Historia y Arqueologia Marítima

HOME

 El Buque Indice El Buque

Björn Landström

Birremes griegas, 500 a. de J. C.

Las naves de guerra griegas en vasos y platos del siglo VI a. de J. C. son las más ligeras y elegantes que conocemos de los tiempos clásicos (76 - arriba-  78y 79- abajo). Seguramente estaban construidas con cuadernas, y cuando Tucídides en su Historia de la guerra del Peloponeso narra que los corintios fueron los primeros en introducir innovaciones en el arte de la construcción naval, que hoy se mantienen, entendemos que los corintios fueron los primeros en sustituir las naves de guerra monoxilas por otras con cuadernas. Sabemos que las naves eran tan ligeras que la tripulación, si resultaba necesario, podía levantarlas para la varada en la playa durante la noche, haciéndolo primero de popa.

   

Para los constructores, el problema era combinar esta ligereza con una gran resistencia longitudinal de modo que el casco pudiera aguantar las embestidas del espolón. La quilla era la espina dorsal de la nave y posteriormente se reforzó con el puente de asalto, que corría de proa a popa por la medianía de la nave (77). Parece que la roda se hallaba en la extremidad proel del puente de combate (78, 79), y es posible que el espolón no fuera integrante de la construcción de la quilla, sino solamente elevado, para que después de una violenta embestida pudiera zafarse sin mucho daño para el casco. Esto es una hipótesis, naturalmente, pero cuando se trata de interpretar representaciones antiguas es preciso recurrir a la especulación.

Las extremidades de la quilla, las cintas, la escala-mera, postiza y parapeto del timonel terminaban a popa como un ramo de flores. Lo que parece una escala (74, 77, 78) es la plancha de desembarco. Una figura (76) muestra los remos apoyados directamente en la postiza. La escalamera indica que se trata de una birreme, si bien por el momento sea usada una sola hilera de remos. Otra imagen (79) muestra remos pasando por orificios redondos en el costado de la nave y otros sobre la postiza.

En la reconstrucción (77, 80), la eslora del casco ha sido deducida calculando el espacio para el número de remeros, veinticinco por banda. Como éstos se sentaban a diferentes niveles y distancias de los costados de la nave, los bancos podían estar muy juntos. Al ser estrecha, la parte de popa no podía alojar remeros por motivos de equilibrio. Por esto la eslora, incluido el espolón, debía haber sido de cerca de 24,5 metros, y la manga de un poco más de 3 m.

En todas las figuras que conozco de birremes de aquellos tiempos, éstas tienen un solo palo, a veces abatido (76). La mayor manga permitía navegar a vela; la vela era dada en una verga muy ligera y podía ser cargada y aferrada por medio de brioles. Es probable que el palo fuera abatido siempre que se bogara contra el viento.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey - - Argentina

Direccion de e-mail: meycarlos@fibertel.com.ar