Historia y Arqueología Marítima

HOME

Puerto de Buenos Aires

Condiciones y Obras Portuarias Coloniales

Indice Puertos

Fuentes de "Historia del Puerto de Buenos Aires", de Guillermo Madero

En los largos años de vida desde su fundacion el 11 de Junio de 1580, la ciudad se fue extendiendo lentamente en superficie, tanto hacia la costa como hacia el interior, el caserio se habia extendido desde el Retiro hasta el Riachuelo, donde habia surgido en sus margenes una pequeña poblacion portuaria. La plaza era el centro de la ciudad y alrededor se desarrollaba el comercio y oficinas publicas.

Vista de Buenos Aires, realizada entre los años 1671 y 1638.

Sobre el borde de la meseta mirando hacia el río se habia construído el Fuerte para defender el movimiento portuario. Segun los planos de Bermúdez de 1708, tenia forma cuadrangular y sobre el frente dle rio habia dos grandes eminencias cuboides cuyos paredones descansaban en la playa, encerrando entre ambos una especie de darsena abierta y seca casi siempre. Su parte superior era una gran plataforma rodeada de una pared baja, que contenia la casa del Virrey y algunas oficinas públicas. Toda esta recia construccion era de piedra y ladrillo.

Plano de Buenos Aires, atribuido al P.José Quiroga, realizado por encargo del gobernador Andonaegui. Publicado por el P.Charlevoir en su "Histoire du Paraguay" en Paris, 1756.

La ciudad vista desde el rio era un caserio blanco y chato no muy abigarrado ya que quintas y huertas separaban muchos de sus edificios. Solo se veian emergiendo de aquella uniforme chatura las cúpulas de las iglesias cercanas a la Plaza: la Catedral, San Francisco, anto Domingo, La Merced y Las Catalinas.

Bañados, arroyitos, cañadones y zanjas abundaban entre la zona edificada cuyo limite norte era el arroyo Tercero que corria poor hoy la calle Paraguay hacia el río. Lo que es hoy Paseo Colon y Av. Libertador era un bañado bajo prolongacion de la playa denominado El Ancho, donde con dificultad pasaban algunos carros siempre que la creciente no lo inundara. Las barrancas caian casi a pique sobre el bajo en pendientes dificiles de subir.

La Boca del Riachuelo, cuyo brazo norte se habia secado, era un caserio tipico portuario y a sus muelles llegaban las embarcaciones de poco calado del reducido tráfico fluvial. Esta poblacion se encontraba separada de la ciudad por bajos pantanosos, sobre la desembocadura del Riachuelo existia la isla Demarchi, que era un sitio cenagoso y de juncales. Desde alli hacia la ciudad, el Rio de la Plata formaba una playa irregular de arena barrosa donde existian diseminados islotes pequeños de tosca, algunos con pasto, separados por estrechas corrientes de agua donde las lavanderas cumplian su trabajo. El bajo del Fuerte y el Retiro eran los sitios predilectos para ello y para los pescadores

Plano de autor anónimo de 1782.

"Planta de Buenos Aires" por José Bermúdez, en él se señalan el riachuelo como "Canal de Riachuelo con tres pies de agua" y las características del río con las letras: R: muelle que se puede hacer; S: canal donde dan fondo los navíos distante tres leguas; T: Pozo de la Merced donde dan fondo las embarcaciones; V: Pozo de San Francisco.

Los barcos de ultamar no podian acercarse a menos de 6 a 8 millas de la ciudad, fondeaban ali en una depresion de unos 15 o 16 pies de profundidad que les servia de puerto: las Balizas Exteriores. Hasta alli debian concurrir los barcos menores para el desembarco. Cuando se conocia que llegaba un buque al puerto se le acercaban, prvenientes del Riachuelo, pequeñas embarcaciones a vela llamadas alijadores, para transbordar alos pasajeros, su equipaje y la carga del buque. Imaginense todos los viajes que debian hacer y el tiempo que tardaba vaciar todo un barco de ultramar!. Si habia mal tiempo o la marea estaba baja era peor y se debia esperar mejores condiciones.

Cuando no permitía la bajante que los alijadores llegasen a los muelles, debian detenerse en el agua baja y desde alli se cragaba todo nuevamente a unas carretas con dos enormes ruedas de 2 mts de diametro con dos caballos. Asi eran llevados los pasajeros al muelle, a menos que lo hicieran a caballo o sobre los hombros de un marinero.

Proyecto Rodriguez y Cardoso, 1771

Como se ve, llegar a tierra era una tarea peligrosa y difícil, incluso con riesgo de la propia vida si habia un subito temporal o un Pampero.

La ciudad no tenia condiciones adecuadas para barcos de ultramar. El Riachuelo y la Ensenada eran sus puertos naturales, pero sus canales de entrada eran de poca profundidad y solo podian navegar en ellos embarcaciones de poco calado. Si alguno mayor se atrevia en un dia de creciente, se exponía a varar y perderse sobre un banco de arena que lo cubriría poco a poco.

El trafico de cabotaje al interior se hacia por el puerto de Las Conchas sobre el Rio Luján, ya que el Delta del Parana no tenía suficiente calado para permitir el paso a Buenos Aires.

Durante el período colonial se efectuaron algunas obras portuarias de escasa importancia y se proyectaron algunas de mayor envergadura, que no se llegaron a concretar. Los muelles de atraque sobre el Riachuelo fueron las primaras obras realizadas, pero no hay constancias de ellas.

En 1755 el Gobernador Don Juan de Echeverría llevo a cabo la construccion de un muelle de atraque sobre la costa del Plata en el bajo de Las Catalinas - llamado asi porque estaba a la altura de este convento-.  Este muelle se extendia hacia el Sur en direccion al Fuerte y se construyo sobre la playa. Se levanto un murallon de piedra sobre el borde de las aguas de dos cuadras de largo y diez metros de ancho, con una altura de unos 4 metros. Estaba construido en piedra, como una pirca.

Posteriormente en 1761 Francisco de Viana proyecto otro muelle de atraque sobre la desembocadura del Riachuel, pero esto dbia ser completado con dragado, por lo que no pudo hacerse.

Tres vistas de Buenos Aires en 1770, tomadas desde el embarcadero por Jose Antonio Puig, segundo piloto de la fragata española "San Francisco de Paula".

En 1771 el Ing. Francisco Rodriguez y Cardoso, por indicacion del progresista Gobernador Vertiz y Salcedo elevo un proyecto de puerto a realizarse a la altura de la actual Av. Corrientes, con una gran darsena cuadrangular de 350 metros d elargo por 100 de ancho y un calado de 1,65 mts con marea baja. Se haria un muro exterior que luego se cerraria y se secaria el interior para hacer en seco la excavacion. El Cabildo esta de acuerdo con la obra, pero por la carencia de fondos, queda en la nada. Otro proyecto de 1784, presentado por Pedro Francisco Pallares en 1784 corrio la misma suerte. Este proponia hacer endicamientos con muelles construidos de madera dura.

El Cabildo trata este tema varias veces durante los años siguientes, sin fortuna debido justamente a la falta de ella. Manuel Belgrano adhiere a las ideas y como Secretario del Consulado designa con fecha del 27 de Diciembre de 1794 al Ing. Cerviño y a don Joaquin Gundin para que efectuen sondajes sobre la costa del rio para conocerlo y poder proyectar obras portuarias.

Los planos de un proyecto portuario se elevaron y con la aprobacion del Virrey Del Pino se dispuso su ejecucion. Consistia en un gran muelle de atraque a la altura del bajo de La Merced y desde alli hacia el Sur un canal costero desde la desembocadura del Riachuelo. Se comenzaron los trabajos en 1802 pero al poco tiempo hubo que suspender la obra ya que la Corte de España lo desaprobo, temerosa de incrementar el comercio maritimo. (Se prveia que tendria 200 metros de largo, de los cuales se construyeron solo 70. En 1805 un tempral destruyo lo que  se habia construído.

El Virrey Sobremonte mando a hacer obras de defensa en el Riachuelo y consulto a tecnicos de la marina española sobre el problema portuario. Por ello vino el Ing. Giannini, estudio el problema y en Agosto de 1805 y presento un proyecto, que constaba de un gran canal recto y paralelo a la costa desde el Riachuelo hacia el Norte, con muelles de atraque levantados sobre playa y obras de defensa hacia afuera construidas en piedra. Este interesante y muy estudiado proyecto no llego a materializarse, ya que las invasiones inglesas y los acontecimientos posteriores paralizaron todo ésto.

Al final del Virreynato las instalaciones portuarias se reducian a una habilitacion en la Ensenada de Barragan, donde habia una discreta profundidad natural para barcos chicos de cabotaje, otra habilitacion con muelles sobre las margenes de la desembocadura del Riachuelo - que desde su fundacion habia sido el puerto de la ciudad - , pero con un canal de entrada de solamente 1 mt. de profundidad en creciente mediana y por último, frente mismo de la ciudad, extendiendose desde el Fuerte hacia el Norte sobre la ribera, un gran murallón de piedra practicamente inabordable para los barcos menores.

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar