Historia y Arqueologia Marítima

 

HOME

BUQUES 1852-1899 INDICE ARMADA

TORPEDERA DE ALTA MAR "ROSALES"  1890

Cuadro de Silvestrini

En 1890 se contrato la construccion de dos unidades gemelas, el "Espora" y el "Rosales" a un costo de 45.000 libras cada uno, con Laird Brothers de Birkenhead, Inglaterra, en el Astillero Cammel.

Ambos fueron clasificados en distintas oportunidades como Torpedero de mar,  cazatorpedero o torpedera de division. Son botados en Abril de 1890 y llegan en convoy a Argentina en Marzo de 1891.

Nombre: "ROSALES"

Tipo: Torpedera de alta mar                        Año de referencia: 1889
Otros nombres: Aparece también catalogada como "Torpedera de División" o "Caza torpedero".Lugar de construcción: Los astilleros "Cammell", de Laird Bross, en Birkenhead, Inglaterra.
Forma de adquisición: Contrato de adquisición y construcción entre el Gobierno argentino y Laird Bross, por dos unidades gemelas, que fueron la "Rosales" y el "Espora".
 

Datos del buque: Eslora: 64 m. Manga: 7,62 m. Puntal 4,96 m. Calado medio: 2,79 m. Tonelaje: 520 Tn.
Armamento: 2 cañones Nordenfeldt de 75 mm. 1 cañón Nordenfeldt de 61 mm. 2 cañones Nordenfeldt de 47 mm. (todos de tiro rápido). 2 ametralladoras Nordenfeldt. 5 tubos lanzatorpedos: 1 subácuo de 0,450 m. de diámetro y 5 m. de largo, y cuatro para torpedos de 0,450 m. de diámetro y 3,80 m. de largo, sobre el agua. El subácuo a proa, y los otros laterales, dos por banda.
Máquinas: 2 máquinas triple expansión, marca "Brotherhood". 3.535 HP. 4 calderas tipo locomotora, marca Whitehead, de acero. 2 hélices de 3 palas cada una, de bronce. Velocidad: 19,5 nudos (máxima), 10 nudos (económica). Combustible: carbón.
Capacidad: 130 Tn. Radio de acción: 3.322 millas. Tripulación: 74 hombres. Casco de acero Siemens; cubierta corrida con castillete.

HISTORIAL

Firmado el 08 Jul 1889 el contrato con los astilleros Laird Bros., para la construcción de dos cazatorpederos por un monto total de libras 90.000, conforme a autorización dada por Acuerdo de Ministros del 02 Mar del mismo año, ellos fueron el Espora y el Rosales. Botado el Rosales el 07 May 1890, fue su madrina la hija del Ministro Argentino en Gran Bretaña, señorita Domínguez.

Efectuadas las pruebas y tras haber dado en la milla medida la velocidad de 19,575 nudos, zarpó el 19 Feb 1891 de Liverpool, navegando en conserva con el Espora, con arribo a Buenos Aires el 04 Abr 1891, previas escalas en Weskport, Milford, Madeira, San Vicente y Bahía. Las recaladas en Weskport y Milford se debieron a averías en el Rosales, que demoraron al convoy en ese puerto 14 días; luego un fuerte temporal en Santa Catalina separó a los buques durante 60 horas, debiendo entrar a Montevideo a reparar averías en la arboladura.

Durante 1891 se ejercitó en aguas de) Río de la Plata con la Escuadrilla de Torpederos a la que fuera asignado. Al estallar en Nov 1891 la revolución brasileña en el Estado de Río Grande do Sul, fue enviado a la zona para proteger los intereses y vidas de los ciudadanos argentinos allí residentes. Al salir de la Dársena Sur de Buenos Aires, tuvo una colisión con el mercante inglés Spencer que le produjeron averías en el casco (hundimiento de tres chapas en el costado de babor), labrándose un sumario en que actuó como perito el Cap de Fgta Atilio S. Barilari. No obstante el accidente siguió viaje al Brasil, en comisión que duró tres meses y lo llevó hasta Río de Janeiro. A su regreso el 02 Feb 1892 se integró a la Escuadra en Evoluciones.

Motor a vapor de la torpedera Rosales, en el Museo Naval de Tigre

Dispuesto el envío de una División Naval a España para los festejos del IV Centenario del Descubrimiento de América, se dispuso constituir la misma con el acorazado Alte. Brown, el crucero 25 de Mayo y el torpedero Rosales, que tras un rápido alistamiento zarparon el 06 jul 1892 bajo el comando superior del Contraalmirante Daniel de Solier.

El 08 Jul la navegación se vio alterada por un fuerte temporal que separó a los integrantes del convoy. Al día siguiente el Rosales se encontró en situación crítica, pues por filtraciones en el casco debieron apagarse los fuegos en calderas y el buque dejó de responder al timón. Previo consejo de oficiales se dispuso abandonar la nave, utilizándose para ello las embarcaciones menores y balsas construidas al efecto. Tras ello, en la noche del 09 al 10 Jul 1892 se hundió el Rosales a 200 millas al SE de Cabo Polonio.

El naufragio dejó un saldo de 50 vidas perdidas, pues sólo una embarcación llegó a la costa uruguaya. El alférez Giralt y el maquinista Silvany figuraron entre los desaparecidos, siendo el resto suboficiales y marineros. Las intensas tareas de búsqueda y salvamento realizadas por el Espora y embarcaciones uruguayas mercantes enviadas a la zona del siniestro no dieron resultado alguno. En 1893 se recuperó la artillería del buque náufrago, siendo traída a Buenos Aires en el transporte Ushuaia y entregada al Museo Histórico.

El manejo político del accidente y del sumario posterior, dio lugar a una leyenda negra que la justicia militar y la opinión pública sana desbarataron, no obstante lo cual, en algunos momentos críticos de nuestra historia, se revive la misma en provecho de las ideologías de turno. La verdad histórica tiene suficiente documentación en que apoyarse y los autores hacen suya aquí una frase del historiador Ismael Busich Escobar: "Los arrieros no pierden buques..."

Debido a su perdida, se organiza mas tarde en Buenos Aires una colecta publica para su reemplazo, en honor a las victimas. Con esta se compra mas tarde el crucero liviano "Patria".

Fuentes documentales: Diarios "La Nación" y "La Prensa" de la época. OO. GC, OO. DD. y Memoria de Guerra y Marina: años 1890/93. Información complementaria: Es el primer buque de la Armada que lleva este nombre, en recuerdo del héroe naval argentino D. Leonardo Rosales. Bibliografía especial: "La novela del mar". Almirante Beascoechea, Mariano.
Buenos Aires, 1929 (2^ edición Centro Naval, Buenos Aires, 1967): contiene la defensa hecha al Capitán Funes por el autor. "El naufragio de la Rosales". Bucich Escobar, Ismael. Buenos Aires, 1936.
Addenda: El diario "La Prensa", de Buenos Aires, del 21 de julio de 1892, contiene la denuncia de una piedra o roca, que no figuraba en las cartas de navegación, que causara el rumbo y la pérdida posterior del buque. (Copia en el D. E. H. N.: Caja 572).
Para la colisión de la "Rosales" y el vapor mercante británico "Spencer", en marzo de 1892, ver D. E. H.N.: Caja 570.