Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

LAS EXPEDICIONES DE INVESTIGACION ARQUEOLOGICA DE CARLOS P. VAIRO Y EL MUSEO MARITIMO DE USHUAIA

Indic Arqueologia

SEGUNDO  RELEVAMIENTO DE NAUFRAGIOS EN LA PENINSULA MITRE

TIERRA DEL FUEGO, 1989

Cabo San Diego. Península Mitre. CROWN OF ITALY

Por Carlos Pedro Vairo, Mayo del 2014. Para Histarmar

Introduccion Bahia Thetis a Rancho Tres Amigos Bahia Thetis - Factoria de Lobos Marinos
Cabo San Diego Cabo san Diego- Crown of Italy Cabo San Vicente
Caleta Falsa Cerro La Llave Ea. y Rio Policarpo
Playa Donata Playa Duquesa Punta Duquesa-Rio Bueno
Rio Bueno-Rio Irigoyen Tres Amigos- Caleta Falsa Cabo San Pablo- Desdemona
Caleta Policarpo - Torino y Andrina Policarpo- Duchess of Albany Fotos aéreas

Es muy interesante este naufragio dado que todavía se lo puede ver debajo del agua en la segunda bahía hacia el sur desde Cabo San Diego. Esta entero con sus palos y perchas. Pero mas interesante es el propio relato de como se salvaron los náufragos.Sigue ahora una pequeña explicación de su nieta. No tengo foto de este naufragio, si una filmación que esta en el documental que hicimos para la POLTEL.En 1989.

Asunto: Ushuaia Crown of Italy

Estimado Carlos:

Estoy encantada de recibir noticias de usted. Los documentos adjuntos son fotografías de los dibujos que realizó el propio Capitán Wade cuando naufragó con el Crown of Italy. El detalle es el siguiente:

1)El índice del mapa adjunto que él dibujó de Isla de los Estados.

2) El mapa que dibujó a mano y que muestra los movimientos de la tripulación después del naufragio.

3) Su dibujo del Crown of Italy. (Arriba)

4) Su diario día a día luego del naufragio, entre diciembre de 1891 y marzo de 1892.

Por favor, avíseme si pudo abrir estos archivos ya que se los estoy enviando desde una computadora Apple Mac. Es posible que necesite hacer alguna conversión para poder abrirlos en su computadora. Avíseme si tiene algún inconveniente. Para finalizar, me gustaría saber si pudo conseguir imágenes de video actuales de los restos del naufragio. Me encantaría verlas.

También conseguí algunos artículos periodísticos sobre el naufragio que incluyen el informe del Lloyd sobre el incidente. Se los puedo enviar por correo electrónico si los necesita.

Como usted sabe, mi abuelo fue el Primer Oficial del Crown of Italy y luego se convirtió en Capitán del Loch Etive y del Loch Sloy. Si necesita fotos y/o alguna información biográfica de él, se las puedo enviar por correo electrónico.

Atentamente,

Sylvia Wade

Wade era el segundo de abordo. Es muy interesante lo publicado en 1892 sobre el Crown of Italy:

Un relato de mar

Poverty Bay Herald, Volumen XIX, Número 6413, 7 de julio de 1892, página 4

LAS AVENTURAS Y PENURIAS DE UNA TRIPULACIÓN NAUFRAGADA

El 21 de abril arribó a Liverpool el vapor Sorata. A bordo traía a algunos tripulantes del barco Crown of Italy, que zarpó de Liverpool el 10 de octubre del pasado año con destino a San Francisco.

 La tripulación, alojada en el Hogar del Marinero, narró la historia de sus seis meses de ausencia, relato que es realmente sorprendente. Este barco, de propiedad de Roberts y Cruikshank, era una nave de 1551 toneladas de registro, construida en Leith en 1885. El Crown of Italy estuvo a la merced de la adversidad desde su mismísima partida, y fue arrastrado hasta Holyheed , en donde permaneció detenido dos semanas por vientos contrarios.

 De regreso a su ruta, la fortuna le sonrió a este barco hasta que alcanzó el Estrecho de Le Maire. Allí le esperaba de nuevo la desgracia: la nave iba a chocar contra una de las muchas rocas que salpican el lugar. Todo indicaba que el barco naufragaría totalmente: se bajaron los botes y el capitán, su esposa e hija y la tripulación de veinticinco personas abandonaron la nave. La mayor parte del día transcurrió a flote; el sufrimiento se agudizaba aún más pensando en que era Noche Buena.

Finalmente se avistó la Isla de Año Nuevo, y allí se dirigió el grupo. Mientras se acercaban vieron algunos lobos marinos en las aguas, pero pronto desaparecieron. La isla ofrecía muy poco cobijo, ya que no había ningún tipo de hospedaje. El grupo tuvo que conformarse con pasar la noche entera recostado en la playa, condiciones en las cuales dormir era imposible. A las cinco de la mañana volvieron a partir en el bote con destino a Cabo San Juan, en Isla de los Estados.

Allí permanecieron estos hombres por un tiempo considerable, sufriendo grandes privaciones en cuanto a la comida y también al alojamiento, ya que prácticamente no había lugar donde hospedarse. Los nativos de la isla hicieron todo lo que estuvo a su alcance para socorrer a los desafortunados forasteros, pero su buena disposición estaba un tanto limitada por la falta de medios, ya que los alimentos en la isla eran escasos. Estuvieron un mes sin pan, y su único sustento era una pequeña cantidad de carne de cabra o de oveja, que se repartían a diario. Y como había sólo cinco ovejas y siete cabras, la cantidad que le correspondía a cada uno era necesariamente muy pequeña.

A medida que pasaba el tiempo, los hombres se debilitan mucho y estaban exhaustos por la falta de alimentos. Entonces tuvieron que recurrir a recolectar mariscos en las costas para saciar el hambre. En la isla tenían café para beber, pero nada de azúcar, así que para calmar la sed los náufragos recolectaban frutillas silvestres que, una vez cocidas, resultaban un plato exquisito. Su situación mejoró un poco cuando, después de alrededor de un mes de permanecer en aquel lugar, hicieron señas a un barco que pasaba, el Glenesk, que les suministró 400 libras de pan, un barril de harina, uno de carne de vaca, y otro de cerdo, junto con cierta cantidad de té y azúcar.

 Estos artículos quedaron custodiados bajo siete llaves y, cada día, se distribuían hasta que se encontrara una forma de alivio más definitiva. En cierta ocasión, avistaron un buque de guerra inglés que navegaba cerca de la isla, y con tres vivas vigorosos lograron los náufragos captar la atención de los pasajeros del H.M.S. Cleopatra. Viendo las penurias por las que pasaban sus compatriotas, los hombres del buque de guerra llevaron provisiones a la costa y prometieron regresar en dos días para rescatarlos de semejante morada indeseable.

Tal como estaba planeado, dos días más tarde los embarcaron en el Cleopatra para conducirlos a las Islas Malvinas, en donde tuvieron que dejarlos, pero las condiciones eran mucho más cómodas que aquellas en las que los habían hallado. Con esa abnegación que siempre caracteriza al marinero británico, la tripulación del buque de guerra entregó sus literas a los rescatados y les prodigó todas las atenciones que estuvieron a su alcance mientras permanecieron a bordo.

Desde las Islas Malvinas, los hombres del Crown of Italy, que para ese entonces habían pasado no pocas peripecias tanto en el mar como en tierra firme, fueron llevados por un buque mercante alemán que se dirigía a Monte Video, en donde desembarcaron sin novedad. En ese momento, algunos de los hombres, cansados de las vicisitudes que habían soportado, partieron a Buenos Ayres con la intención de buscar barcos.

Nueve de los tripulantes, sin embargo, se contentaron con permanecer alojados dos días en el Hogar del Marinero de Monte Video. Finalmente, a instancias del Cónsul inglés, estos hombres abordaron el vapor Sorata, con rumbo a Liverpool. Sólo el capitán se quedó atrás ya que probablemente tendría que ocuparse de la investigación relacionada con la pérdida del barco.

El Capitán John Paul, de la barca Glenesk de Dundee, dice en un informe al dueño: El 21 de febrero, a las cuatro de la mañana, avisté Isla de los Estados, y como no había suficiente viento como para atravesar los estrechos, me mantuve alejado con rumbo este y, a las 7 a.m., divisé una señal de socorro en el faro, y me dirigí directo hacia él. A las ocho avisté un bote que se acercaba a nosotros. Resultó ser el bote salvavidas del faro, que traía al capitán y a parte de la tripulación del Crown of Italy, que había naufragado el 23 de diciembre de 1891 en Cabo San Diego, del lado oeste del Estrecho de Le Maire.

El encargado del faro también estaba a bordo del bote. Se estaban muriendo de hambre: habían sobrevivido dos semanas comiendo carne de lobo marino y pingüino, cuando lograban conseguirla, y frutillas silvestres. Realmente se los veía enfermos, y los que subieron a bordo del Glenesk tomaron por asalto la bandeja del pan. En el bote tenían unas 2 libras de galletas y nada más; eran para consumirlas únicamente si fracasaban en el intento de hacerse a la mar para ir al encuentro de un barco.

Habían probado suerte una vez, y pasaron dos días antes de que pudieran regresar. En otra ocasión, habían salido al encuentro de una barca italiana, pero la tripulación no les dio ni una galleta. Me ofrecí a traerlos a este puerto, pero el capitán prefirió quedarse, y envió un telegrama a Buenos Ayres por mi intermedio. Traje conmigo a uno de los hombres de quien podían prescindir. Estaba en condiciones lastimosas: no podía retener en el estómago nada de lo que comía. Su relato de la vida en Isla de los Estados es muy duro.

Les entregué víveres suficientes como para algún tiempo. También se les había acabado el aceite para el faro, así que sería una especie de trampa para otros barcos que esperaran verlo en la noche. Nunca olvidaré la imagen de esos hombres que quedaron a cargo del bote cuando la primera bolsa de pan bajó a la embarcación: se podría decir que ya estaba vacía antes de tocar el bote. Parecía que todos lo engullían, y se llenaban los bolsillos, las botas, las camisas y la boca casi al mismo tiempo. Eran treinta y tres hombres contando a todos, y todos se salvaron.

Nuestra investigación:

"CROWN OF ITALY"

El 23 de diciembre de 1891, entre las restingas del Cabo San Diego, parte N.E de Tierra del Fuego, sobre el Estrecho de Le Maire, encalló la barca inglesa "Crown of Italy", de matrícula de Liverpool, con 33 personas a bordo entre tripulantes y pasajeros. Este venía para el Pacífico (San Francisco) con un cargamento de mercaderías generales. A continuación el relato del capitán Wade, que fue 2º piloto de la "Crown of Italy", a través de una carta enviada al capitán Spadaccini:

"Mi más memorable Navidad fue una donde, como segundo piloto del barco de Liverpool, el "Crown of Italy", naufragamos en Tierra del Fuego, en noviembre 23 de 1891, a las 8 de la noche. Tomamos botes a las 3 de la mañana, víspera de Navidad, arribando mi bote y el del capitán al faro del Cabo San Juan. Lo hicimos por la tarde, llegando yo unas horas después que el capitán.

Ëse fue el primero de los 83 días perdidos ahí, esperando nuestro rescate, que llegó con el H.M.S "Cleopatra", que nos llevó a Puerto Stanley."

La fragata 'Crown of Italy' y otros 'Crowns' pertenecían a la firma de: "Robertson, Cruick - Shank & Co, de Liverpool".

Se pudo armar con base a distintas fuentes los siguientes hechos. El vapor "Golondrina", de la Subprefectura de la Isla de los Estados, se hallaba fondeado en la Bahía Thetis, a unas 6 millas de San Diego, y vió al "Crown of Italy" cuando acababa de embicar. Aparentemente no se atrevió a tomar ninguna medida en beneficio de los tripulantes dado que el mar estaba embravecido.

Personal del "Golondrina" comunicó que a la madrugada, envuelto en la penumbra del estrecho, apareció otro buque con supuestas intenciones de auxiliar a los náufragos, pero esto no fue confirmado.

Dos días después el "Golondrina" zarpaba de Thetis y pasaba junto a la barca, la que aún se mantenía con la cubierta fuera del agua, un bote en los pescantes y el velamen tendido. El Subprefecto Don Julio Fique, se hallaba a bordo con varios marineros, desalojando las bodegas, aprovechando la baja marea. Algunos pasajeros del vapor "Ushuaia", que entró el 19 de marzo en "Puerto Cook", fueron por tierra a "Vancouver", puerto que queda al Sur de la isla, atravesando el istmo de unos 500 metros de ancho que separa las dos bahías. Allí encontraron inscripciones hechas sobre maderos de naufragios que el mar había arrojado en esa playa:

"Buque perdido en el Estrecho de Le Maire - 23 de diciembre de 1891- CROWN OF ITALY - Tripulación se fue de "Cook" para "San Juan de Salvamento" - 27 de enero de 1892 - Rogad por ella".

Efectivamente, arribaron a San Juan, donde las autoridades argentinas los hospedaron hasta el 12 de marzo, cuando fueron evacuados por la fragata "Cleopatra", con la insignia de buque jefe de la escuadrilla de S.M.B. en los mares australes de América, al mando del Capitán Mr. W.A. Long. Esta fragata había entrado por casualidad el día 7 de marzo al puerto de San Juan y se encontró con 33 compatriotas náufragos, a los que dejó víveres suficientes para varios días, comprometiéndose a recogerlos, luego de hacer un estudio por el Canal de Beagle hasta Ushuaia. Volvió a puerto el día 9 de marzo, zarpando el 12 rumbo a las Islas Malvinas, donde fueron repatriados más tarde, según su destino.

En el viaje de regreso (a Pto Argentino), el "Cleopatra", relata que 5 de los náufragos estaban enfermos, posiblemente debido a que la escasez de alimentos los obligó a comer carne de lobo marino y de alguna ballena muerta.
Uno de los náufragos, el que estaba más enfermo, encontró a su hermano, el cual estaba embarcado en el "Cleopatra".

Revista "Sea Breezes", número VI. Agosto 1924 - Págs 273 y 274. "Algunos Naufragios ocurridos en las Costas Chilenas" - Año 1894 - Págs 670, 671 y 672. Revista "Sea Breezes", número 58. Volumen VI - Setiembre 1924 - Págs 304.

En el apéndice No. .....CROWN OF ITALY.. se reproducen los agradecimnientos recibidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Referencias: Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Archivo. Inglaterra: Diplomática y consular. Año 1892. Caja 505. Legajo nº 5.

Crown of Italy

Con fecha 31 de marzo de 1892, la Legación de Su Majestad Británica comunica que con motivo del informe del Comandante de la Marina de S.M.B. el mando de la Estación Naval en el Sud-Atlántico, capitán W. A. Lang, el agradecimiento por las atenciones brindadas a los náufragos de la embarcación británica "Crown of Italy" que había naufragado en las cercanías del Cabo San Diego, en Tierra del Fuego. No obstante, en el agradecimiento, el capitán Lang del S.M.B. "Cleopatra" que llevó a los náufragos a su destino, dice que la embarcación naufragó en el Cabo de San Antonio, Isla de los Estados. (El pensó que era así).El agradecimiento es para el Señor Borghini, Secretario de la Estación.

Se hace referencia a dos mujeres entre los náufragos, que pueden ser la mujer y la hija del capitán Wade.

Referencias: Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Archivo. Inglaterra: Diplomática y consular. Año 1892. Caja 505. Legajo nº 5.

Traducción
Inglaterra. Año 1892. Caja 505. Legajo nº 5

Lega. De S.M.B

Buenos Aires, 31 de marzo/92

Señor Ministro:
El Comandante de la Marina de S.M. al mando de la Estación Naval en el Sud Atlántico, informa que estando en la Isla de los Estados con fecha 7 de marzo, halló allí a la tripulación náufraga del buque británico "Crown of Italy", el que se fue a pique algún tiempo antes en Cabo San Diego.
Antes de partir de la Isla de los Estados, el Capitán Lang escribió a S.E el Gobernador de la Tierra del Fuego, Señor Mario Cornero, para agradecerle la manera con que fue acogida y cuidada dicha tripulación por los funcionarios de la Estación y llamó en especial la atención de S.E. al celo y solicitud del Secretario, Señor Natalio Borghini, por el confort y bienestar de aquella.
Me es sumamente grato poner esto en conocimiento de N.E. y lo refutaría como un favor el que N.E. se sirviera disponer que el motivo que dio lugar al informe del Capitán Lang sea reconocido oficialmente al Prefecto Marítimo en Buenos Aires.
Aprovecho la ocasión, Señor Ministro, para reproducir a S.E. las seguridades de mí más alta consideración.

Arturo Herbert

Traducción:(Copia)

Buque de S. M. "Cleopatra”
Isla de los Estados
12 de marzo de 1892

Exmo Señor:
Antes de zarpar de la Isla de los Estados con los tripulantes del buque británico "Crown of Italy”, náufrago en el Cabo de San Antonio en diciembre último, me permito poner en conocimiento de N.E. el alto aprecio en que fue acogida y cuidada dicha tripulación por los funcionarios de la Estación y pido a S.E. transmita a éstos mi agradecimiento. Deseo especialmente que N.E. conozca las solícitas atenciones y obsequiosidades evidenciadas por el Señor Secretario Don Natalio Borghini, en órden al confort de ésa tripulación, tanto más cuanto que a bordo del buque náufrago había dos señoras.
Tendré mucho placer en comunicar al Gobierno Británico, a la vez que al Ministro Británico en Buenos Aires, la bondad y consideración con las que fueron tratados los náufragos.
Tengo el honor de ser de N.E. obsecuente servidor.
(fdo) W. A. Lang
Capitán Comandante de la Estación Naval
En la costa Sud-Este de América
(Es copia fiel del original.(fdo) L. Bergstion

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar -  Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com,ar