Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Arqueologia Submarina Indice Expedicion Asentamientos Balleneros

Asentamientos Balleneros Historicos en la Antártida Argentina

 INTRODUCCION

La Asociación Civil Buque Austral Patagónico es un emprendimiento sin fines de lucro cuyos objetivos comprenden la difusión cultural de la historia, geografía, flora y fauna de la Patagonia, la Tierra del Fuego y la Antártida  y la difusión y desarrollo de la actividad náutica. Tales objetivos se materializan mediante la operación del buque museo itinerante “Ice Lady Patagonia” con exposiciones en puertos marítimos y fluviales de la República Argentina y el mundo; y con la realización de campañas y navegaciones de estudio y documentación, a disposición de investigadores que desarrollen programas en las disciplinas que la asociación promueve.

 En el campo abarcado por tales objetivos se configura con claridad el tema particular de la relación cultural de la sociedad argentina con la Antártida materia que adquiere especial relevancia en el centenario de la misión de socorro realizada por la corbeta de guerra argentina “Uruguay”  en salvamento de la expedición del doctor Otto Nordenskjold a bordo del “Antartic”. 

 En esa dirección del pensamiento con el propósito de poner en evidencia testimonios de la temprana actividad en la región, se concibió la idea de realizar un reconocimiento del escenario amplio en que se desarrollaron aquellas expediciones, y otras que en la misma época abrieron el conocimiento geográfico e iniciaron la explotación de los recursos de la Antártida. 

Identificada en general la temática cultural a rescatar y difundir,  la asociación invitó al Museo Marítimo de Ushuaia y al Museo Naval de la Nación a proyectar y desarrollar en conjunto esta expedición.

            El Museo Marítimo de Ushuaia gestionado por una asociación civil sin fines de lucro e instalado en el antiguo presidio, tiene por objetivo dar testimonio de la historia y cultura de la Tierra del Fuego, incluyendo su antropología aborigen, la transformación colonizadora y su presente vivo. Es un museo marítimo por la naturaleza marítima  de la región, dada por su insularidad geográfíca, la lejanía a los grandes centros de población y el carácter archipelágico del entorno local. Incide también la condición cada vez más vigente de ser Ushuaia la última posta de aproximación a la península antártica, el cuadrante antártico sudamericano y los archipiélagos subantárticos.

El Museo Naval de la Nación es un organismo de la Armada Argentina con la misión de dar a la sociedad testimonio del patrimonio material y cultural naval y marítimo, pasado y presente de la Nación; de los hechos más significativos de su historia naval y de la personalidad y actuación de sus grandes hombres de mar; con el propósito de promover la conciencia de su carácter marítimo y el conocimiento de sus intereses en el mar. Buscando representar toda la aventura del hombre en el mar – en particular del hombre argentino en el mar argentino – su tipología cubre aspectos históricos, tecnológicos, antropológicos y artísticos.

 El examen preliminar del proyecto puso en evidencia la conveniencia de llevar la línea principal de investigación por los testimonios del pasado ballenero de la región. Ello serviría paralelamente a dos finalidades; contribuir al conocimiento del patrimonio ballenero antártico por la comunidad internacional en general; y en particular, en cuanto a la sociedad argentina, suscitarle reflexiones acerca de aspectos olvidados de su substrato cultural.

En ese último aspecto quedó formada la convicción de que la actividad ballenera desarrollada en aguas australes en las primeras décadas del Siglo XX, particularmente intensa en la península antártica y archipiélagos circundantes, tuvo significativa incidencia en la conformación de la cultura marítima argentina así como en el desarrollo inicial de la marina mercante. También, fue aprehendida la evidencia de que abandonada por la naciones la caza de ballenas hacia 1960, sus improntas en el caso argentino , donde su inserción alcanzaba solamente dos generaciones, fueron desapareciendo progresivamente del imaginario social, determinando su pérdida como valor cultural, quedando los testimonios materiales subsistentes cada vez más mudos para el ocasional visitante.

            En  clara confluencia de objetivos, las tres instituciones encararon el rescate de memoria y un relevamiento de los testimonios culturales subsistentes en los que fueron asentamientos balleneros operados durante el período de máxima actividad .

Razones de economía de tiempo y medios, tendientes al mejor aprovechamiento de las capacidades operativas del “Ice Lady Patagonia” llevaron a delimitar el ámbito de las operaciones a las Islas Shetland del Sur y a los archipiélagos y estrechos situados al Oeste de la península antártica.

El espacio geográfico seleccionado presenta una paradoja en cuanto a la cuestión cultural argentina: el rescate de elementos balleneros de la memoria  se intenta en la región de la península antártica, siendo que la actividad argentina en el ramo  no se desarrolló allí sinó en las zona de las Georgias del Sur, no alcanzada por esta operación. La cuestión queda explicada por la homogeneidad e integración que tuvo la actividad ballenera en todo el cuadrante sudamericano en la época; con participación de hombres, buques, empresas y capitales de varias naciones, con una decisiva mayoría noruega. Esta preponderancia  manifestada en la unidad de métodos, tecnologías y modalidad de conducción de las empresas configuró una particular y única cultura.

La vuelta a la luz de testimonios ubicados en este   caso en la península adecuadamente contextualizados puede  conllevar el rescate de la memoria de la actividad toda; y con ello en su medida,  de aquella de las naciones participantes.

            La Asociación Buque Austral Patagónico tomó a su cargo el financiamiento de la expedición, su sostén logístico y la conducción superior de las operaciones, en tanto que los museos participantes desarrollaron los aspectos científicos y profesionales y la conducción técnica de los trabajos de campo.