. Debe considerarse qae la geografía de esta región era muy mal conocida.Esta línea tenía la ventaja de cubrir completamente a las provincias de Santa Fé, Córdoba y Santiago del Estero.

El 15 de julio de 1952, se suscribíó el Tratado de Límites con el Paraguay, cuyos artículos 4 a 6 se refieren a la jurisdicción argentina sobre el Chaco, en forma tan objetable que cuando pasó a consideración del Congreso Argentino, lo aplazó en cuanto a lo que anticipaba sobre el territorio (Ley del 4 de junio de 1856).

Posteriormente se concretó el "Tratado de Comercio, Amistad y Cooperación", firmado en Asunción el 29 de Julio de 1856. Este tratado aprobado por el Congreso Argentino, por Ley 102 del 26 de septiembre de 1856, dejó aplazado el arreglo sobre límites. Desde el punto de vista territorial un impasse abierto que recién se solucionaría después de la Guerra de la Triple Alianza.

El presidente Urquiza dispuso en 1858 la reorganización de todo el sistema defensivo, con un comando unificado que puso a las órdenes del coronel belga Alfredo Marbaes, barón Du Graty, Mitre, por su parte, inicia un periodo de gestiones para incorporar el Chaco a la vida nacional. En 1862 se dictó la Ley Nacional Número 28 por la cual todos los territorios existentes fuera de los límites o posesión de las provincias, pasaban a ser de la Nación.

Al finalizar la Guerra de la Triple Alianza, las autoridades volvieron a plantearse el problema del Chaco. Luego de diversas alternativas, el Tratado Argentino-Paraguayo de 1876, fijó en el Río Pilcomayo, el límite entre ambos países.

Al amparo de las disposiciones de la ley de inmigración y colonización de 1876, nuevos contingentes de inmigrantes llegaron al país a partir de ese año. Entre ellos, unas sesenta familias (alrededor de 200 personas) procedentes de Udine, Italia. El 2 de febrero de 1878, estos colonos desembarcaron en el Puerto de San Fernando, sobre el Río Negro, a fin de establecerse en la Colonia de Resistencia. Al año siguiente llegó otro contingente procedente del Tirol, Italia. Con el aporte de ambos grupos y la mano de obra criolla y aborigen, se inició la colonización agrícola en el Chaco contemporáneo. Posteriormente surgieron las colonias, Benítez, Margarita Belén, Colonia Popular. Puerto Tirol, General Vedia y otras.

Durante varios años las operaciones militares en el Chaco contra los aborígenes se limitaron al avance paulatino de la línea de fortines y la realización de expediciones exploratorias como la del comandante Luis Jorge Fontana en 1880 y la del coronel Francisco Bosh en 1883, en las que se libraron diversos combates contra las tribus tobas y mocovíes con resultados favorables para el Ejército Nacional.

Finalmente, el Ministro de Guerra Benjamin Victorica planeó y dirigió una gran expedición al Chaco en 1884. La misma consistía en el avance de distintas columnas desde la frontera Norte, Resistencia, Puerto Bermejo, Formosa y la frontera de Salta, hacia un punto del interior del Chaco sobre el Río Bermejo conocido como "La Cangayé". En esta expedición participaron destacados jefes, como José María Uriburu, Manuel Obligado, Rudencio Ibazeta e Ignacio Fotheringhan. Además, se exploró el Río Bermejo y se efectuaron estudios científicos sobre los lugares que atavesaron los distintos cuerpos. Esta gran expedición, que tuvo lugar entre octubre y diciembre de 1884 cumplió todos los objetivos fijados; dejó establecidos 13 fortines y tres pueblos; Presidente Roca, Puerto Expedición y Puerto Bermejo, sobre el río homónimo.

CREACIÓN DE LA SUBPREFECTURA Y FUNDACIÓN DE PUERTO BERMEJO

Mientras se obtenía del Congreso de la Nación el crédito extraordinario para una operación decisiva, el Ministro de Guerra y Marina, Dr. Benjamín Victorica, dispuso diversas operaciones preparatorias, que fueron dirigidas por el coronel Manuel Obligado y por el Gobernador de Chaco, coronel Ignacio Fotheringham

Promulgada la Ley con fecha 13 de septiembre de 1884, se resolvió la acción en forma inmediata, organizándose las fuerzas que debían intervenir en la operación, como así los medios navales que debían efectuar las expediciones fluviales reconociendo los ríos Pilcomayo y el Bermejo y las comisiones científicas que compondrían las fuerzas expedicionarias.

El Chaco Austral debía ser atravesado en todas las direcciones, haciendo una batida general de los restos de los Tobas y Mocovíes, cuya hostilidad inutilizaban miles de leguas de uno de los territorios más ricos de la República; debía trasladarse la línea militar sobre el Bermejo, dejando libre del embate de las tribus indias aquel territorio; practicado y garantizando un camino desde el litoral a Salta, Tucumán y Jujuy y protegida la navegación por el río Bermejo.

Las fuerzas del coronel Fotheringhan, debían actuar por la margen izquierda del Bermejo, en tanto que una fuerza de exploración fluvial, al mando del sargento mayor de marina Valentín Feilberg, debería proteger la margen derecha del Pilcomayo ascendiendo hasta los límites de Bolivia.

Una expedición fluvial a las órdenes del coronel de marina Ceferino Ramírez, debía ascender el Bermejo, estudiando su navegabilidad, a la vez que columnas ligeras debían marchar por las márgenes del río, remontándolo hasta Cangayé, determinado como punto de reunión de las fuerzas expedicionarias y base principal de las ocupaciones del territorio.

Desde los fortines de la línea militar de Salta debían marchar dos columnas por la margen derecha del Bermejo y la izquierda del Teuco, hasta el punto de reunión; en tanto el Batallón 1ro. del 4to. Regimiento, debía marchar desde Córdoba hacia Monigotes, para que, con la brigada de Marina, hiciesen vigilancia en los campos del sur que limitan las provincias de Santiago del Estero y Santa Fé.

Seis comisiones de ingenieros fueron organizadas para marchar con las diversas columnas a efectos de levantar planos topográficos de todo el territorio y trazar los caminos que unieran las diversas poblaciones, en tanto las comisiones científicas debían complementar el estudio de los ingenieros y determinar las cualidades de los terrenos bajo el punto de vista geológico y mineralógico, tanto en el sentido científico como en el de su aplicación industrial, estudiando los bosques, flora y fauna.

El 1ro. de octubre de 1884, salió la expedición al mando del general Dr. Victorica, rumbo al Chaco por vía fluvial; en Bella Vista se le incorporó el coronel Obligado, arribando a Corrientes el día 6 y al Timbó dos días después. Desde allí, el general Victorica, transmite al Presidente de la República, el siguiente telegrama:

TIMBO, Octubre 9 de 1984. "Oficial. Ayer llegué a este punto de donde en poco tiempo emprenderemos la marcha. Es éste un excelente puerto que de hoy en adelante será el camino de las Provincias de Salta, Tucumán y Jujuy. Contando con la aprobación de V.E., le cambiaré el nombre que es del punto fronterizo paraguayo, denominándolo Puerto Bermejo. "Como puerto, buques de cualquier calado pueden ponerse a la plancha, y su terreno es fértil y alto, y arrancan caminos que pueden mejorarse, a Resistencia, Victoria y puntos inmediatos del Bermejo, cuyo reconocimiento se ha empezado hoy mismo por una lancha a vapor y canoas. Saludo a V.E."

En carta fechada el 12 de octubre, en Puerto Bermejo, dirigida al Presidente de la Nación, el general Victorica, adjunta el acta de fundación de Puerto Bermejo, explicando las consideraciones que tuvo en cuenta para fundar allí el pueblo, tanto desde el punto de vista comercial como militar, expresando que: "En vista de esas consideraciones me he apresurado a establecer la SUBPREFECTURA DEL PUERTO y ordenar la construcción de la línea telegráfica, que nos ha de ligar con Humeitá, de modo que en dos días más, nos comunicaremos ya con la Capital.

"Para dejar conveniente e inmediatamente establecidas estas oficinas fue adquirida la propiedad de don Carlos Campia, dueño de un antiguo obraje de este punto y allí se izó la bandera nacional, como anunciando que a su nombre crecerá y florecerá un nuevo pueblo argentino, bajo la protección del Exmo. Gobierno Nacional".

Así, la autoridad marítima cumple una vez más con su destino histórico, ser avanzada de la civilización, jalonando con el pabellón nacional, flameando al tope de sus mástiles, las fronteras fluviales y marítimas de la patria, como signo incontrovertible de orden, progreso y soberanía, destino que no es producto de las inspiraciones coyunturales del poder público, sino que emana de la naturaleza de sus funciones que lo son de las necesidades permanentes de la comunidad en desarrollo, como lo demuestra la existencia ininterrurnpida por más de dos centurias de nuestra institución en el país.

En tanto esto ocurría en la latitud Sur 27°27 '55", tres días después, el 12 de octubre, en el último confín de la Nación, se produce otro hecho desta cado; así lo expresa el general Julio A. Roca, en carta que dirige con fecha diciembre 13 de 1884, a su Ministro de Guerra en Campaña: "Mientras se realiza por el Norte la importante campaña dirigida por V.E., las naves de la Escuadra hacían también provechosa excursión por los mares del Sur; el Coronel Lasserre , después de haber establecido convenientemente TODAS LAS SUBPREFECTURAS, ha llenado de una manera satisfactoria las instrucciones que récibió". Efectivamente, el 12 de octubre, en solemne ceremonia, el Coronel Lasserre, había izado el pabellón nacional en el mástil de la SUBPREFECTURA DE TIERRA DEL FUEGO, luego de haber hecho lo propio, meses atrás en la SUBPREFECTURA DE LA ISLA DE LOS ESTADOS, quedando establecidas las primeras autoridades argentinas al sur del Estrecho de Magallanes.

Hemos visto la premura con que el general Victorica, procedió a instalar la Subpre-fectura del Puerto; evidentemente, tal propósito era producto de su idea de planificación general y respondía a la política del Gobierno en la materia, pues vimos que el coronel Lasserre, cumplía también instrucciones en tal sentido en el extremo sur del país; evidentemente estaba en el consenso general la impórtancia que tenía el establecimiento de la autoridad marítima no solo por lo que representaban sus funciones en lo que hacía a la navegación, sino también y fundamentalmente, a lo que representaba para el Estado, como ejercicio de hecho y de derecho, de la soberanía nacional.

EL PRIMER SUB-PREFECTO DEL PUERTO

Por orden General fechada en Puerto Bermejo, el 14 de octubre de 1884, el Jefe expedicionario, dispone: "Queda encargado interinamente de Puerto Bermejo el Capitán don Santiago Baez y autorizado a contratar 8 marineros, los cuales serán racionados por el proveedor de las fuerzas, hasta tanto el Superior Gobierno disponga la conveniente instalación y servicio definitivo de la oficina. Comuniqúese a quien corresponda y dése en la orden general".

Mediante nota fechada el 16 de octubre, Victorica le imparte al Sub-Prefecto Interino de Puerto Bermejo, las siguientes directivas:

"Nombrado Subprefecto Interino como lo dispone la O.G. de fecha 14 del comente, queda Ud. autorizado a contratar un guardián (equivalente a cabo) y 8 marineros con el mismo sueldo que el presupuesto asigna a los de su clase. Las embarcaciones de la Armada facilitarán un bote o canoa mientras no lleguen los que se han pedido a la capital".

"Podrá V.E. hacer su pedido a la Prefectura Marítima la cual tiene ya conocimiento de su nombramiento, y entre ellos un gran farol de reverbero para designar de noche el punto donde se halla la Sub-prefecrura". "Toda la parte de la ribera desde 150 metros del arroyo seco a la derecha, será destinado a puerto oficial, no permitiéndose la carga y descarga a particulares". "Con los marineros a sus órdenes procurará nivelar la escarpada y construir a la izquierda del arroyo seco en la isleta sobre la costa, un galpón de carbón que correrá a su cargo".

"En este trabajo será auxiliado por los marineros del Rosseti, mientras queda en este puerto". "Siempre que llegue paquete, saldrá a recibir o entregar la correspondencia debiendo inmediatamente poner la recibida en manos del Jefe militar del punto para su pronta remisión a su título".

"El proveedor de las fuerzas le suministrará el racionamiento y durante tres meses a las familias de los marineros, hasta tanto se determine por el gobierno la instalación definitiva de la Sub-prefectura y su provertimiento regular. Dios guarde a V."

Por una nota al pié de una carta que Victorica dirige con fecha 14 de octubre al Presidente de la Nación, nos enteramos:

"Hoy he hecho venir un antiguo soldado de la guerra del Paraguay (porteño), que con siete hijos vivía de la caza en la costa paraguaya: es el primer marinero de la nueva Subprefectura".

Volviendo al Subpreíecto Interino del Puerto; don Santiago Baez era Capitán de Caballería del Regimiento 5 de Caballería de Línea, al cual se había incorporado con fecha 9 de julio de 1884.

Podrá sorprender al ocasional lector el hecho de que un Capitán de Caballería fuera representante de la autoridad marítima: al respecto caben algunas explicaciones.

En primer lugar, debemos recordar que la incorporación a la Prefectura en el siglo pasado, podía recaer por nombramiento del gobierno, en las jerarquías correspondientes a oficiales -escribiente, ayudante o subprefecto- en ciudadanos que podían ser civiles, Jefes u Oficiales del Ejército o de la Armada. Esta situación se daba debido a que no existía un cuerpo profesional, el que sólo se fue formando con el correr de los años y la evolución tecnológica y científica, que hizo cada vez más necesaria la formación de personal especialmente adiestrado para el cumplimiento de las cada vez más complejas funciones específicas del policía naval.

Pero en el caso que nos ocupa, la designación del capitán Baez, pensamos que debía tener otros fundamentos.

Nació en Corrientes, el primero de mayo de 1851, siendo sus padres don Santiago Baez y doña Juana Francisca Plaza, se inició en la carrera de las armas el 1ro. de marzo de 1865, en que fue dado de alta como Marinero Distinguido, a bordo del vapor de guerra "GUALEGUAY". Combatió el 13 de abril del mismo año, en el asalto que los paraguayos efectuaron contra su buque y el "VEINTICINCO DE MAYO", que se hallaban surtos en el puerto de Corrientes™. En la oportunidad el joven Baez, se batió valerosamente tomando parte en la resistencia que se hizo desde tierra con su tripulación y los integrantes de la Capitanía del Puerto de Corrientes. Desde marzo de 1866 prestó servicios en dicha Capitanía, en el empleo de Ayudante y en el desempeño de estas funciones tuvo oportunidad de prestar un relevante servicio a la Nación.

Si bien es un aspecto casi ignorado, la entonces Capitanía de Puertos y sus subdelegaciones (designación de la Institución que fuera reemplazada en 1882(2) por el de Prefectura Marítima y Subprefecturas), tuvo una relevante participación en la Guerra de la Triple Alianza y en especial, la Capitanía del Puerto de Corrientes™, sirviendo de importante sostén logístio al Ejército Aliado en operaciones.

Es en esta función, que el entonces ayudante4' Baez, cumplió destacada actuación, interviniendo en el salvamento del vapor "RIACHUELO" que, como consecuencia de una explosión en calderas producida hallándose navegando en las proximidades del puerto de Comentes, en circunstancias que transportaba las tropas del luego general Nicolás Levalle, destinadas a combatir la rebelión que había estallado en Mendoza el 8 de noviembre de 1866; la explosión determinó la inundación por agua y el mismo vapor, de las bodegas del buque, donde se hallaban algunas familias y parte de la tropa. En esa oportunidad, el Capitán del Puerto de Corrientes, teniente coronel del Ejército de Línea don Cecilio Echeverría, dispuso que su ayudante (C4) acudiera en auxilio de las víctimas, conduciendo al lugar del hecho todas las embarcaciones menores que fuera posible, lo que "efectuó en número suficiente para llevar en un solo viaje más de 150 quemados, que se colocaron en los hospitales de sangre en muy breve período de tiempo, gracias a la actividad y destreza del ayudante don Santiago Baez", escribe Echeverría en un informe producido el 24 de abril de 1894. El Ayudante de la Capitanía tenía 16 años.

El mismo Jefe, en informe producido el 29 de agosto de 1888, manifiesta: "En 1867 recibí orden de S.E. el General en Jefe del Ejército del Paraguay, del que era su Ayudante de Campo, para pasar a Corrientes en comisión, recibiéndome como lo hice, mediante entrega del Jefe del Parque de Artillería, coronel don Alvaro Alsogaray de la Capitanía de aquel Puerto".

"En el personal que revistaba en ella, encontré al ex aspirante del vapor de Guerra "Gualeguay", ocupado después de la captura de este buque, por la traición de la Escuadra enemiga, en aquella Repartición".

"Los servicios prestados en aquella Repartición 5' por el hoy sargento mayor don Sanmtiago Baez, que habían comenzado en abril de 1866, con el Jefe anterior, fueron importantes al ejército por su empeñosa actividad en el transporte urgente de la correspondencia, pertrechos, carbón y cuanto no podía pasar directamente de Comentes al Ejército del que internaban heridos y enfermos y conducían contingentes.

"En estos servicios, que absorvían la preferente atención de aquella repartición del teatro de la guerra, se hizo distinguir el señor ayudante Baez por su actividad y celo en el cumplimiento de su deber".

El joven Baez, sirvió en la Subprefectura de Comentes hasta febrero de 1870, siendo dado de alta el 2 de marzo del mismo año, como sargento  2do. distinguido, en el Regimiento 4to. de Caballería de Línea, donde fue ascendido en julio del mismo año, a alférez. Revistó en destinos diversos del Ejército participando en diversas campañas y el 9 de julio de 1884, ascendió a capitán, incorporándose en la misma fecha al Regimiento 5to. de Caballería de Línea, con el cual marchó a la campaña del Chaco, a las órdenes del general don Benjamín Victorica.

Es fácil deducir que el Jefe de la Expedición, al efectuar el nombramiento tuvo en cuenta la experiencia del capitán Baez, en su anterior empleo de Ayudante de la Subprefectura de Corrientes.

En informe dirigido al Jefe del Estado Mayor General del Ejército, el referido general Victorica, manifiesta refiriéndose a Baez:

"Los servicios que prestó con motivo de la campaña que me cupo el honor de dirigir en el Chaco en 1884. Fue nombrado Subprefecto del Puerto de Bermejo y en tal cargo mostró la mayor decisión para servir a la mayor comunicación con el Ejército en marcha y luego a la formación y desarrollo de la población en aquel punto, entonces desierto absolutamente. La actividad y exactitud en el servicio le mereció justos elogios que tengo satisfacción en reproducir".

El capitán Baez, ocupó el cargo de Subprefecto de Puerto Bermejo hasta el 17 de septiembre de 1888, habiendo sido ascendido a mayor el 26 de julio de ese año; revistó en diversos destinos en el Ejército, hasta que, siendo teniente coronel fue designado Subprefecto en la Subprefectura del Uruguay (hoy Prefectura de Concepción del Uruguay), cargo que desempeñó desde el 30 de mayo hasta el 29 de diciembre de 1893(6).

El 4 de octubre de 1905, solicitó su retiro del Ejército, que le fue concedido por Decreto del día siguiente, con el sueldo del grado inmediato superior, por tener 49 años, dos meses y siete días de servicios aprobados y trece años y seis días en el empleo de Teniente Coronel.

Era casado con Manuela Villegas, con la cual tuvo seis hijos; fue condecorado en tres oportunidades; con medalla de plata por la campaña al Río Negro, con medalla de plata por la expedición a los Andes y otra de plata con pasador, por la campaña del Chaco.

Por los servicios que prestara como Ayudante de la Capitanía del Puerto de Comentes durante la Guerra con el Paraguay, íue incluido en la "LISTA DE GUERREROS DEL PARAGUAY". Al respecto es interesante conocer el texto de la nota por la cual el teniente coronel Baez, con fecha 3 de febrero de 1894, fundamenta su solicitud de ser reconocido como Guerrero del Paraguay. "...Servicios aquellos que tenían correlación directa con los Ejércitos aliados en operaciones contra el Paraguay, después que esa Capitanía al mando del señor coronel don Cecilio Echeverría, era el poderoso auxiliar que tenían los Ejércitos aliados para atender, cuidar y encaminar por todos los medios posibles hasta ello muchísimos de sus elementos y necesidades varias, como de recibir y reembarcar millares de heridos gloriosos, atender y hacer conducir tropas y eficazmente a salvatajes de transporte con tropas de transporte en catástrofe, frente y abajo del Puerto de Corrientes..." y"... siendo yo en mi calidad de Ayudante de aquella Repartición quien multiplicándome por las exigencias del servicio en aquella época de titánica guerra tenía que practicar todos esos servicios, yendo embarcado en comisión al Paraguay con buques que conducían contingentes, útiles y elementos de guerra y carbón para las Escuadras, etc., creo que en justicia tengo derecho en mérito a lo expuesto, a que el Exmo. Gobierno de la Nación quiera dignarse considerarme como Guerrero del Paraguay..."

VISION DE PUERTO BERMEJO EN SUS ORÍGENES

Resulta ilustrativo, releer la "Memoria de la Prefectura Marítima y sus Dependencias", correspondiente al año 1887 en la cual en el informe correspondiente el subprefecto Baez, describe el Puerto Bermejo de los primeros años y da idea de la labor pionera de la Subprefectura:

Marzo 7 de 1888

"Señor Prefecto Marítimo

Cumplo lo ordenado por V.S. en nota del 21 de febrero ppdo., así: "Yo soy capitán del Regimiento 5to. de Caballería de Línea y desempeño en Comisión las funciones de Subprefecto Marítimo de este Puerto desde la expedición en esta región del señor general Victorica, época en que fundé esta Repartición".

"Además de los importante servicios que V.S. conoce por las memorias anuales, que esta Repartición a mi cargo lleva prestado tal como se han relacionado, con los que hoy ofrece a la Patria un nuevo pueblo en esta parte de su desierta frontera, a fuerza de abnegada constancia y enérgico sacrificio, como solo se puede coronar una empresa en este clima cruel que encierra innumerables sabandijas que se oponen al trabajo tranquilo de hombre, es, hasta ahora, el alma de este pueblo que hemos fundado y creado, pues el pueblo ve en el orden y disciplina que rige a esta repartición, su principal garantía, hablo de los buenos vecinos no obstante la existencia ahora de un insignificante piquete de policía que tiene el Juez que instituyó y que deja mucho que desear todavía.

"Como V.S. conoce, somos el punto de arranque de la línea militar del "Bermejo", en este lindo y ya importante Puerto Fronterizo sobre el hermoso río Paraguay, cuya importancia es universalmente conocida, y de consiguiente somos la puerta de entrada y salida única obligada, ventajosamente, para todas las operaciones exteriores que le son indispensables a la línea militar y poblaciones y se van creando en esta parte del Chaco".

"Por medio de esta Repartición hace llegar al Exmo. Gobierno a la línea militar de todas sus provisiones, etc., y viceversa". "Guardamos la extensa costa desde Bermejo al Riacho de Oro, y hemos ya impedido y detenido muchas explotaciones fraudulentas que se han estado haciendo en los valiosos intereses de la Nación, sin que las Autoridades de tierra se hayan apercibido nunca, según se desprende de la confianza con que trabajan los que yo llamé al orden, enseñándoles a respetar nuestras leyes. Además se vigila el que no se hagan otras clases de contrabandos que en otros tiempos dicen se hacían por estos lugares solitarios con perjuicio de nuestro tesoro*.

"El servicio del puerto de entrada y salida de buques de todas clases que tocan aquí, se hace con prontitud y esmero, y según prescribe el reglamento de policía marítima'. Pero sea cual fuere su suerte, este pueblito y el Exmo. Gobierno no se arrepentirá nuncha de haberle instituido porque no hemos sido estériles'.

"Saluda a V.S.'

SANTIAGO BAEZ Sub-prefecto

El teniente coronel Santiago Baez falleció en Buenos Aires, el 27 de diciembre de 1905.


Primer Subpreíecto (Jefe) de Puerto Bermejo (Chaco) 14-10-1884 al 17-09-1888 Subprefecto Concepción del Uruguay (Entre Ríos ) 30-05-1893 al 18-11-1893

°> Se encontraba al mando del teniente coronel del Ejército Guillermo Federico Baez, distinguido Jeíe de la hoy PREFECTURA NAVAL ARGENTINA de cuya trayectoria nos ocuparemos en la "SERIE JEFES DE LA PREFECTURA NAVAL ARGENTINA" que con el presente número se inicia (Ver Guardacostas N9 55 - Página 35)

"> Decreto del 31 de enero de 1882.

 FJ. Capitán de Puerto de Comentes en estas circunstancias era el teniente coronel del Ejército de Línea Cecilio Ignacio Echevarría, de quien también nos ocuparemos oportunamente en la "SERIE JEFES DE LA PREFECTURA NAVAL ARGENTINA'.

"' Ayudante - Equivalente a 2do. Jefe.

ra Se refiere a la Capitanía Puerto Corrientes.

*' Designado Subprefecto (cargo Jefe) de la entonces Subprefectura del Puerto de Uruguay (hoy Prefectura de Concepción del Uruguay) por Decreto del 30-05-1893, desempeñándose en el cargo hasta el 19-11-1893, renunciando por enfermedad.

NOTA:

El teniente coronel del Ejército de Línea Santiago Baez era hijo del Teniente Coronel de las Milicias de la Provincia de Comentes, Santiago Baez, quien fue Capitán del Puerto de Comentes, cargo para el que fuera designado mediante Decreto Provincial del 10 de octubre de 1853, permaneciendo en el mismo hasta el 31 de enero de 1856. Durante su Jefatura se nacionalizaron los Puertos y las Capitanías de Puerto (Decreto de la Confederación Argentina del 22 de junio de 1854). siendo confirmado en el cargo.

Posteriormente por Decreto de la Confederación Argentina, del 27-01-1858. con el grado de Coronel de la Confederación, ocupó nuevamente el cargo de Capitán de Puerto y Comandante del Resguardo de Corrientes hasta el 30-12-1862; siendo reemplazado por el coronel Guillermo Federico Baez.

BIBLIOGRAFIA

LÓPEZ PIACENTINI. Carlos. Historia de la Provincia del Chaco. SCUNIO. Alberto D.H. La Conquista del Chaao. Círculo Militar Buenos Aires. . 1972.

MEZA, Manuel. Historia de la Localidad de Puerto Bermejo. 1969. VICTORICA. Benjamín. Campaña del Chaao. Buenos Aires. Imprenta Europea 1885.

Ministerio de Guerra y Marina: Memoria presentada al Congreso Nacional en el año 1885. Buenos Aires. 1886. Servicio Histórco del E.M.G. del Ejécito. Legajo de Servicios del teniente coronel D.SANTIAGO BAEZ.

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar