Historia y Arqueología Marítima

HOME GUILLERMO ROGERS, MARINO INDICE ART. REVISTA GUARDACOSTA

Fuente: Revista GUARDACOSTA- N°   Año 19    Autor:prefecto Ricardo O. Montini

En un anterior artículo sobre los guardacostas desconocidos del Chubut, mencionaba en tal comisión al Capitán Guillermo Rogers, de la colonia galesa. Su vida aventurera ha adquirido para sus connacionales ribetes de leyenda. Dada la función que cumpliera no sólo en el aspecto citado, sino como verdadero pionero de la marina mercante en la costa sur, creo de interés resumirla.

Nació en Llanelly, Gales, el 28 de abril de 1827. En 1851 ingresa en la armada británica, interviniendo en varias batallas y en la campaña de Crimea. Como Cabo de Cañón formó parte de la brigada naval que en 1854 desembarcó en Balaclava.

Mientras su agrupación permanecía durante un tiempo en el campo de operaciones, el "Britannia" regresa a Inglaterra, perdiéndose en algún momento previo los libros de dotación. Por ello se lo dio por muerto, dejando su esposa de percibir la media paga de marino. Seis meses después ante la sorpresa de sus familiares, regresó a Inglaterra en el "Vengeance".

Sólo quince días pudo permanecer en su casa, ya que fue nuevamente comisionado a Sebastopol donde permaneció hasta el fin de la campaña de Crimea.

Su última asignación fue a bordo del "Victory", del Almirante Nelson, obteniendo su baja con excelentes calificaciones y cinco medallas, entre ellas las de Inkerman, Sebastopol y Turquía.

Su espíritu inquieto no le permitió quedarse mucho tiempo en su hogar; al poco tiempo viaja a los Estados Unidos de Norteamérica a visitar a un hermano, quien le insiste para que se radique allí. Vuelve a buscar a su familia y se afinca en Hyde Park, Penssylvania, donde vivió catorce años, naturalizándose y obteniendo la patente de Capitán.

Un día conoce a dos galeses que se encontraban en búsqueda de interesados para emigrar a la recientemente creada colonia galesa en la Patagonia, quienes lo invitan a unirse al grupo. Adquieren una embarcación de 60 toneladas, el "Electric Spark", que ponen bajo su comando, partiendo con un grupo de inmigrantes el 30 de abril de 1874.

A la altura de Paranahibo, en Brasil, debido a un violento temporal el buque encalla en la costa. Logran salvarse pasajeros y tripulantes, pero a costa de la mayor parte de los implementos y equipaje que traían.

Luego de varias vicisitudes y trasbordos hacia Río de Janeiro y Buenos Aires, logran llegar a la colonia. Cuando Rogers conoció las. bondades del lugar y su gente, resuelve regresar a Estados Unidos para comunicar a los galeses allí residentes, las ventajas del lugar, y tratar de obtener un nuevo barco para la colonia.

Ya en Estados Unidos y en sociedad con otros futuros colonos, compran el "Lúceme", de sólo 54 Tn. Con treinta familias galesas a bordo zarpa rumbo al Chubut, arribando en un viaje directo de 117 días cuando ya se les había acabado el agua y sólo tenían almidón, que se reservaba para las mujeres.

Rogers recibe como todos los colonos 360 acres, instalando su chacra. Pero el mar continúa llamándolo, y siempre al mando del "Lúceme" navega durante tres años al servicio de la colonia.

Luego de la venta del "Lúceme", nuestra costa sur lo ve pasar hasta el Plata al comando de varias naves, tales como el "Amalia", "Rodolfo Alice", "Don Diego", "Stephano" e "Idea Jones", esta última una pequeña balandra de apenas 15 Tn de registro. Con el "Jessie" zarpa en diciembre de 1885 a ejercer la policía de la caza y pesca marítimas, actividad referida en el artículo ya citado.

Hallándose a la caza de lobos en San José con la "Idea Jones" y mientras la tripulación faenaba en tierra, es sorprendido por un violento temporal que desarbola la nave y la arroja contra unos escollos. Por su habilidad de nadador salva su vida y la de un tripulante que también se hallaba a bordo, remolcándolo hasta la costa atado al extremo de un chicote.

Licencia de despacho de la balandra "Idea Sones" al mando de - Guillermo Rogers  extendido en la Sub-prefectura del Chubut el 3 de Abril de 1882

También su pericia salvó en otra oportunidad de un casi seguro naufragio al "Amalia", mientras corría un temporal a la altura del Golfo San Matías. Tripulantes y viajeros se hallaban siempre dispuestos a navegar con él, ya que era creencia que navegando con el Capitán Rogers nadie podía perderse en el mar.

Pero quizás lo que mejor describe su temple de marino, son sus innumerables viajes de 250 millas entre la Colonia y Carmen de Patagones en el Cutter "Juan Dillon", de apenas cuatro toneladas. En estas travesías era acompañado sólo por el propietario de la nave, Juan Murray Thomas, quien sería luego Sub-Prefecto del Puerto del Chu-but (Guardacostas, N? 57). Llevaban pieles de guanacos, plumas de avestruz, quesos y otros productos de la Colonia, trayendo mercadería en general.

Su fama trasciende las fronteras y, cuando ya retirado viaja en 1904 a Gales, es solicitado por la prensa para relatar sus experiencias.

A su muerte, acaecida en Gaimán el 1° de enero de 1909, el Gobernador decretó honores oficiales. También a su memoria, en un artículo dedicado a la marina mercante en nuestro sur aparecido en la revista "Argentina Austral", se ha dedicado un pensamiento que considero el mejor cierre para estos renglones:

"Si hay sepulcros en los cuales parece que aún pulsa el corazón, manteniendo latente el recuerdo del hombre valiente que se fue, éste es uno de ellos, sin duda, puesto que el Capitán William J. Rogers, representa para los del Chubut el símbolo heroico de los marinos galeses."

Tumba del capitán Rogers en el cementerio de Gaiman

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar