Historia y Arqueologia Marítima  HOME

Rastreadores

Rastreador. Color por Diego Marré

Escuadrilla de Rastreadores en una Revista Naval.

 Rastreadores, minadores y patrulleros 

La Primera Guerra Mundial interrumpió el programa de construcciones previstas en el extranjero. Hasta 1922, las únicas unidades modernas con que contaba la Armada Argentina fueron los dos acorazados construidos en Estados Unidos, recibidos en 1914-1915 y los cuatro destructores de construcción alemana incorporados en 1912: Córdoba, La Plata, Catamarca y Jujuy. 

Por tal razón, los diez rastreadores-minadores, adquiridos a Alemania en 1920 e incorporados en 1922, fueron de gran utilidad. Estas diez unidades gemelas, tipo Bathurst, construidas durante la guerra, eran muy económicas. Impulsadas por dos máquinas alternativas de triple expansión, 1843 HP, desarrollaban una velocidad de 16 Ns suficiente para cumplir sus funciones específicas. Originariamente sus calderas se alimentaban con carbón, pero en la Argentina fueron progresivamente convertidos para quemar petróleo: el Golondrina en 1923, el Pinedo en 1924, el Seguí en 1927, el Bathurst también en 1927, el King en 1929 y el Murature en 1931. Pese a ello, todavía en 1943 el Thorne y la Sarmiento seguían quemando carbón, detalle que daba lugar a escenas de tipo faraónico protagonizadas por los cadetes que subían y bajaban la negra montaña con canastos del preciado mineral, para llenar los depósitos insaciables. Cubiertos por el polvillo que se pegaba al sudor y se introducía por bocas y narices, de vez en cuando recibían el estímulo de un jarro de agua frappé mejorada por un chorro de caña que disimulaba el gusto de la carbonilla flotante en las gavetas.

 Pero, volvamos a nuestro tema. Con estos buques, que los alemanes trajeron desde su país navegando en convoy con un buque madre de apoyo, el mercante "Fritz Hugo StinnesV" la Armada cumplió tareas memorables. Por ejemplo, en 1925 el Bathurst realizó un viaje de instrucción al Sur y en 1929, junto con el Pinedo, el Seguí y el Thorne, llegaron hasta el Cabo de Hornos tripulados por cadetes de la Escuela Naval. En 1932 el Thorne fue designado como buque de estacion en Ushuaia, mientras que otros operaron en las duras aguas del Cabo Corrientes, adscriptos a la Base Naval de Mar del Plata. Los 10 rastreadores tipo Bathurst, usados intensamente, fueron la escuela en que las sucesivas promociones se amarineraron practicando tareas de rastreo, minado, hidrografía, patrullado y ejercicios de artillería. Construidos en 1918, fueron envejeciendo pero su prestigio se mantuvo, a punto tal que inspirados en ellos en 1935 se puso en Río Santiago la quilla del Bouchard. Este buque, primero de una serie argentina de nueve unidades, entró en servicio en 1937; el último lo hizo el 13 de octubre de 1940 y se llamó Fournier. 

Además de los equipos de rastreo y minado, estos buques poseían artillería: 3 cañones de 75 mm los alemanes y sólo 2, pero de 100 mm, los argentinos. Estos también montaban 2 ametralladoras antiaéreas de 20 mm y dos de 7,65 mm. La diferencia fundamental entre ambos tipos estaba en la propulsión. El Bathurst (alemán) poseía dos máquinas verticales de triple expansión, alimentadas por dos calderas Schulz a carbón; el Bouchard (argentino) tenía, en cambio, dos motores diesel M.A.N. a fuel oil. Esto explica su mayor potencia, autonomía y velocidad de crucero. Los nuevos rastreadores, como los viejos, fueron asignados a duras misiones en alta mar y en el lejano Sur. El Fournier, por ejemplo, participó de dos campañas en la Antártida, pero en estos barcos existía un defecto preocupante: en circunstancias extremas de mar y viento solían recostarse sobre una banda y permanecer así "dormidos", sin fuerzas para recobrar la  vertical. Los comandantes sabían cómo maniobrar las máquinas y el timón para enderezarlos, pero no por ello la situación dejaba de ser preocupante. Finalmente, la desaparición del Fournier durante un temporal en aguas del Magallanes, en la noche del 21 al 22 de setiembre de 1949, originó una serie de medidas precautorias tendientes a asegurar la debida estabilidad y los buques continuaron operando en alta mar, hasta fines de la década del 60.

 Terminada la serie Bouchard, el plan de construcciones debía continuar con otros cuatro rastreadores minadores a realizar en los Talleres de la B.N.R.S. Los dos primeros, King y Murature, fueron replanteados como patrulleros; los dos restantes, Azopardo y Piedra Buena, construidos por el AFNE, en fragatas. Los dos primeros, King y Murature, tras una serie de modificaciones, se incorporaron al servicio en 1946; las dos fragatas, Azopardo y Piedra Buena, recién en 1956 la primera y 1959 la segunda.

Luego de la segunda Guerra Mundial y por varios años la Armada compro una serie de buques que eran sobrantes de guerra, entre ellos los avisos Alferez Sobral, Com.Gral. Irigoyen, Com.Gral. Zapiola, Com. Somellera, Chiriguano, Francisco de Gurruchaga, Goyena, Suboficial Castillo y Thompson.

Rastreadores Alemanes

Estas diez unidades llegaron al país tripuladas por dotaciones alemanas, en convov y con un buque madre agregado, el mercante "Fritz Hugo Stinnes V", que les dio apoyo en el cruce de! Atlántico, y en el que viajaba un oficial de la Armada Argentina. Ver al articulo de "Barreminas Alemanes".
Se recibieron oficialmente en la B. N. R. S., donde arribaron el 9 de enero de 1923, y allí fueron inspeccionados por una Comisión Especial. La contratación se efectuó entre el Gobierno argentino, representado por la Comisión Naval en Europa y el Astillero "Fritz Hugo Stinnes", quien los poseía como rezago o remanente de guerra, con la obligación de desarmarlos o venderlos al extranjero, previo acuerdo de los Aliados, como consecuencia de la derrota alemana en la Primera Gran Guerra.
El precio de compra fue de m$n. 88.406 por unidad, recorridos, puestos en situación de buen uso y con los repuestos de base correspondientes, entregados en tales condiciones en puerto argentino. El Historial de los mismos habla por sí solo del acierto de la compra. Esta debió ampliarse, según lo planeado, a ocho unidades más, pero inconvenientes de orden económico lo impidieron.

Por O. G. 18, 923 (decreto del 22 de enero de 1923) se incorporaron a la Armada Argentina, designándoselos oficialmente del Número 1 al 10. precedidos de la letra "A" como característica. La O. G. 21 923 los distribuye en las distintas Regiones Navales, pero sin especificar qué aviso correspondía a cada una de ellas. En 1931, por decreto del 7 de abril de ese año, se cambia la denominación, pasando a llamarse del "M-l" al "M-10" inclusive ("M", por Minador). AI producirse en 1936 el cambio de designación, y nombrarse a todos los minadores ("avisos" siempre en la jerga naval argentina) con nombres de proceres navales argentinos de las Guerras de la Independencia y del Imperio, la única excepción es el "Golondrina".

A su bordo, y en todas las latitudes de la Patria, trabajaron, se formaron, y muchos tuvieron su primer contacto con el mar, varias generaciones de marinos argentinos. Pronto serán leyenda, cuando en el devenir del tiempo, se vaya, cual ellos, el ultimo cadete naval que los tripulara, el último conscripto que puliera sus bronces, el último comandante que lo atracara junto al muelle de la E. N. M. de Río Santiago. (Pablo Arguindeguy)

GOLONDRINA M10/A-10-1922-1955 PINEDO- M6/A-6 1922-1969
SEGUI  M8/A-8- 1922-1950 BATHURST M1A-1- 1922-1951
KING M4/ A-4- 1922-1937 MURATURE M5/A-5- 1922-1938
THORNE M9/A-9- 1922-1947 FOURNIER M2/A-2 1922-1937
JORGE A-3- 1922-1940 PY A-7- 1922-1937
En la página de Archivo fotografico se pueden ver fotos de estos buques en su viaje desde Alemania, de la revista"Fray Mocho" Nº 560 del 16 de Enero de 1923. Tambien hay un artículo sobre ellos en "Barreminas Alemanes"
La siguiente generacion, construída en el país entre 1936-1940
DRUMMOND - M2 - 1937-1964 BOUCHARD - M-7 1936-1964 (Nanawa en Paraguay)
ROBINSON - M3 1938-1967 FOURNIER M-5  1940/1949
GRANVILLE - M4 1937-1967 Py - M10 - 1939-1968 (Tte Fariña en Paraguay)
SEAVER M12 -1939-1968 (Capitan Meza en Paraguay) SPIRO M-13-1938-1962

PARKER M11 -1937-1963

Fuentes: Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina.CN.Arguindeguy/Buques de la Armada Argentina,Rodriguez y Arguindeguy, datos de la web y aportes de colaboradores..