Historia y Arqueologia Marítima

ACCIONES NAVALES EN LA GUERRA DEL PACIFICO

COMBATE DE TORPEDERAS
(24 y 25 de mayo  y 6 de Diciembre de 1880)

1-Primeras Operaciones 2-El Bloqueo de Iquique 3-Combate de Chipana 4-Dominio del Mar
5-Combate de Iquique 6-Combate de Punta Gruesa 7-Batalla de Angamo 8-Captura Pilcomayo
9-Pisagua 10-Expedicion a Ilo 11-Expedicion al Callao 12-Tarapaca
13-Cañoneo de Arica 14-Torpederas I y II 15-"Potencias Navales Comparadas"  16-"Buques Beligerantes" 

PRIMER COMBATE

El 24 de mayo de 1880 a las 17.00 horas, habiendo sido avistada una lancha peruana en las cercanías del dique de El Callao, fue perseguida por las torpederas chilenas "Janequeo" y "Guacolda" , con las cuales hubo un intercambio de disparos sin consecuencias para ambas partes. Las torpederas se retiraron al amparo de la Escuadra, pero se mantuvieron al acecho de los movimientos dentro de la dársena.

Alrededor de la 01.30 del día 25, notaron a través de la oscuridad que desde la playa del fuerte de La Punta, salían tres lanchas peruanas en dirección a la dársena. Inmediatamente ambas torpederas iniciaron la persecución, consiguiendo cortar el paso a dos lanchas, pero como el andar de la "Janequeo", al mando del Teniente Manuel Señoret Astaburuaga, era muy superior al de su compañera, se adelantó unos 100 metros y alcanzó a la lancha peruana "Independencia," comandada por el Teniente 2o. José Gálvez.

El fogoso Teniente Señoret logró acercarse a tres metros por estribor de la lancha peruana y le aplicó un torpedo, el que hizo explosión abriendo la popa de la embarcación, que comenzó a hundirse. Simultáneamente, mientras se inundaba la lancha , el Teniente Gálvez lanzó una granada a la "Janequeo", la que al estallar sobre el salón de calderas mató a dos fogoneros y produjo una gran abertura en el casco.

Inundándose, la "Janequeo" logró atracarse a unas lanchas fondeadas cerca, desembarcándose la tripulación, sin poder salvar a la torpedera que se hundió a los cinco minutos. La "Guacolda", al mando del Teniente Luis Alberto Goñi Simpson, persiguió en la oscuridad a la "Independencia" y cuando se hallaba cerca notó que sus tripulantes pedían socorro a gritos, porque se estaban hundiendo.

Goñi paró la máquina y envió un botecito que llevaba a remolque a auxiliar a los náufragos. Recogió sólo a siete, porque los otros ocho habían muerto en la explosión. El Teniente Gálvez quedó atrapado en la embarcación, logrando zafarse cuando ésta tocó fondo y salir agotado a la superficie, donde fue recogido entre los siete rescatados.

Recogidos los náufragos de la "Independencia", la "Guacolda" rebuscó a la "Janequeo" y creyendo que se había reintegrado a la Escuadra, se apresuró en llegar al blindado "Blanco" para dejar los heridos peruanos.

Al pasar frente a la dársena, las lanchas peruanas "Arno" y "Urcus" trataron de cortarle el paso, pero Goñi les contestó el fuego con una ametralladora Gatling, abriéndose paso hacia el blindado "Blanco" donde dejó los heridos y prisioneros. El Almirante Galvarino Riveros Cárdenas, haciendo honor al valor demostrado por el Teniente Gálvez, en vez de mantenerlo prisionero, lo puso a disposición de las autoridades de El Callao.

La "Janequeo" estaba sumergida a una profundidad no mayor de seis a siete brazas y a una corta distancia de la dársena, por lo que los peruanos intentaron reflotarla. Entre los días 27 y 29 hubo varios encuentros entre las fuerzas chilenas y las lanchas peruanas que se encontraban en faenas de rescate para reflotar a la "Janequeo". Lo anterior obligó al Almirante Riveros a planear la destrucción de la torpedera hundida.

La noche del 8 de junio a las 01.00 horas, la "Guacolda" con un bote a remos, protegidas por el "Huáscar" se dirigieron al lugar del naufragio, que había sido señalado con cuatro boyas por los peruanos. Al llegar ahí, hicieron descender al buzo del blindado "Blanco", José Sobenes Valdebenito, quien encontró a la "Janequeo" estrobada lista para ser izada a la superficie. En el silencio y oscuridad de la noche, el buzo Sobenes colocó cargas explosivas equivalentes a 100 libras, que destruirían la torpedera, mediante fuego eléctrico. La faena fue terminada a las 03.30 horas, haciendo detonar las cargas y destruyendo totalmente a la torpedera hundida.

SEGUNDO COMBATE DE TORPEDERAS

Se mantenía el bloqueo de El Callao con la corbeta "Chacabuco", la cañonera "Pilcomayo", el monitor "Huáscar" y el transporte "Angamos" , a cargo el Capitán de Fragata Oscar Viel Toro.

De día los buques fondeaban en la isla San Lorenzo y de noche cruzaban la bahía, sirviéndoles de avanzada las lanchas torpederas, constituidas por la "Fresia" , al mando del Teniente 1o. Alvaro Bianchi Tupper, la "Guacolda" al mando del Teniente 2o. Recaredo Amengual Novajas y "Colo Colo" y "Tucapel" al mando de los Guardiamarinas Gaspar García Pica y Víctor M. Donoso, respectivamente. Todas tenían dos torpedos y una ametralladora Hotchkiss, excepto la "Fresia" que tenía tres torpedos.

En la noche del 5 de diciembre de 1880, las lanchas torpederas chilenas se encontraban haciendo su ronda habitual por la bahía de El Callao, al mando del Teniente Bianchi.

Los peruanos poseían también lanchas torpederas, la "Arno", con un cañón de 40, otro de 32 y una ametralladora; la "Urcos", la "Capitanía", y la "Resguardo", que eran lanchas con un cañón y ametralladoras y la lancha torpedera "República", con igual armamento que las chilenas.

Al amanecer del día 6 , la "Fresia" cruzaba el espacio libre entre la playa y los buques neutrales, cuando sorpresivamente fue atacada por la "Arno", que salía de la dársena y luego por las "Resguardo", "Urcos" y "Capitanía".

La "Fresia" rompió el fuego contra la flotilla enemiga, mientras acudían en su ayuda las lanchas "Guacolda" y "Colo Colo" y posteriormente la "Tucapel" y el escampavías "Toro" armado con 1 cañón de 40 lbs y el  "Lautaro", con un cañón de 40 lbs y dos cañones de 6 lbs.

Los peruanos trataban de atraer a las lanchas chilenas, retrocediendo hacia la dársena, para que quedaran dentro de la distancia de tiro de las baterías del puerto y luego volvían a atacarlas, para retroceder nuevamente.

Mientras tanto, el fuego cruzado entre las embarcaciones alarmó al Comandante Viel, que ordenó que todos los buques fueran a proteger a nuestra flotilla.

El "Huáscar" al mando de Carlos Condell de la Haza se aproximó a 2.500 metros y se batía con los fuertes peruanos, cuando tuvo una falla en las máquinas y quedó detenido en el medio de la bahía. Sin embargo, no sufrió daño alguno, sólo salpicaduras de los tiros que caían cerca.

Debido a que las torpederas habían quedado dentro del alcance de las baterías de tierra, el Teniente Bianchi ordenó retirarse, mientras él con la "Fresia" reconocía una lancha cisterna que los peruanos habían dejado fondeada.

Durante la refriega, una bala de fusil hirió al Aspirante Juan Antonio Morel Zegers de la "Fresia". Reconocida la lancha, la torpedera se dirigió a corbeta "Chacabuco" para que se pudiera atender al Aspirante herido.

En el trayecto un proyectil de 30 libras estalló y dejó herido al capitán de altos Juan Cárdenas y mató al timonel Adolfo Núñez, produciendo además destrozos en el timón y la popa.

Reparadas las averías, pudo llegar por sus propios medios al costado de la "Chacabuco".

A los pocos momentos de llegar a la enfermería, el Aspirante Morel falleció.

El daño de la "Fresia" era considerable y a pesar de todos los esfuerzos para evitar su pérdida, finalmente se hundió al costado del escampavía "Toro".

Los restos del Aspirante Morel fueron enviados a Valparaíso y los de Adolfo Núñez enterrados en la isla San Lorenzo.

El 14 de diciembre la "Fresia" fue reflotada y diez días después estaba nuevamente en servicio.