Historia y Arqueologia Marítima

HOME

ANTARTIDA Indice Antártida

Los puertos del Plata en la ruta antartica durante la "etapa heroica"

Cristina Montalban  - Ricardo Capdevilla

El polemico descubrimiento del continente antártico

 

La confirmacion publica de la existencia del continente antartico se dio con la denuncia del avistamiento de las Shetland que realizo -en febrero de 1819- el capitan William Smith. El hecho tuvo lugar en oportunidad que el Williams, cargando mercaderias para el Rio de la Plata y Valparaiso, resulto desviado de su ruta por vientos contrarios, teniendo que tirarse hacia el sur para rebasar el Cabo de Homos. En posicion 62° S., Long. 60° W. avisto la costa de una isla cubierta de hielo, lo que denuncio en el puerto chileno, pero sin que le dieran credibilidad. Llegado a Montevideo, comento su descubrimiento, y en viaje hacia el mismo destino -en el mes de octubre- volvio a desviarse, observando nuevamente las islas australes, a las cuales bautizo como Nueva Bretaña del Sur, tomando posesion de estas para su corona.

Sin embargo, hoy es aceptado que el descubrimiento fisico de la Antartida se concreto por expediciones pesqueras, en relacion directa con la explotacion de la fauna marina del Atlantico Sur Occidental y del Oceano Glacial Antartico. Segun esa teoria, la persecution de las presas -que en su huida emigraban cada vez mas al Sur- habria llevado a los cazadores rioplatenses a las zonas antarticas, silenciando su descubri­miento para evitar la competencia sobre los beneficios de tan redituable explotacion.

La prueba principal la constituian los excepcionales volumenes de captura, como los registrados por los buques Pescadora Director, propiedad de Juan Pedro Aguirre, o el de la polacra San Juan Nepomuceno, que ingreso al puerto bonaerense en febrero de 1820 con mas de 14,000 cueros. Podemos agregar ademas que el citado Aguirre habia solicitado -el 18 de febrero de 1818- al Consulado de Buenos Aires la autorizacion de una factoria foquera y ballenera, en las islas que el designaba como "proximas al Polo Sud".

Otro episodio probatorio de las incursiones de los loberos del Plata en las islas ubicadas al sur de los 60" lo constituye el hecho ocurrido en setiembre de 1819. En esa oportunidad Nathaniel Palmer, segundo del brick Hersilia, luego de auxiliar al lobero argentino Spiritu Santo en el ingreso al puerto en las islas Malvinas, enterado de que este se dirigia a un punto donde habia gran abundancia de animales, le siguio las aguas, logrando al fin encontrarlo en una de las Shetland, posiblemente Decepcion.

En 1815 Guillermo Brown, del Rio de la Plata, llevado por un temporal, alcanzo los 64° de latitud, anotando en su bitacora hallarse proximo a tierra.

 

Sin entrar en polemicas, el analisis de la situacion nos lleva a concluir que mas que el responsable del hecho, lo importante fue el resultado, el descubrimiento del secreto o de la ruta constituyó el inicio de un ciclo que culminó con la depredación de focas y lobos marinos en la region. Segun investigaciones practicadas, entre 1819 y 1824 se desarrollaron cinco temporadas de intensa y devastadora caceria de focas antarticas.

 

Para dar idea de la matanza -de acuerdo a los calculos del Capitan James Weddel - en la temporada de 1822 se habrian extraido 1.200.000 pieles, lo que significó la virtual extincion de la especie. Entre 1842 y 1848 se podria ubicar un breve renacimiento de la actividad foquera. A partir de 1874, con las expediciones enviadas desde Stonington, durante las temporadas de verano, que concluyen en 1889, los foqueros norteamericanos -a los que se unio un importante numero de buques de Nueva Escocia- restablecieron la actividad en un nivel que comprometio las posibilidades de recuperacion de los stocks. En tales condiciones, solo quedaron operando en el area algunos buques de puertos de esta parte de America, replegandose los demas a sus antiguos cazaderos articos.

 

El ciclo lobero habia llegado a su fin, comenzando en definitiva la era de la caza de la ballena, despues de haber coexistido ambos ciclos en un periodo. Los puertos del Plata constituyeron recalada obligada de cientos de estas embarcaciones loberas y balleneras y, en el caso particular de Montevideo, muchas flotillas le tomaron por base para reabastecerse, repararse y aun para invernar.

Las expediciones pioneras

Ya hemos referido el arribo y cometidos que fundamentaron la presencia de Louis de Bouganville en Montevideo, en 1764 y 1767, y no pueden dejar de valorarse las fuentes que significan las obras del abate Dom Pernetty, que refieren el viaje a las Malvinas y las observaciones del Estrecho de Magallanes. Se debe considerar a continuacion la expedicion de Alejandro Malaspina. El 20 de setiembre de 1789 esta gran empresa española llego a Montevideo, donde los expedicionarios -tanto en el viaje de ida como en el de regreso, en febrero de 1794- realizaron numerosas observaciones cientificas. Las corbetas Descubierta y Atrevida zarparon el 16 de noviembre al reconocimiento de las costas patagonicas y Malvinas. Recordemos que uno de los oficiales era el entonces alferez de navio Francisco Xavier de Viana, primer marino uruguayo graduado, quien posteriormente ocupo la gobernación de Malvinas en dos oportunidades.

Dicha expedicion, que alcanzo en 1791 los 60° de Lat. S., verificó la recorrida y estudio del Cabo de Hornos, expediciones en las Bahias de Valentin y Buen Suceso, en la Isla de los Estados. La observacion de las Islas Sebaldes, la verificacion de la latitud de Cabo Blanco y la importante determinacion -por la Atrevida- de las islas Cormoran y Negra (Aurora y Nueva).

La inquietud antartica en el Plata

Con los datos de algunos cazadores (movidos por interes personal o en representacion de empresas involucradas en esta actividad) y los aportes de una sucesion de arriesgadas y pioneras misiones cientificas (como las de Bellingshausen, Dumont D'Urville y Ross), entre 1819 y 1843 se pudo trazar el primer mapa completo del continente antartico.

La segunda mitad del siglo XIX mostro particulares adelantos en los mares articos, mientras que en la Antartida, la ciencia concretaba en el citado periodo solamente el viaje del Challenger, y en 1874 el del vapor aleman Grünland . A fines de octubre de 1880 el Instituto Geografico Argentino inicio un movimiento cooperativo en favor de una expedicion al Polo Sur, promovida por el teniente Giacomo Bove. Este oficial de la marina italiana habia integrado la expedicion al Artico de Nordenskjold, tomando a su cargo en la empresa proyectada lo atinente a la materia cientifica, mientras que la nave Cabo de Homos, en que se cumpliria el viaje, iria al mando del comandante Luis Piedra Buena. La mision zarpo de Buenos Aires el 18 de diciembre de 1881, rumbo a Montevideo, donde completaron su aprovisionamiento. Si bien la expedicion no logro alcanzar la meta antartica, realizo importantes observaciones en la Isla de los Estados, tras lo cual, algunas diferencias entre Bove y Piedra Buena determinaron la separation de sus integrantes. Luego de navegar en la goleta San Jose por los canales fueguinos, hasta el Canal de Beagle, Bove naufrago. Despues de su rescate exploro las costas de Tierra del Fuego y parte de Santa Cruz, donde se reunio nuevamente con la Cabo de Hornos, arribando a Buenos Aires el 27 de setiembre de 1882.

 

En 1893 Julius Popper propuso al gobierno efectuar una exploracion en el continente antartico. El rumano, que habia llegado hasta las Shetland del Sur, ofrecia para llevar a la practica su proyecto dos naves de su propiedad, pero su deceso frustro la concreción del mismo.

 

Un año mas tarde Luis Neumayer solicito al gobierno argentine la autorizacion para explorar -por su cuenta y riesgo- las tierras antarticas. La propuesta fue informada favorablemente por el jefe del Estado Mayor de la Armada, contralmirante Daniel de Solier, y fue aprobada por resolucion presidencial de 29 de diciembre de 1894.

 

A pesar de que tanto la expedicion como los proyectos no lograron alcanzar el objetivo planificado, creemos importante consignarlos como expresiones del interes que despertaba el tema antartico en la region, aun cuando en esos años habia quedado relegado en los fores internacionales.

Europa y la pugna por las regiones australes - La Guardia del Plata El Proyecto Colonizador "Operativo Patagonia" - Proy. Econom Particulares. -  La Real Cia Maritima El Polémico descubrimiento del Continente Antártico - Las Expediciones Pioneras - La inquietud antártica en el Plata
Los puertos Platenses como recalada de exp. Cientif. Antárticas - Las Expediciones Charcot - La visita de Amundsen/ Exp Filchner - La solidaridad Rioplatense El Observatorio de Orcadas/ Campañas anuales de relevo - Conclusion Bibliografia

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar