Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Arqueologia Submarina Indice Expedicion Asentamientos Balleneros

Asentamientos Balleneros Historicos en la Antártida Argentina

IX - INVESTIGACIONES EN PUERTO LOCKROY

El trabajo de campo en Puerto Lockroy consistio en un reconocimiento de la costa y fondeaderos entre las instalaciones del British Antarctic Heritage y los refugios argentino y británico de Bahía Dorian, el registro de efectos culturales de presumible origen ballenero y el relevamiento de estas embarcaciones.

El reconocimiento de esta zona permitio comprobar que la franja de agua inmediata a las costas Este y Norte de la caleta, presenta en el fondo marino importante cantidad de huesos distinguiéndose en particular un esqueleto completo de ballena azul.

Proximas al embarcadero del museo se verifico la subsistencia de fuertes cadenas ancladas a la roca, aptas para construir estachas de un punto de amrre, cuyo aspecto general es el mismo de las instalaciones similares observadas en las islas Nansen. 

El estado general del sitio, que constituye una zona protegoda por disposiciones limitadas en el marco del Tratado Antártico, que fue sometida a operaciones de limpieza de basuras contaminantes, permite suponer que si hubo otros efectos de origen ballenero pudieron haber sido retirados con anterioridad.

El relevamiento de embarcaciones registró restos de dos chalanas de cubierta corrida que se detallan en el capítulo XI, embarcaciones Nº 26 y 27.

X .  INVESTIGACIONES EN PUERTO CHARCOT

            Los trabajos de campo en puerto Charcot consistieron en el recorrido de las costas y elevaciones que rodean el puerto. La inspección permitió comprobar la subsistencia de las paredes de la casilla de piedra construida en la ladera de la elevación al Este de la caleta durante la invernada de “Le Francais”; de la base de la casilla de estudios que existió en el terreno bajo al fondo del saco en la misma época, y escasos restos sueltos de cañerías cerámicas. No fueron vistos restos de botes ni tanques observados en 1994 por el licenciado Carlos Vairo, apreciándose que pudieran estar bajo hielo, pero teniendo también en cuenta que la zona fue con anterioridad objeto de recolección con finalidades museológicas.

            Las costas y aguas fueron encontradas libres de huesos y no fue visto ningún objeto que pudiera señalar actividades balleneras.